El príncipe saudita estaría detrás del "hackeo" del celular de Jeff Bezos, dueño de Amazon

Internacionales
Lectura

El periódico británico The Guardian afirmó que el príncipe saudita Mohamed Bin Salman está detrás del hackeo del teléfono celular de Jeff Bezos, dueño deAmazon y de

The Washington Post. El heredero saudita, quien se cree que está detrás del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, vuelve a situarse al final de la trama.

El móvil del multimillonario fue "pirateado" en 2018, cinco meses antes del asesinato del periodista Khashoggi. El hackeo, según revela el periódico británico, se produjo después de que Bezos recibiera un mensaje de Whatsapp desde la cuenta personal del príncipe heredero de Arabia Saudita, ya que ambos habían mantenido un intercambio amigable previamente.

El análisis de un forense digital determinó que ese mensaje cifrado contenía un archivo malicioso y que es "altamente probable" que el origen estuviese en la cuenta del heredero. En las horas posteriores, se extrajeron grandes cantidades de datos del celular del fundador de Amazon.

El periodista Jamal Khashoggi. AP

El periodista Jamal Khashoggi. AP

Tras esta revelación, el príncipe vuelve a aparecer detrás de una trama que abre aún más incógnita sobre qué hacía la corona saudita en los meses previos al asesinato del periodista, que escribía en The Washington Post. La familia real siempre se ha desvinculado, tanto de aquel asesinato como de este hackeo.

Según The Guardian, la extraordinaria revelación de que el futuro rey de Arabia Saudita pudo haber tenido una participación personal en el ataque al fundador estadounidense de Amazon enviará ondas de choque desde Wall Street a Silicon Valley.

También podría socavar los esfuerzos del príncipe para atraer a más inversores occidentales a Arabia Saudita, donde ha prometido transformar económicamente el reino, incluso cuando ha supervisado la represión de sus críticos y rivales.

Es probable que la revelación plantee preguntas difíciles para el reino sobre las circunstancias en torno a cómo el tabloide estadounidense National Enquirer llegó a publicar detalles íntimos sobre la vida privada de Bezos, incluidos mensajes de texto, nueve meses después.

Arabia Saudita ha negado previamente que haya atacado el teléfono de Bezos e insistió en que el asesinato de Khashoggi fue el resultado de una "operación deshonesta". En diciembre, un tribunal saudita condenó a ocho personas por su participación en el asesinato después de un juicio secreto que fue criticado como una farsa por expertos en derechos humanos.

Los expertos forenses digitales comenzaron a examinar el teléfono de Bezos luego de la publicación en enero pasado del National Enquirer de detalles íntimos sobre su vida privada.

La historia, que incluía su participación en una relación extramatrimonial, desencadenó una carrera por parte de su equipo de seguridad para descubrir cómo los textos privados del CEO fueron obtenidos por el tabloide, propiedad de American Media Inc (AMI).

Si bien AMI insistió en que el hermano separado de la novia de Bezos le informó sobre el tema, la investigación realizada por el propio equipo del multimillonario encontró con "alta confianza" que los sauditas habían logrado "acceder" al teléfono de Bezos y habían "obtenido información privada" sobre él, dice The Guardian.

El jefe de seguridad de Bezos, Gavin de Becker, escribió en el Daily Beast en marzo pasado que había proporcionado detalles de su investigación a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, pero no reveló públicamente ninguna información sobre cómo los sauditas accedieron al teléfono.

También describió "la relación cercana" que el príncipe heredero saudí había desarrollado con David Pecker, el director ejecutivo de la compañía propietaria del Enquirer , en los meses previos a la publicación de la historia de Bezos.