Un supuesto agente del servicio secreto de Dinamarca cumple una condena en España por unirse a ISIS

Internacionales
Lectura

Se llama Ahmed Samsam, tiene 30 años y fue condenado por la Justicia española en 2018 por pertenecer a un grupo terrorista. Le dieron ocho años de cárcel. Dice que no

es un terrorista, sino un miembro de los servicios secretos daneses, que confirmaron la versión de Samsam al diario danés Berlingske. ¿España tiene preso a un agente de la inteligencia danesa?

La historia empieza en 2012, cuando Samsam tenía apenas 21 años. Este danés de origen sirio viajó entonces por primera vez a Siria y lo hizo por su cuenta. Después de ese viaje, Samsam fue captado en diciembre de 2012 por los servicios secretos daneses y desde febrero de 2013 viajó repetidamente a Siria, en los últimos años al territorio sirio controlado por el ISIS. Esos viajes eran diseñados y dirigidos por la inteligencia danesa.

Desde 2014 ya viajaba a zonas de guerra en Siria. En octubre de 2015 dejó de trabajar para los servicios secretos. Por su labor recibía un salario mensual fijo de 20.000 coronas danesas (unos 3.000 dólares al cambio actual), además de una serie de bonos y gratificaciones en metálico.

En 2017 fue detenido en el sur de España y acusado de pertenencia a organización terrorista. En el verano de 2018 fue condenado a ocho años de cárcel. Desde su detención no dijo que trabajaba para el servicio secreto danés, porque asegura que esperaba que el gobierno danés aclarara su situación, pero los servicios secretos daneses, según el Berlingske, sólo se pusieron en contacto con el CNI (el servicio secreto español) para pedir la liberación de Samsam cuando éste ya estaba siendo juzgado. El CNI les dijo que ya no podía hacer nada.

La batalla final en la que fue derrotado el ISIS se dio en una aldea de la provincia Baghouz, Deir Al Zor, en Siria. / REUTER

La batalla final en la que fue derrotado el ISIS se dio en una aldea de la provincia Baghouz, Deir Al Zor, en Siria. / REUTER

Según la información del diario danés, que titula con un “Agente de inteligencia danés condenado injustamente como terrorista del Estado Islámico en España”, Samsam trabajaba a la vez para el servicio de inteligencia de la Policía danesa y para la inteligencia militar.

El supuesto espía condenado como terrorista dijo al Berlingske: “Quería ayudar a prevenir un ataque en Dinamarca. Tengo una familia que usa el transporte público, que está en grave riesgo de ser atacado por el terrorismo. Como cualquier otro ciudadano danés. Por eso dije que sí” (cuando le propusieron trabajar para el servicio secreto).

Dice Samsam que la inteligencia danesa le había prometido que nunca sería perseguido penalmente por sus viajes a Siria, ni siquiera cuando lo hacía al territorio controlado por el ISIS. Y asegura que por eso, desde su detención en España hasta su condena, siempre pensó que los servicios secretos daneses se pondrían en contacto con sus homólogos españoles para aclarar la situación y salvarle el pellejo. Lo hicieron, pero según el Berlingske, demasiado tarde. Samsam cumple condena en una cárcel española.

El 12 de junio de 2018 el diario español El País publicó una nota en la que contaba el inicio del juicio contra Samsam. Decía aquel artículo que en los días previos a su detención el danés de origen sirio “comenzó a llevar una vida desenfrenada” (alcohol, drogas, prostitutas…). Esas actividades “dispararon todas las alarmas” porque según los policías españoles que lo detuvieron y que testificaron en el juicio, se asemejaban al comportamiento que tuvieron en los días previos a su ataque los terroristas que actuaron en septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Según el CNI, Samsam era una de los yihadistas más peligrosos capturados en España, había pasado tres años en las filas del ISIS y había participado en varias acciones armadas, como la toma del aeropuerto de Raqqa en 2014 “o la decapitación de 87 militares del Ejército sirio”. Según la Fiscalía española declaró en el juicio: “La investigación realizada ha constatado la total interiorización por su parte del ideario yihadista y su acrítica adhesión a sus premisas”.

En el juicio, Samsam negó todas las acusaciones y negó ser miembro del ISIS, pero no dijo que era agente de la inteligencia danesa. Esperaba, cuenta el Berlingske, que Copenhague actuara.