Tormenta política en Italia: Luigi di Maio renuncia como líder del Movimiento 5 Estrellas

Internacionales
Lectura

Luigi Di Maio, el ministro de Relaciones Exteriores de Italia y jefe del Movimiento 5 Estrellas, que cuenta con 300 diputados y senadores en el Parlamento, de los

cuales 31 se han ido a otras tiendas políticas, anunció este miércoles su renuncia como líder político del partido populista que ha liderado los dos últimos gobiernos encabezados por el primer ministro Giuseppe Conte, uno de derecha y el otro de centroizquierda.

El canciller italiano, que no abandonará su cargo ministerial, dijo en un largo discurso que ha llegado la hora “de refundar el Movimiento” para reforzarlo. El parlamentario Vito Crimi asumirá la regencia provisoria hasta que se elija al sucesor del líder populista.

La decisión de Di Maio creó una crisis política del gobierno italiano que agrava el peligro de un triunfo letal el domingo del jefe de la oposición de ultraderecha Matteo Salvini en las elecciones regionales cruciales en el bastión “rojo” de la Emilia Romagna, una de las más ricas regiones de Italia, en la que desde hace 74 años ha ganado siempre la sinistra.

Los sondeos están prohibidos pero se sabe que la situación es incierta, con los candidatos del gobierno y de la oposición liderada por Salvini prácticamente apareados. También hay elecciones regionales en Calabria, donde todas las noticias y trascendidos aseguran la victoria de la ultraderecha. Un sondeo de este martes a nivel nacional otorga el 33,6% a Salvini, el 18% al partido Democrático, de centroizquierda, y el 15% al Movimiento 5 Estrellas. La coalición de las derechas en una eventual elección nacional sumaría cerca del 51%.

Tras la derrota humillante en las elecciones regionales en Umbria hace tres meses, el Movimiento 5 Estrellas se retiró de la alianza con el Partido Democrático en todas las regiones y se presenta en solitario este domingo a una prueba electoral que podría costarle disminuir su caudal a menos del 10% de los sufragios.

Tanto el premier Conte como el líder del partido Democrático, Nicola Zingaretti, afirmaron que aunque el domingo triunfen los candidatos de Salvini en Emilia Romagna y Calabria, “el gobierno no caerá”: continuará haciendo valer su mayoría en las Cámaras en un país con un régimen parlamentario en el que nacen y mueren los gobiernos.

Pese al deterioro y el avance de Salvini desde la oposición, el Ejecutivo espera capear esta nueva borrasca electoral y arribar en el poder hasta el fin natural de la presente Legislatura, dentro tres años.

Los observadores políticos reclamaron este miércoles que con urgencia el Movimiento 5 Estrellas explique qué camino quiere ahora seguir, porque las posiciones confusas solo podrán empujar a muchos electores a darle su confianza el domingo en Emilia Romagna al caudillo populista Salvini.

El canciller italiano había anticipado en el mediodía del miércoles su dimisión como jefe del Movimiento 5 Estrellas a los ministros del partido que forman parte del gobierno.

El hasta ahora líder populista de la coalición oficialista no parece resignado al ocaso y es probable que trate de recuperar poder e imagen antes de los Estados Generales convocados hace tiempo por el Movimiento 5 Estrellas para marzo a fin de generar un nuevo tipo de gobierno del partido que ganó las elecciones de marzo de 2018 con un 32,5% de los votos, y eligió la alianza con la también populista y ultraderechista Liga de Matteo Salvini.

La coalición sobrevivió hasta agosto del año pasado, cuando Salvini, tras triunfar con un 34% de los sufragios en las elecciones de eurodiputado al Parlamento europeo, creyó que había llegado el momento de mandar a fondo al gobierno con Di Maio, obligar a elecciones generales anticipadas y regresar victorioso, con todo el poder en sus manos, como jefe del gobierno. El operativo fracasó y Salvini se encontró en la oposición y un nuevo gobierno que saltó de la derecha a la centroizquierda.

En estos casi dos años Salvini duplicó sus votos respecto a las elecciones generales de marzo de 2018, mientras que Di Maio y el 5 Estrellas siguieron el camino inverso. Se precipitaron del 32,5% al 17% y en todas las elecciones locales que siguieron continuaron bajando rápidamente.

El nuevo gobierno siempre presidido por Conte desde septiembre 2018, ha continuado con el escenario de las peleas diarias paralizantes que caracterizaron al anterior de Di Maio con Salvini, porque el ahora renunciante líder quería siempre mantener las distancias, a fin de convertir al Movimiento 5 Estrellas en un tercer polo entre Salvini y la centroizquierda del partido Democrático.

Mientras tanto Italia continua estancada y esta situación que se prolonga hace años pesa mucho sobre la impaciencia de la gente. Salvini es el que mejor ha sabido explotar la situación.

Roma, corresponsal