Europa y otros 16 países lanzan un mecanismo de arbitraje por fuera de la Organización Mundial de Comercio

Internacionales
Lectura

La Comisión Europea anunció este viernes que los 28 países de la Unión Europea (que serán 27 tras el Brexit) y otras 16 naciones acordaron

la creación de un mecanismo temporal de arbitraje de diferencias. Es una alternativa al panel de solución de diferencias comerciales de la Organización Mundial del Comercio​ (OMC), bloqueado porque Estados Unidos se niega a renovar el mandato de sus jueces. Un intento de que el comercio internacional no se convierta en el Salvaje Oeste.

Washington bloqueó en diciembre el panel de la OMC, una suerte de Tribunal Supremo del comercio internacional, al negarse a aceptar la renovación de los jueces del panel. Dos de los tres jueces que quedaban (de un total de siete) cumplieron sus mandatos en diciembre y tuvieron que abandonar la OMC. Quedaba sólo un representante chino. Así, ese tribunal quedó inoperativo. Sin él apenas hay mecanismos para solucionar las diferencias comerciales entre países.

El ‘Panel de Solución de Diferencias’ de la OMC es la joya de la corona del organismo. Su misión es delicada pues debe juzgar y decidir sobre broncas comerciales entre países.

El Ejecutivo europeo explicó en un comunicado que el comisario de Comercio Phil Hogan había llegado al acuerdo con esos 16 países, entre los que están China y grandes economías como Brasil, Canadá o México. A pesar de que estarán sus vecinos Brasil, Chile o Uruguay, Argentina no será parte de la nueva estructura.

El gobierno de Donald Trump bloquea desde diciembre la elección de nuevos miembros para el tribunal de arbitraje de la Organización Mundial del Comercio. /BLOOMBERG

El gobierno de Donald Trump bloquea desde diciembre la elección de nuevos miembros para el tribunal de arbitraje de la Organización Mundial del Comercio. /BLOOMBERG

Además de los 28 países de la UE, en el nuevo mecanismo participarán Australia, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Guatemala, México, Noruega, Nueva Zelanda, Panamá, Singapur, Suiza y Uruguay. El pacto está abierto a la incorporación de más países miembros de la OMC.

Mecanismo temporal

El comunicado de la Comisión Europea asegura que los firmantes del pacto “desarrollarán un mecanismo de apelación multiparte y temporal que permitirá la participación de miembros de la OMC para preservar un sistema de arreglo de disputas funcional”.

El comisario Hogan dijo: “El mecanismo de apelaciones garantizará que sus miembros sigan teniendo acceso a un sistema de solución de disputas obligatorio, imparcial y de alta calidad” para los problemas que surjan entre ellos en materia de comercio.

“Déjenme subrayar otra vez”, añadió Hogan, “que esto es una medida de contingencia necesaria por la parálisis del sistema de solución de diferencias de la OMC. Continuaremos nuestros esfuerzos para buscar una solución duradera al impasse del sistema de la OMC, incluyendo las necesarias reformas y mejoras”.

Bruselas explica que el nuevo sistema se crea a partir de las propias normas de la OMC y que sólo funcionará hasta que se solucione el bloqueo del sistema de la OMC. El comunicado de la Comisión Europea asegura que “la UE cree que un sistema de apelaciones independiente e imparcial, que de las necesarias garantías de unas decisiones de alta calidad, debe seguir siendo uno de los mecanismos esenciales de la OMC”.

Los ministros de los países firmantes y la Comisión Europea firmaron un comunicado conjunto en el que precisan que están “comprometidos a trabajar con todos los miembros de la OMC para encontrar una solución duradera a la situación del sistema de solución de diferencias de la OMC. Creemos que un sistema funcional de arreglo de disputas es de una importancia clave para tener un sistema comercial basado en reglas y en un panel independiente e imparcial”.

Donald Trump dijo el miércoles en Davos que la Casa Blanca estaba preparando una “acción muy dramática” para la OMC. Su director general, el brasileño Roberto Azevedo, tiene previsto viajar a Washington después de decir a finales del año pasado que la actitud de Estados Unidos hacia el organismo comercial supone “un peligro sistémico”.

La OMC vive contra las cuerdas por el ataque estadounidense, que amenaza incluso con obstaculizar la aprobación de su presupuesto bianual. Trump buscaría así bloquear totalmente al organismo cuando desde la Casa Blanca arrecian las medidas proteccionistas y los aranceles a la importación. De las 30 denuncias que recibió el panel de apelaciones de la OMC en los seis primeros meses de 2019, 20 fueron contra Estados Unidos.

Trump dijo en varias ocasiones que la OMC es un organismo “desastroso” y “catastrófico” que trata a Estados Unidos peor que a otros países. Su Gobierno ha dicho que la OMC amenaza la soberanía estadounidense y ha sobrepasado en ocasiones su mandato.

Mientras Estados Unidos vira hacia el proteccionismo, la UE ha ido firmando acuerdos comerciales en los últimos años: Canadá, Colombia, Japón, Perú, Vietnam o Singapur, a la espera de que se desbloquee el acuerdo con Mercosur.

A pesar de que, como dijo hace un año en Washington la entonces comisaria europea de Comercio Cecilia Malmström, “el mundo ha pasado de un período de optimismo esperanzador sobre los beneficios de la integración económica internacional a un período de sospechas y desconfianza”.

Bruselas, especial