Golosinas, leche y nada de pantallas: la estricta dieta de los senadores durante el impeachment a Donald Trump

Internacionales
Lectura

Mantuvieron en secreto el motivo durante mucho tiempo, pero hay un escaño del Senado estadounidense que es especialmente popular tanto entre republicanos como demócratas.

Está en la última fila, junto

a una de las puertas de acceso, y actualmente lo ocupa Pat Toomey. Consciente de la responsabilidad que conlleva la plaza, el senador por Pensilvania ha mantenido viva la tradición iniciada en 1965 por un goloso colega de Florida y, antes del comienzo del juicio político al presidente Donald Trump, se ha ocupado de llenar su cajón con el único capricho que les está permitido durante las largas sesiones del proceso: caramelos, gominolas, galletitas y chocolatines de la marca Hershey, entre otras.

Aunque hay pausas cada dos o tres horas, los senadores están sometidos a una estricta dieta durante las históricas sesiones. La dulce mercancía del escaño de Toomey, conocido como candy desk, es la única excepción a la prohibición de introducir alimentos en la Cámara.

Los senadores sólo están autorizados a beber agua (con o sin gas). Nada de bebidas excitantes, como café o té, aunque sí leche, un derecho reconocido años después de que dejara de operar el contrabandista de cabecera del Capitolio durante la ley Seca, George Cassiday. Están además obligados a permanecer en silencio, “bajo pena de prisión”, como les advirtió (retóricamente) el sargento de armas al inicio del proceso.

El senador demócrata Sheldon Whitehouse, con un café, el miércoles a la mañana, tras la maratónica sesión del martes, que terminó pasada la medianoche /AFP

El senador demócrata Sheldon Whitehouse, con un café, el miércoles a la mañana, tras la maratónica sesión del martes, que terminó pasada la medianoche /AFP

Abstinencia tecnológica

Más difícil de digerir que la falta de alimento puede ser la dieta tecnológica a la que se somete a los legisladores, en especial para quienes se presentan a las inminentes primarias demócratas a la Casa Blanca.

Para garantizar su absoluta concentración y evitar interrupciones, los senadores deben dejar sus teléfonos móviles, computadoras portátiles y relojes inteligentes fuera de la Cámara, en armarios habilitados para la ocasión (tampoco están permitidos a la prensa). Y el único material de lectura autorizado es el relacionado con los debates del impeachment, no siempre particularmente excitantes.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, vuelve al recinto luego de un receso durante las sesiones del miércoles. /EFE

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, vuelve al recinto luego de un receso durante las sesiones del miércoles. /EFE

“Si es la primera vez que escuchas los argumentos contra el presidente, cuando tienes que estar allí sentado, sin teléfono móvil, sin el portátil... Es una manera muy diferente de vivirlo”, comentaba este miércoles antes del inicio de la sesión Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata en el Senado, que no pierde la esperanza de que los esfuerzos persuasivos de su grupo calen en los republicanos.

Desde la tribuna de prensa, La Vanguardia pudo constatar que el entusiasmo genuino de Schumer cuando Adam Schiff, en el papel de fiscal, desgranaba los principales episodios del Ucraniagate apoyándose en vídeos que hicieron resonar la voz de Trump en la cámara no se apreciaba en cambio en las caras de los conservadores.

Se prevén sesiones largas, que durarán hasta la noche, en el juicio político a Donald Trump. /REUTERS

Se prevén sesiones largas, que durarán hasta la noche, en el juicio político a Donald Trump. /REUTERS

El escepticismo y el tedio eran evidentes en la cara del senador tejano Ted Cruz. Todo lo contrario que la actriz y activista Alyssa Milano, que tomaba notas con aire entusiasmado desde la tribuna de invitados, mezclada entre estudiantes, jubilados y curiosos en general. Pasadas las dos de la tarde, el republicano Bill Cassidy endulzó discretamente el momento con un chocolatín.

El escaño de las golosinas es hoy uno de los pocos vestigios del bipartidismo que antaño definió al Senado estadounidense, cuyos miembros sirven por seis años para blindarles teóricamente de las presiones cortoplacistas de la política.

“Se están dirigiendo a la mayor cámara deliberativa del mundo”, recordó anteanoche a los senadores el presidente del Tribunal Supremo, el juez John Roberts, alarmado por el tono de los debates, recurriendo a la famosa definición acuñada por el quinto presidente de Estados Unidos, James Buchanan. Bajo el mando del líder republicano Mitch McConnell, el Senado se ha convertido en un campo de batalla más.

Por Beatriz Navarro