Las claves del acuerdo para un alto el fuego en Libia

Internacionales
Lectura

Los aliados internacionales del Gobierno libio respaldado por la ONU y de las fuerzas rebeldes acordaron este domingo hacer efectivos el alto el fuego iniciado hace una semana y el embargo

de armas decretado por Naciones Unidas. Comandados por Angela Merkel, acudieron el presidente francés, Emmanuel Macron; el ruso, Vladimir Putin; el turco, Recep Tayyip Erdogan; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el británico, Boris Johnson, así como el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

El mariscal Hafter cuenta con el respaldo de Putin, Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, mientras que París y Washington lo apoyan políticamente.

Estos son los puntos clave del acuerdo sellado en la Conferencia Internacional de Berlín sobre Libia que se ha celebrado este domingo:

ALTO EL FUEGO. El documento insta a las partes a una "suspensión sostenida de las hostilidades" y exige pasos "creíbles" y "verificables" hacia el alto el fuego, incluido el "desmantelamiento" de grupos armados y milicias. Se establecerán comités técnicos para supervisar su cumplimiento.

EMBARGO DE ARMAS. Todos los actores se comprometen a respetar y hacer cumplir de forma "inequívoca" el embargo de armas y a denunciar sus violaciones. También a evitar cualquier acción que pueda "exacerbar el conflicto" y a apoyar los esfuerzos de monitoreo multilateral de esta medida.

VUELTA AL PROCESO POLÍTICO. Respaldan el Acuerdo Político Libio como base para las negociaciones políticas y apoyan la formación de un órgano único para gobernar el país. El proceso, recalcan, debe ser liderado y controlado por Libia. Además, consideran vital restaurar la institucionalidad y celebrar a elecciones presidenciales y legislativas libres, creíbles, inclusivas y justas.

DERECHOS HUMANOS. Se insta a todas las partes a respetar la ley humanitaria internacional, proteger a los civiles y las convenciones sobre derechos humanos, destacando la situación en la que se encuentran muchos migrantes africanos atrapados en Libia en su ruta hacia Europa. También se anima a perseguir legalmente a los infractores.

UNIR FUERZAS CONTRA EL TERRORISMO ISLAMISTA. Las partes se comprometen a disociarse de cualquier grupo considerado por la ONU como terrorista, a combatirlos y a congelar todos sus activos.

EL PETRÓLEO LIBIO PERTENECE A LIBIA. El documento reconoce que la Compañía Nacional Petrolera de Libia es la única legítima propietaria del crudo en el territorio nacional. Se llama a reformar la empresa y a un reparto justo de sus ingresos.

FIN DE LAS MILICIAS Y FUERZAS REBELDES. El acuerdo destaca que el Estado libio debe recuperar el monopolio del uso de la fuerza.

PROCESO LIBIO AUSPICIADO POR LA ONU. El proceso de paz que se inicia en Berlín debe ser un diálogo entre las partes libias y estar auspiciado por la ONU.

RESPETO A LA UNIDAD DE LIBIA. Los participantes reafirman su compromiso con la unidad, la integridad territorial y la soberanía nacional de Libia.

APUESTA POR LA DIPLOMACIA Y EL DIÁLOGO. El texto subraya que "no puede haber una solución militar para Libia" y apuesta por la "vía pacífica".

RIESGO DE INESTABILIDAD. El acuerdo reconoce que el caos en Libia favorece la actividad de grupos islamistas y de los traficantes de personas que quieren trasladar migrantes africanos a Europa.

SEGUIMIENTO EL ACUERDO. Las partes se reunirán en un comité de seguimiento del acuerdo con órganos políticos y técnicos para supervisar su cumplimiento.

Fuente: EFE