El Banco Central de Brasil interviene y logra frenar la escalada del dólar

Internacionales
Lectura

El real brasileño sufrió este jueves con las recomendaciones de bancos globales a inversores de apostar apenas por el peso mexicano entre las divisas latinoamericanas, y la autoridad monetaria de

target="_blank" href="https://www.clarin.com/tema/brasil.html" alt="brasil" title="brasil" target="_blank">Brasil debió intervenir en el mercado cambiario a través de la venta de dólares a futuro para evitar una mayor depreciación de la moneda local.

El real cerró a 4,333 unidades por dólar, tras cotizar en la jornada hasta en 4,38, un récord intradiario, y en ese valor el Banco Central concretó la intervención. La moneda estadounidense acumula un incremento de 8,08% en lo que va del año, principalmente por la nueva metodología china para medir los casos de coronavirus, que elevó el número de afectados, sus efectos en la economía del gigante asiático y su influencia en las ventas externas brasileñas.

Además, la baja de las tasas de interés en Brasil habría quitado incentivos a inversores para posicionarse en reales u otros activos brasileños, llevando a una salida de divisas del país.

Paulo Guedes, el poderoso ministro de Hacienda de Jair Bolsonaro, celebró el valor del dólar que consideró “alto”, asegurando que es “bueno para todo el mundo”, pero recibió una lluvia de críticas por afirmar que con el tipo de cambio barato las empleadas domésticas estaban yendo a Disneylandia.

El ministro, también, conmemoró que con el nuevo dólar más elevado “todo el mundo va a conocer Brasil”.

"No hay negocio con el cambio a 1,80 (reales por dólar). Voy a exportar menos, turismo, todo el mundo yendo para Disneylandia. Las empleadas domésticas yendo para Disneylanda, una fiesta tremenda. Pero esperen, esperen. Vayan a pasear a Foz do Iguazú, a las playas del Nordeste, está lleno de playas bonitas. Vayan a Cachoeiro do Itapemirim, anda a conocer donde nació Roberto Carlos. Paseen en Brasil, vayan a conocer Brasil, que está lleno de cosas lindas para ver”, dijo Guedes al hablar en un seminario en Brasilia.

Las redes sociales se llenaron de comentarios críticos hacia el ministro, al que Bolsonaro alude cada vez que le hacen una pregunta sobre economía, indicando que debe ser el propio Guedes el que responda.

Con la declaración crítica sobre la posibilidad de que empleadas domésticas puedan viajar afuera de Brasil, Guedes sumó un segundo tropezón en pocos días. Menos de una semana atrás había calificado a los empleados públicos como “parásitos”, lo que llevó a una reacción furiosa de sindicatos y entidades que representan a trabajadores del sector público.

La divisa brasileña se devaluó más del 8% desde comienzos de este año. /EFE

La divisa brasileña se devaluó más del 8% desde comienzos de este año. /EFE

“El sector público tuvo un aumento de 50% por encima de la inflación. Tienen estabilidad de empleo, tienen jubilación generosa, tienen todo. El anfitrión (por el Estado) está muriendo y los tipos se convirtieron en parásitos. El dinero no llega al público, y ellos quieren un aumento automático. No da para más”, dijo Guedes en una conferencia para hablar de sus proyectos de reforma del sector público, que busca cambiar el estatus para los futuros empleados estatales, retirándoles la estabilidad y sometiéndolos a pruebas de desempeño.

La reacción a ese discurso fue tan virulenta que Guedes debió pedir disculpas y el gobierno postergó por unos días el envío al Congreso de esa propuesta de reforma.

“Yo me expresé muy mal, y pido disculpas no sólo a mis queridos familiares y amigos, sino a todos los ejemplares funcionarios públicos a quien descuidadamente yo pueda haber ofendido", declaró luego a través de un mensaje enviado a periodistas. Agregó que "no quería jamás ofender a personas simples que cumplen sus deberes”.

Bolsonaro, en tanto, aseguró que como ciudadano ve al dólar “un poquitito” alto, y cuando le preguntaron sobre la declaración de Guedes acerca de los supuestos viajes al exterior de las empleadas domésticas dijo que respondía solamente por sus propios actos.

Sin embargo, indicó que podría enviar al Congreso en los próximos días la propuesta de ley de reforma administrativa para el sector público. "Está muy tranquila la reforma. No serán cambiados los derechos de los actuales empleados”, garantizó.

En el mercado financiero, en tanto, hicieron ruidos dos informes, unos del Credit Suisse y otro del JP Morgan. La institución financiera europea aseguró que prefería apostar en monedas que ofrecen altas tasas de interés reales y riesgos políticos conocidos, mencionando específicamente a la lira turca, el rublo y en América Latina sólo al peso mexicano.

En tanto, el JP Morgan revisó su perspectiva para la moneda brasileña de compra a neutral, indicando que las perspectivas brasileñas de mediano plazo continúan positivas, aunque percibe un deterioro del sentimiento de riesgo y que potenciales efectos negativos sobre la economía real llevaron a interrumpir las apuestas por el real.

Brasilia, corresponsal