Abdo Benítez asumió en Paraguay y se sumó al bloque crítico de Maduro y Ortega

Internacionales
Lectura

Mario Abdo Benítez juró ayer como nuevo presidente de Paraguay con la promesa de transformar el país y superar los graves problemas que enfrenta como la corrupción, el crimen organizado y

las carencias en educación y salud. Al mismo tiempo dejó en claro que se plegará al grupo de países latinoamericanos que cuestionan la situación en Venezuela y Nicaragua, a cuyos gobiernos acusó de “abuso de poder”.

Con 46 años, el representante del conservador Partido Colorado sucede en el cargo a Horacio Cartes, de la misma formación. Pero hay tal enfrentamiento en el seno de partido que Cartes, para evitar participar de la jura, entregó antes la banda presidencial y el bastón de mando al presidente del Congreso, Silvio Ovelar, y se fue.

Los presidentes Mauricio Macri y Mario Abdo Benítez, junto a sus esposa, Juliana Awada y Silvana Lopez (AfP)

Los presidentes Mauricio Macri y Mario Abdo Benítez, junto a sus esposa, Juliana Awada y Silvana Lopez (AfP)

Tampoco estuvieron en el acto siete senadores y 20 diputados colorados. La misma actitud adoptaron los legisladores del opositor Frente Amplio, liderado por el ex obispo católico y ex presidente, Fernando Lugo.

Benítez desarrolló toda la campaña criticando la corrupción existente y los manejos de Cartes en el poder. Pero lo que más los dividió fue la decisión del ex mandatario, en complicidad con Lugo, de intentar reformar la Constitución para permitir la reelección. Esto derivó en graves protestas, en las cuales el actual mandatario tuvo mucha participación.

El nuevo presidente, hijo del secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, reafirmó su compromiso de luchar contra la impunidad de la dirigencia política paraguaya. “Vamos a construir una Justicia independiente para que se acabe la impunidad en la República. La impunidad es el cáncer a vencer. ¿Por cuánto tiempo más nuestro pueblo va a aguantar a una Justicia implacable, rígida para los ciudadanos más humildes y complaciente para los que tienen influencia?””, dijo Benítez.

Abdo Benítez y la primera dama durante el acto de asunción.

Abdo Benítez y la primera dama durante el acto de asunción.

Recordó, además, que la ciudadanía ya se ha levantado contra la corrupción, en referencia a las recientes movilizaciones de repudio contra varios escándalos que afectan a algunos legisladores. “Es nuestra obligación escuchar esas voces y no ser indiferentes a los reclamos justos”, afirmó el ganador de las elecciones de abril pasado.

En ese sentido, prometió que su Gobierno traerá un “Paraguay más incluyente. Un Paraguay donde se reconcilien la política, las instituciones, la gestión de gobierno con el pueblo”. También apostó por sacar “a nuestra gente de la pobreza, disminuir el desempleo, una movilidad ascendente y solamente la cultura del trabajo será el camino”.

En su discurso, Benítez remarcó su postura en contra de la represión ejercida por el venezolano Nicolás Maduro y el nicaragüense Daniel Ortega. “Expresamos nuestra solidaridad con los pueblos de Venezuela y Nicaragua frente a los abusos del poder. Nuestras voces libertarias no callarán. Paraguay no va a mantenerse indiferente ante el sufrimiento de estos pueblos hermanos”, manifestó. “Es hora de dejar a un lado la hipocresía y levantar la voz ante las injusticias”, remarcó.

De esta manera, y tal como venía manifestando, Benítez tomó partido desde el inicio de su mandato por el Grupo de los 15, que reclama medidas de organismos internacionales para frenar la represión en Venezuela y Nicaragua.

Benítez prometió también combatir las bandas dedicadas al narcotráfico y el crimen organizado, un flagelo que Paraguay padece desde hace décadas. “La inseguridad, el trafico de drogas y el crimen transnacional organizado siguen siendo flagelos en el país y la región”, admitió el mandatario y prometió trabajar con los países aliados para combatir el crimen en todas sus formas.

Abdo tiene el desafío de llegar a acuerdos con la oposición, pues carece de mayoría plena en el Congreso. El partido Colorado cuenta con 17 de 45 senadores y 41 de los 80 diputados. “Su partido se encuentra profundamente dividido y la oposición lo podrá acompañar si sus proyectos son genuinos, democráticos y si demuestra que su gobierno es aperturista”, señaló el líder opositor Miguel Abdón Saguier, del partido Liberal.

A la ceremonia de toma de mando asistieron los presidentes Mauricio Macri, de Argentina; Michel Temer, de Brasil; Tabaré Vázquez, de Uruguay; Evo Morales, de Bolivia; Iván Duque, de Colombia; Jimmy Morales, de Guatemala; y Tsia Ing Wen de Taiwán. También representantes de decenas de países, entre ellos España, con la presidenta del Congreso de los Diputados y tercera autoridad del Estado, Ana Pastor.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.