Revés para Boris Johnson en el Parlamento británico: el Brexit podría demorarse

Internacionales
Lectura

Una inesperada derrota sufrió el Brexit y su proyecto de divorcio europeo este martes en la Cámara de los Lores, que puede poner en riesgo la fecha del 31

de enero para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Los Lores, fundamentalmente pro europeos, votaron dos enmiendas nuevas sobre la legislación del Brexit, que derrotaron y alteraron el proyecto de salida de la UE del primer ministro británico Boris Johnson.

Lo fuerzan a devolver el proyecto de ley del Brexit a la Cámara de los Comunes, donde el primer ministro tiene una mayoría de 80 bancas para reajustarlo. Pero lo obliga a perder tiempo y a achicar sus plazos prometidos, que es irse de Europa el 31 de enero próximo. Las celebraciones del gobierno para esa fecha, con un juego de luces en Downing St porque el famoso reloj del Big Ben está en reparaciones y no sonará, están en marcha.

La primera enmienda fue forzar al gobierno a que extienda a los ciudadanos europeos que aspiran a residir en Gran Bretaña un documento en papel, que demuestre que son residentes británicos con derechos.

La Cámara de los Lores, este martes, durante el debate sobre las enmiendas al plan del Brexit. /AFP

La Cámara de los Lores, este martes, durante el debate sobre las enmiendas al plan del Brexit. /AFP

Hasta ahora, el gobierno insiste en que su residencia es digital y que ningún papel sirve para demostrar su status. Hay al menos 3.600.000 europeos en un limbo legal de residencia pos Brexit. Ellos temen que el gobierno británico no cumpla su palabra y los olvide o deporte, como hicieron con muchos de los antillanos, que llegaron al reino en la posguerra.

Los chicos refugiados

El otro revés para el gobierno conservador en la Cámara de los Lores fue que la mayoría votó a favor de la enmienda de Lord Dubs, un niño judío de la segunda guerra mundial, que logró escapar al nazismo en la operación Kindertransport. En ella, más de 10.000 de chicos judíos se salvaron de los campos de concentración cuando un convoy de trenes británico los llevó deportados de Austria, Checoslovaquia y Polonia a Gran Bretaña. Dubs es uno de esos sobrevivientes y su familia murió en manos de los nazis.

El Lord laborista Dubs hoy integra la Cámara de los Lores y ha batallado para que el gobierno de Boris Johnson cumpla con la promesa de la ex premier Theresa May de reunir a los chicos menores refugiados no acompañados, que estaban en el campo de La Jungla de Calais, con sus familias británicas.

Ni May ni Boris cumplieron su promesa. No fueron 2100 sino 43 chicos refugiados los que llegaron al reino. El riesgo es que están abandonados en Europa. Han quedado en manos del tráfico sexual, de órganos y de los pedófilos, a la intemperie, sin la menor protección.

La bandera de la Unión Europea y la de Gran Bretaña, en el edificio de la Oficina del Parlamento Europeo en Londres, este martes. /AP

La bandera de la Unión Europea y la de Gran Bretaña, en el edificio de la Oficina del Parlamento Europeo en Londres, este martes. /AP

Lord Dubs llamó al gobierno “a no utilizar los chicos refugiados como moneda de recambio en las negociaciones con la Unión Europea”. Acusó antes a los ministros de "su intención de removerlos de la ley del Brexit” y que “es una cuestión de humanidad” mantener esa promesa en la ley. Explicó que muchos de los chicos menores viven “en condiciones shockeantes” en campos franceses, en los bosques y bajo el riesgo de explotación sexual. Pidió a Downing St “no cerrarles la puerta”, darles “una ruta segura de entrada”, “impedir que caigan en manos de los traficantes” o ver “opciones más peligrosas” para encontrase con sus familias en Gran Bretaña.

Al menos 300 Lores votaron a favor de la enmienda Dubs y 220 en contra. Una mayoría de 80, que Boris Johnson deberá volver a ganar en la Cámara de los Comunes, si quiere recuperar su proyecto original de Brexit. Pero es una enmienda humanitaria, que puede traerle dolores de cabeza y donde los conservadores voten a favor.

La baronesa William, ministra en el Ministerio del Interior, defendió el reclamo de los conservadores para defender a los chicos más vulnerables. Dijo que 41.000 chicos habían recibido protección y 5000 menores no acompañados habían sido recibidos en Gran Bretaña desde el 2010. Lady William insistió en que el manifesto conservador se comprometía “a otorgar asilo y apoyo a los refugiados huyendo de la persecución”. Pero perdió la votación.

Los casos de Escocia y Gales

En un otra enmienda el lunes por la noche, los Lores llamaron a “dar reaseguro de la devolución de poderes a Escocia y Gales”, dos regiones pro europeas que no quieren irse de la UE. El voto fue apoyado por 239 contra 235, con una mayoría de 4, exigiendo que reescriban la legislación sobre la devolución de poder a los regiones.

Esto significa que el Parlamento en Londres no puede legislar sin el consentimiento de las legislaturas regionales afectadas por sus decisiones. Un paso fundamental para que la pro europea Escocia puede conseguir su referéndum por la independencia, aunque la Cámara de los Comunes en Londres no esté de acuerdo en otorgarlo. Los principios de Sewel, como se llaman, fueron reafirmados por los Lores.

Otra de las enmiendas fue en favor de remover los poderes ministeriales sobre los tribunales, a partir de las sentencias de la Corte Europea de Justicia.

La ley de divorcio europea debe regresar a la Cámara de los Comunes el miércoles. El primer ministro Boris Johnson deberá usar su enorme mayoría de 80 bancas para recuperar lo que los Lores borraron con sus enmiendas y poder llegar al Brexit el 31 de enero próximo, como ha prometido. Así empezará el período de transición, que él quiere limitar a 11 meses, para conseguir un acuerdo de libre comercio con la UE. Un período demasiado corto, que los europeos miran con absoluto escepticismo.

París, corresponsal