Theresa May enfrenta a sus críticos y dice que su plan para el Brexit es el único posible

Internacionales
Lectura

Gran Bretaña está en absoluto “stand by”. No sabe si la primera ministra Theresa Mayva a ser o no eyectada en un voto de confianza esta semana, si se

van a reunir o ya están reunidas las 48 cartas necesarias para detonarlo este lunes y si Europa va a recibir a la premier en los próximos días para seguir discutiendo el paquete del Brexit, que para ellos es una negociación terminada, y el Parlamento británico rechaza.

En un reino donde la incertidumbre es hoy la única certeza y los euroescépticos conspiraron durante todo el frío fin de semana en sus casas de campo para derrocarla, la primera ministra Theresa May volvió a madrugar el domingo para defender su posición en una entrevista en la televisión con Sky News. Advirtió que “no hay todavía diputados conservadores que estén listos”, que ella sepa, a organizarle un desafío a su liderazgo en plenas negociaciones de divorcio con Europa y que reemplazarla “no va a ayudar a conseguir el Brexit”.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir

En medio de la más dramática semana después de la segunda guerra mundial en Gran Bretaña, May dijo a Sophie Ridge en Sky News que ella ha hablado con Sir Graham Brady, líder del Comité 1922, durante el fin de semana y que- hasta ahora- no se han alcanzado las 48 cartas necesarias para lanzar un voto de confianza, que puede desalojarla del poder o ella ganar por al menos los 158 votos, en el caos que en estos días reina. Sir Graham Brady, que los cuenta, afirmó que la primera en enterarse seria la premier si hay moción de censura.

Calma, vestida de blanco, May dijo que un nuevo liderazgo conservador “no va a hacer las negociaciones de ninguna manera más fáciles y no va a cambiar la aritmética parlamentaria” si ella se va.

“Lo que esto significa es que va a haber un retraso en las negociaciones y el riesgo de que el Brexit se postergue o frustre. Esto no tiene que ver conmigo. Esto es el interés nacional. Los próximos siete días son críticos”, advirtió la primera ministra.

Cuando la periodista le preguntó si había pensado en renunciar, como le exigen los euroescépticos en las cartas al comité 1922 que han hecho públicas, ella dijo simplemente: ”No, no lo pensé”, aunque las críticas fuercen a su marido Philipp a apagar, furioso, el televisor.

“Por supuesto que ha sido una semana dura. Actualmente estas negociaciones han sido duras desde el inicio, pero siempre se vuelven más difíciles al final, cuando llegamos a una conclusión”, continuó la primera ministra.

Para ella, los próximos siete días serán críticos y su idea es viajar a Bruselas para hablar esta semana con algunos líderes como Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, antes de la cumbre especial del 25 de noviembre para tratar el Brexit en el Consejo Europeo. La sorpresa es que Juncker desconocía su visita y uno de sus voceros advirtió que solo había algo que discutir cuando se avanzara en cómo serian las “futuras relaciones” con Gran Bretaña. Para los europeos, esta negociación ya está finalizada, a pesar de los dramas domésticos británicos.

Cuando le preguntaron sobre el plan de salvaguardas o “back stop”, que no dejaría a Gran Bretaña irse cuando quiera de la Unión Europea, ella descartó que fuera como la canción Hotel California, de The Eagles, donde no se puede ir: "Usted se puede ir”, aclaró. Ella prefirió comparar a las salvaguardas como “un seguro” que protege.”No intenta ser usada. Si debe ser usada, ambas partes pueden revisarla”, sostuvo.

“Hay más negociaciones llevándose adelante en este momento. Pero nada está acordado hasta que todo está acordado. Nosotros acordamos en principio un acuerdo de retiro. Esto marcha paralelo a la relación futura”, advirtió.

¿Y cómo se siente la primera ministra después de escuchar y leer los comentarios sobre ella?.”Por qué estamos acá? Estamos aquí por nuestros electores y como primera ministra, estoy aquí por la gente de mi país”, respondió May.

En el mismo programa antes estuvo el líder laborista Jeremy Corbyn, que prefiere una elección general antes que un voto de confianza a la primera ministra o un segundo referéndum para consultar a la población sobre el Brexit.

“Un segundo referéndum es una opción para el futuro pero no una opción para hoy”, dijo Corbyn, quien admitió no haber leído las 500 páginas del acuerdo sino un análisis más corto. El no sabe como votaría. Pero su presencia es una de las razones por las que los británicos prefieren que May continúe las negociaciones por el Brexit.

En las casas de campos de los euroescépticos, las conspiraciones se duplicaban. El ex canciller Boris Johnson envió una carta al comité 1922 pero no la dio a conocer. En la lista también estaría el ecologista Tory Zac Goldsmith y el veterano euroescéptico Bill Cash. Pero en estos casos de desafío al liderazgo siempre hay un Caballo de Troya, que lo lanza. Los verdaderos aspirantes a líderes llegan después. En este caso el disparador sería el aristócrata Jacob Ress Mogg. Pero los que realmente van a disputar el poder para reemplazarla son dos ex secretarios del Brexit, Dominique Raab, que acaba de renunciar porque no está de acuerdo con el paquete, David Davis, que se fue porque no coincidía con el Modelo Chequers de Brexit consensuado, y el ex canciller Boris Johnson, que quiere irse sin acuerdo de Bruselas.

Raab fue quien iluminó su proyecto.”Gran Bretaña no puede aceptar el bullying de la Unión Europea y debe estar preparado para irse de las negociaciones si es necesario. Tenemos que ser honestos con el país”, dijo.

Sir Brady, presidente del Comité 1922, dijo que no le ha dicho ni a su mujer si recibió o no las 48 cartas que lanzarían el voto de confianza. Pero alertó que muchos dicen que han escrito cartas que no han enviado. La semana para May comienza con la amenaza de la guillotina del voto de confianza y ella cree que puede conseguir los 158 votos que la salvaran y la dejarán llevar adelante su Brexit. Con Gran Bretaña asustada, los empresarios acumulando comida y stock en depósitos por si no hay acuerdo para los próximos meses, la gente teme más a los Brexitiers y su No Acuerdo que a Theresa May.

​Londres, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS