Hay cuatro argentinos que estudian en Wuhan, epicentro del coronavirus, pero por ahora no tienen síntomas

Internacionales
Lectura

Mientras crece el número de infectados de coronavirus y los muertos ya son casi 30, se conoció este viernes que hay cuatro estudiantes argentinos que viven en Wuhan, la ciudad china

donde se inició el brote, pero que, por ahora, no presentan síntomas de la enfermedad.

La noticia la confirmó el cónsul argentino en Beijing, Juan Manuel Ortín, quien además dijo que tampoco hubo reportes de otros argentinos que vivan o estén de paso por el país y presenten síntomas de la enfermedad.

“Tenemos registro de 4 ciudadanos argentinas que viven en Wuhan, cuatro estudiantes. Estamos en contacto permanente pero ninguna ha tenido ningún síntoma del virus. Otros argentinos que viven o están de paso por China tampoco”, contó el diplomático en declaraciones al canal TN.

En las últimas horas, China confirmó que ya son 26 los muertos por la enfermedad y casi 900 infectados, mientras se extendió a 13 el número de ciudades cerradas por la enfermedad, con el número inédito de más de 41 millones de personas puestas en cuarentena.

El brote se extendió a otros países. Hasta el momento, se tiene constancia de dos casos en Hong Kong, dos en Macao y uno en Taiwán. En Tailandia se registraron tres casos, pero dos de ellos ya se han curado. Además, Vietnam confirmó dos, mientras que Corea del Sur, Estados Unidos y Singapur registraron uno cada uno.

Además, se reconocieron a un total de 9.507 personas que estuvieron en contacto cercano con personas infectadas. De ellas, 8.420 están en observación y 1.087 han sido dadas de alta.

x

Beijing también ordenó a las agencias de viajes que "ordenó a todas las agencias de viajes interrumpir la venta de tours internos e internacionales" para afrontar la epidemia de coronavirus, informaron fuentes de prensa citando un documento del ministerio de Cultura y Turismo. El volumen de negocios del turismo chino en el exterior tocó en 2018 los 130.000 millones de dólares.

Toda la situación se da en medio de la celebración por el Año Nuevo lunar, una celebración que año a año produce el movimiento de millones de personas en China. La aparición del coronavirus obligó al país a la suspensión de celebraciones y reuniones familiares para evitar su propagación.

JPE