Explosivos caseros, palos y piedras en una tarde de furia frente al Congreso

Politica
Lectura

Pasó lo que se anticipaba y pasó demasiado rápido: a menos de una hora de que empezara el debate en Diputados por el Presupuesto 2019 arrancaron los piedrazos contra la Policía

sobre la avenida Entre Ríos, enfrente del Parlamento. Pero la mecha fue corta ya que la respuesta de los uniformados no se hizo esperar: a los minutos respondieron con el lanzamiento de gases lacrimógenos y el avance de camiones hidrantes y la violencia enfrente del Congreso, muy intensa por cierto, se extendió no más de media hora. Las pancartas que más se leían eran, por igual, el rechazo al Gobierno, al Presupuesto y al Fondo Monetario Internacional: "No al presupuesto del FMI. No nos recorten el futuro".

Con esos primeros estruendos varios diputados bajaron del recinto a la calle: se pudo ver a Leonardo Grosso, Lucila De Ponti, Andrés Larroque, Nicolás Del Caño; alguno de ellos, incluso, trepados a las vallas.

Manifestantes frente al Congreso.

Manifestantes frente al Congreso.

Saldo: 26 detenidos (los más afectados fueron los de ATE nacional, que conduce Hugo Godoy, con 11 detenidos), distribuidos en dos comisarías; mientras que del lado policial hubo 9 heridos.

Aunque con muchos menos movilizados y por lo tanto menor intensidad, la violencia de este miércoles hizo recordar los sucesos de diciembre de 2017. Solo que en aquel entonces, cuando se debatía la reforma previsional, la Policía tardó varias horas hasta tirar los gases -por restricción judicial- lo que generó destrozos descomunales en la Plaza de los Dos Congresos y muchos heridos, algo que en esta oportunidad fue menor.

Desde las distintas organizaciones sociales, que promovieron esta movilización, repudiaron los hechos de violencia a través de comunicados que hicieron llegar a la prensa.

Los desmanes arrancaron a las 14.15 sobre la esquina de Rivadavia: los protagonizaron unos veinte encapuchados sin identificar, aunque hubo dos jóvenes que hacían flamear una bandera de la agrupación "Octubres" y que fueron llevados a la comisaría 10 de Floresta (ex 43). Tiraron las vallas y se enfrentaron con los uniformados a piedrazos y con pirotecnia. Lejos de la foto que inmortalizó a Sebastián Romero, el militante del PSTU con un mortero en las revueltas de diciembre y que aún sigue prófugo, en este caso se volvieron a ver a manifestantes usando cajas de pirotecnia apuntando contra los uniformados. Atrás de los violentos, tanto sobre Callao como Rivadavia, estaban las columnas de la Izquierda y organizaciones menores filo izquierdistas. En las protestas se vieron banderas del Polo Obrero, MST, Astilleros Río Santiago, Partido Obrero y de Garganta Poderosa.

Un manifestante tirando munición con una gomera, este miércoles frente al Congreso.

Un manifestante tirando munición con una gomera, este miércoles frente al Congreso.

El efecto espejo fue casi automático sobre Hipólito Yrigoyen, calle que recién fue vallada por la Policía a las 13.15: volaron piedras que tiraban con gomeras y atrás de los violentos estaban las columnas de las organizaciones sociales (CTEP, Barrios de Pie, la CCC, el Frente Darío Popular Darío Santillán, el Frente de Organizaciones en Lucha y el Movimiento Evita) junto a las dos CTA. Sobre Entre Ríos, entre Yrigoyen y Belgrano, estaban los gremios del Frente Sindical para el Modelo Nacional, que movilizaron fuerte también. Tanto Pablo Moyano como Sergio Palazzo, Omar Plaini, y Mario Manrique, segundo de Ricardo Pignanelli, de SMATA, se acercaron al cruce de las avenidas Belgrano y Entre Ríos para encabezar la movilización del sector sindical hasta el Congreso.

Los gases disuadieron a la gran mayoría de los movilizados que corrieron para la 9 de julio sin ofrecer resistencia: se pudo ver a familias enteras y a gente huyendo despavorida que se había acercado y que no estaba identificada con alguna organización.

Policías persiguen a manifestantes.

Policías persiguen a manifestantes.

Los militantes que resistieron alejándose del Congreso pero arrojando cascotes a la Policía que los repelía devino en un reguero de piedras, balas de goma, gases y contenedores prendidos fuego a lo largo de avenida de Mayo hasta 9 de julio.

Impredecible, estalló un foco de conflicto en Carlos Calvo y 9 de Julio: hasta ahí se habían replegado muchas organizaciones para, con los colectivos estacionados en esa área, volver a sus territorios. Hubo varios arrestados y los manifestantes se cruzaron con la Policía. Estaban allí Sonia Alesso y Roberto Baradel, quien casi cobra un palazo de un policía motorizado. Fue el último foco de tensión en la tarde de este miércoles: eran las 16.45 y ya no volvería a haber disturbios. Desde la primera piedra hasta ahí, todo duró dos horas y media.

Un policía, este miércoles, en la Avenida de Mayo.

Un policía, este miércoles, en la Avenida de Mayo.

Avanzada la tarde, la gente volvió al Congreso, aunque en una cantidad mínima: a las 20 horas un puñado de gente se apostaba en una esquina del Congreso. Apenas había ánimo de cantos: los uniformados, en tanto, continuaban blindando el Congreso.



BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS