Donald Trump presenta un plan de paz que favorece a Israel y genera el repudio palestino

Internacionales
Lectura

El presidente estadounidense Donald Trump presentó ayer su “plan de paz” para Oriente Medio, basado en una presunta solución de “dos Estados” que, en concreto, otorga grandes concesiones

a Israel, lo que provocó el repudio de los palestinos y el rechazo del mundo árabe.

El mandatario estadounidense hizo el anuncio en la Casa Blanca, acompañado del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, y planteó que la iniciativa representa “una solución realista de dos Estados”, aunque en los hechos implica la anexión por parte de Israel del Valle del Jordán, un espacio junto a la frontera de Jordania que constituye alrededor del 30% de Cisjordania, donde está asentada la mayor parte de la población palestina.

El Valle del Jordán es una gran área estratégica ubicada en la frontera de Jordania, y su anexión es un viejo reclamo de la derecha israelí. Para la Organización de Naciones Unidas (ONU) va en contradicción con las leyes internacionales. El Ejército acaba de fortalecer su presencia en toda la región, con la excusa de proteger a las colonas ilegales que se establecieron allí.

Jared Kushner, cuñado de Trump y asesor de la Casa Blanca, es el autor del plan para Oriente Medio. (Bloomberg)

Jared Kushner, cuñado de Trump y asesor de la Casa Blanca, es el autor del plan para Oriente Medio. (Bloomberg)

El plan, publicado en la página de la Casa Blanca, genera confusión al sostener que Jerusalén seguirá siendo “la capital indivisible de Israel”, como reclaman los israelíes, aunque también propone crear una capital del Estado palestino en Jerusalén Este. “Este mapa duplicará el territorio de los palestinos, con una capital en el este de Jerusalén, donde Estados Unidos abrirá orgullosamente una embajada”, dijo el mandatario. Pero no explicó cómo se concilia esta contradicción.

Los palestinos quieren hacer de Jerusalén Este, parte de la ciudad ocupada desde 1967 por Israel y luego anexada, la capital del futuro estado al que aspiran.

Los dos mapas que integran el plan contemplan la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un largo túnel. La idea de construir este túnel busca cumplir con la promesa de Trump, un poco distorsionada, de un Estado palestino “contiguo”. “Esta es la primera vez que Israel ha autorizado la publicación de un mapa conceptual que ilustra las concesiones territoriales que está dispuesto a hacer para conseguir la paz”, afirmó el mandatario.

Cerca del 97% de los israelíes en asentamientos en Cisjordania quedarían en territorio israelí, de acuerdo a la propuesta. A los palestinos se les otorga una “expansión territorial”, pero en el desierto de Negev. Otro punto clave es que los enclaves y rutas de acceso tanto a territorios palestinos como israelíes quedarían en manos de las autoridades de Israel.

En definitiva, la propuesta estadounidense concedería a los palestinos un Estado fragmentado y contenido por completo dentro de Israel, menos la frontera de Gaza con Egipto. Para Netanyahu, esto era necesario para permitir que los israelíes “se defiendan a sí mismos por sí mismos”.

“Esto nos dará una frontera oriental permanente para defendernos”, dijo Netanyahu respecto a la concesión a Israel del valle del Jordán, una posibilidad que la ONU ha advertido que sería contraria a la legalidad internacional.

Trump dio un plazo de cuatro años a los palestinos para comprometerse con su iniciativa, y les prometió una inversión de 50.000 millones de dólares que duplicarán su PBI y creará un millón de empleos. Netanyahu confirmó que durante estos cuatro años Israel “mantendrá el statu quo” para favorecer el diálogo.

cisjordania-israel-trump

Trump le había confiado hace tres años la elaboración de este plan a su yerno y asesor Jared Kushner, un novato político dedicado a los negocios inmobiliarios. Ayer lo presentó como un hecho “histórico”.

La iniciativa tuvo un inmediato rechazo de los palestinos y de gran parte del mundo árabe. “Este plan conspiratorio no pasará. Nuestro pueblo lo tirará a la basurero de la historia”, afirmó el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, a quien Trump intentó contactar en los últimos días para buscar su respaldo, pero que no consiguió.

Fotografía publicada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un mapa conceptual que contempla la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un túnel y reserva a Israel el valle del Jordán. (EFE)

Fotografía publicada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un mapa conceptual que contempla la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un túnel y reserva a Israel el valle del Jordán. (EFE)

Hamas, el movimiento palestino que gobierna la Franja de Gaza, se pronunció en el mismo sentido. “Rechazamos el plan. No aceptamos ningún sustituto de Jerusalén como capital del Estado palestino”, dijo Jalil al-Hayya, uno de los dirigentes de la agrupación.

El argumento palestino es que el plan configura en los hechos el dominio oficial israelí sobre las áreas ocupadas. Según el acuerdo provisional de Oslo II de septiembre de 1995 entre la Organización de Liberación Palestina ((OLP) e Israel, Cisjordania se había dividido en tres zonas: A, bajo control civil y de seguridad palestino; B, bajo control de seguridad civil palestino e israelí, y C, bajo control civil y de seguridad israelí. El plan de Trump, según Saeb Erekat, secretario general de la OLP, “transformará la ocupación temporal en ocupación permanente”.