Se complica el frente de Donald Trump en el juicio político y sus abogados piden una rápida absolución

Internacionales
Lectura

La defensa del presidente Donald Trump pidió este martes a los cien senadores de Estados Unidos, que ofician de jurados en el juicio político en contra

del mandatario, que rechacen los cargos y voten una absolución "lo más rápido posible".

"Instamos al Senado a rechazar los cargos", dijo el abogado principal de Trump, Pat Cipollone. "Es hora de terminar, lo más rápido posible", agregó, en el cierre de su alegato de tres días, y mientras crece la presión sobre el presidente, con nuevas revelaciones que podrían complicarlo.

Los abogados terminaron su defensa de Trump, quien está acusado de abuso de poder y obstrucción del Congreso, argumentando que las acusaciones en su contra son demasiado leves y con fuentes muy flojas para justificar la condena y remoción del líder estadounidense.

"Si la destitución partidista es ahora la regla del día ... los futuros presidentes, demócratas o republicanos, estarán paralizados cuando sean elegidos", dijo Jay Sekulow, otro abogado de Trump. "La barra para la acusación no se puede establecer tan baja".

La defensa tuvo 24 horas repartidas en tres días para presentar su alegato.

Pero el juicio enfrentó una nueva controversia cuando los demócratas de la oposición exigieron que el ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, fuera llamado como testigo.

Un borrador de un próximo libro de Bolton, según The New York Times, dice que Trump le dijo en agosto que la asistencia de seguridad para Ucrania había sido suspendida para presionar al país a anunciar investigaciones sobre el posible rival para la reelección de Trump en 2020, el ex vicepresidente demócrata Joe Biden, un tema que está en el corazón del juicio político.

La supuesta retención de Trump a la ayuda militar para beneficiarse en la carrera presidencial estuvo en el centro de la acusación de la Cámara de Representantes -controlada por los demócratas- contra el presidente por abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El presidente se defendió de las acusaciones con nuevos mensajes en Twitter. "NUNCA le dije a John Bolton que la ayuda a Ucrania estaba vinculada a las investigaciones de los demócratas, incluidos los Biden", tuiteó Trump el lunes. "Si John Bolton dijo esto, fue solo para vender un libro", agregó.

Los legisladores encargados del impeachment en la Cámara baja, este martes, durante una rueda de prensa en el Parlamento. /AFP

Los legisladores encargados del impeachment en la Cámara baja, este martes, durante una rueda de prensa en el Parlamento. /AFP

El líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, por su parte, fue enfático: "Si no creen en el reporte del periódico, llamen a los testigos, Dejen que las fichas caigan donde deban. Consiga la verdad", dijo.

Schumer acusó al gobierno de Trump y al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de buscar un "juicio muy corto e increíblemente apresurado", con el fin de evitar la posible aparición de nuevas pruebas en contra del presidente.

Varios senadores republicanos manifestaron su interés en el testimonio de Bolton.

"Creo que es cada vez más probable que otros republicanos se unan a quienes pensamos que deberíamos escuchar a John Bolton", dijo el senador republicano Mitt Romney, uno de los pocos integrantes de ese partido que se han atrevido a criticar abiertamente al presidente.

Un llamado a Bolton o a otros testigos podría estirar el juicio y echar por tierra los esfuerzos del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de cerrar el asunto sobre el final de esta semana.

La Casa Blanca quiere que el próximo discurso sobre el Estado de la Unión, previsto para el martes 4 de febrero ante una sesión bicameral del Congreso, se realice con un Trump absuelto y el impeachment cerrado.

Una vez que los abogados de Trump hayan finalizado su presentación, los parlamentarios tendrán 16 horas para presentar sus preguntas por escrito a la defensa y a los siete congresistas que actuaron en la acusación.

Los demócratas buscan quebrar la sólida unidad de la bancada republicana en el Senado, que con su mayoría de 53 a 47 probablemente absuelva al presidente.

Para destituir al presidente se requiere una mayoría de dos tercios, 67 votos.

Trump es el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un proceso de destitución, después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999, ambos absueltos.

Fuente: AFP