Bolivia: detuvieron a un poderoso ex ministro de Evo Morales acusado de corrupción

Internacionales
Lectura

Uno de los dirigentes más cercanos al ex presidente Evo Morales ​que se desempeñó como su ministro de Gobierno, Carlos Romero, quedó detenido este martes por el presunto

delito de corrupción. 

Las fuerzas de seguridad de Bolivia detuvieron a Romero, quien se encontraba internado en una clínica bajo tratamiento médico, y por orden de la fiscalía lo trasladaron a una cárcel judicial, según consignó AFP.

Romero debe comparecer ahora ante un juez que determinará si lo detiene en la cárcel, le da arresto domiciliario o se defiende en libertad de los delitos de los que se le acusa.

"Denunciamos ante la comunidad nacional e internacional la detención ilegal de Romero, en clara violación de garantías constitucionales y derechos humanos", remarcó el expresidente que se encuentra refugiado en la Argentina.

Morales aseguró que "grupos irregulares" asediaron a Romero en su domicilio, luego lo "acosaron y sacaron de la clínica" y ahora "ponen en riesgo su vida".

El exministro fue citado a declarar el lunes dentro de un caso por supuestas irregularidades en la adjudicación del servicio de mantenimiento de aviones y helicópteros empleados para la lucha antidrogas entre 2013 y 2018 a un consorcio de empresas.

Sin embargo, no se presentó porque se encontraba desde el viernes noche en una clínica donde fue ingresado por un cuadro de hipertensión, ansiedad y depresión.

"Al mando de Carlos Romero denunciamos en nuestro Gobierno actos de corrupción de la Unidad Ejecutora de Lucha Integral contra el Narcotráfico, ahora resulta que somos nosotros los acusados. Lo que quiere el régimen de facto de (Jeanine) Áñez no es justicia, es venganza e impunidad", sostuvo Morales, que renunció a la Presidencia el 10 noviembre denunciando un "golpe de Estado" contra su persona.

El exmandatario, que solicitó la condición de refugiado en Argentina, donde vive desde hace un mes, cargó contra la actual presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y también contra la cabeza del Ministerio Público de su país.

"¿Dónde está el Fiscal General cuando se trata de los grupos paramilitares que queman casas, golpean indígenas, asedian a ciudadanos y ahora persiguen a Carlos Romero en un hospital? Ese Fiscal solo defiende los intereses del régimen de facto", criticó.

Un grupo de personas contrarias al anterior Ejecutivo boliviano había instalado una vigilia en las puertas del domicilio del exministro, en la zona sur paceña, alegando que buscaban evitar que huya del país, si bien el ministro interino de Gobierno, Arturo Murillo, explicó que no existía ninguna orden de aprehensión en contra de Romero.

Murillo, a quien algunos sectores sindicaron de proteger al exministro de Morales, reiteró este martes que "Romero no ha sido aprehendido porque no tenía una orden de aprehensión".

"Ha sido citado durante dos o tres oportunidades por la Fiscalía y no ha acudido a su cita para poder declarar, esto le puede traer consecuencias, como a todo ciudadano", indicó el ministro.