Venezuela: en Bruselas, Juan Guaidó pidió a Europa más sanciones contra Nicolás Maduro

Internacionales
Lectura

El "presidente interino" de Venezuela, Juan Guaidó, como lo reconocen una cincuentena de países, entre ellos los 25 de la Unión Europea (UE), pasó este miércoles

por Bruselas como parte de su gira europea para pedir al bloque que endurezca más sus sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro. Recibió buenas palabras y pocas decisiones. No hay consenso en la UE para aprobar más sanciones.

Guaidó fue recibido por el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, con quien coincidió, según un comunicado de la oficina de Borrell, “en la urgente necesidad de alcanzar un posición concertada entre actores venezolanos e internacionales para conseguir un proceso político”. Borrell recordó a Guaidó el apoyo de las instituciones europeas a la Asamblea Nacional venezolana “como única institución democráticamente electa en Venezuela y a Guaidó como su presidente legítimo”. Guaidó dijo que estaba de gira en Europa“para poner fin a la tragedia” que vive Venezuela.

Guaidó pasó el martes por Londres, donde fue recibido por el ministro de Exteriores Dominic Raab y por el primer ministro Boris Johnson. En esas citas, el venezolano dijo: “La crisis humanitaria en Venezuela es comparable a las de Sudán del Sur, Yemen o Siria. Todos esos países están en guerra. Nosotros no vemos las bombas, pero sentimos el sufrimiento”.

Las agencias de Naciones Unidas para los migrantes y para los refugiados calculan que la crisis venezolana ha provocado el desplazamiento de casi cinco millones de personas. Naciones Unidas dijo el año pasado que necesita 737 millones de dólares para atender a los refugiados venezolanos pero sólo ha conseguido recaudar la mitad.

Guaidó no recibió en Bruselas una respuesta inmediata a su petición de que la UE refuerce las sanciones contra Caracas. El régimen de sanciones europeos a Venezuela es ya uno de los más duros que mantiene la UE e incluye, además de la lista negra de dirigentes y responsables de la represión, un embargo de armas o de cualquier material susceptible de ser usado para reprimir.

Guaidó y Borrell se mostraron públicamente en sintonía, pero los ministros de Exteriores europeos discutieron brevemente el lunes sobre Venezuela sin llegar a un acuerdo. No hay consenso todavía para endurecer más las sanciones porque se quiere dar otra oportunidad al Grupo Internacional de Contacto que montó la antecesora de Borrell, Federica Mogherini, una mesa que no se reúne desde el pasado octubre. Estados Unidos​, contrario a ese diálogo, tiene un régimen de sanciones aún más duro que el europeo y que incluye el comercio de petróleo venezolano.

Guaidó está de gira europea después de haber conseguido salir de su país cruzando irregularmente la frontera con Colombia porque la Justicia venezolana le tiene prohibido abandonar Venezuela. En Londres dijo que espera que “Europa haga mucho más” porque necesita su “apoyo para presionar a la dictadura porque ahora mismo la gente está muriendo de hambre en Venezuela”.

Un año después de empezar a ser reconocido como ‘presidente interino’ de Venezuela, Guaidó ve cómo el régimen de Nicolás Maduro resiste, agarrado principalmente a las estructuras policiales y a las Fuerzas Armadas, que no se han apartado del Gobierno ni con promesas ni con las amenazas de Washington.

En conferencia de prensa en el Parlamento Europeo, Guaidó, acompañado de eurodiputados españoles, denunció las violaciones de derechos humanos en Venezuela y la emergencia humanitaria. Pidió a la UE que siga presionando y sancionando al régimen y aseguró que la diplomacia es necesaria “aunque la lógica de Maduro no es política”.

Las dudas sobre el tratamiento oficial Guaidó se presenta como ‘presidente encargado’ de Venezuela, pero el Consejo Europeo se refirió a él como ‘presidente legítimo de la Asamblea Nacional’. En el Parlamento Europeo, donde su anfitriona oficial fue la vicepresidenta Dita Charanzova, el ex presidente de la Eurocámara Antonio Tajani y los dirigentes liberales Dacian Ciolos y Luis Garicano, el venezolano fue recibido como ‘presidente legítimo interino de Venezuela’. Ninguno de los presidentes de las instituciones de la UE recibió a Guaidó. Estaban todos en Davos.