Le dijeron que tenían secuestrado a su hijo y murió de un infarto

Policiales
Lectura

Los secuestros virtuales son una modalidad conocida que, sin embargo, siguen cobrándose víctimas entre los adultos mayores. En Pilar, un anciano de 93 años murió de un infarto luego de que

lo llamaran para hacerlo caer en la trampa de que tenían cautivo a uno de sus tres hijos.

La víctima fue identificada como Osmar César Laplaca, dueño de una conocida lavandería familiar.

Todo ocurrió el último fin de semana de largo. Como suele pasar en estos casos, el llamado fue al azar a un departamento de la calle Chacabuco al 500, adonde el jubilado estaba solo.

Laplaca dio el nombre de su hijo menor y así lograron engañarlo de que lo tenían secuestrado, por lo que tenía que entregar una suma de dinero. El disgusto le causó un infarto que, sumado a sus problemas cardíacos, lo llevó a la muerte.

"Fue un llamado telefónico donde se hicieron pasar por mi hermano. No sé, se ve que mi papá dijo 'Hola Gustavo' y ahí comenzaron a decirle que sí, que le llevaran dinero que lo tenían secuestrado abajo", contó Néstor Laplaca al diario Resumen, de Pilar.

Tras la comunicación, el anciano llamó inmediatamente a su hijo mayor. "Él se asustó y llamó a mi hermano mayor y éste, llamó al menor -a quien los secuestradores habían nombrado- y subió (al departamento) para que viera que estaba bien”.

"Cuando llegó mi hermano, le dijo que estaba bien pero se dio cuenta de que papá estaba temblando. Fueron al hospital y fue ahí donde tuvo el infarto, yo me enteré por la madrugada, cuando ya había fallecido", expresó Néstor.

Consejos para no caer

1. Cortar de inmediato.

Si se recibe el llamado de una voz llorosa que da la noticia de que ha sido víctima de un secuestro, hay que cortar enseguida sin dar ninguna información personal y tomarse un tiempo para repasar dónde están los familiares más cercanos. Si se tiene alguna duda, lo ideal es llamarlos.

2. Prevención en la familia.

Todo el grupo familiar tiene que estar advertido de las características de los secuestros virtuales. También hay que tratar de evitar contestar supuestas encuestas telefónicas o callejeras donde se piden datos personales. Las respuestas les sirven a los delincuentes para que sus relatos sean creíbles.

3. Hacer la denuncia.

Cuando se recibe un llamado extorsivo de cualquier tipo, hay que comunicarse al teléfono de emergencias policial (911) de manera inmediata. De esta forma, se puede recibir el asesoramiento necesario por parte de los agentes y, eventualmente, llegar a la detención o localización de los extorsionadores.

4. Tener un código secreto.

Los expertos recomiendan convenir una palabra clave con los familiares más cercanos para entenderse en caso de riesgo o ante la posibilidad de un engaño. Así se puede descubrir fácilmente si quien llora es un impostor. También es importante supervisar las llamadas que atienden los chicos y los ancianos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.