EE.UU. evalúa imponer sanciones más duras contra el petróleo venezolano

Internacionales
Lectura

El gobierno de Estados Unidos viene adoptando una serie de medidas contra funcionarios y empresas de Venezuela, pero ahora estaría evaluando una opción más drástica: imponer duras sanciones contra la industria

petrolera, principal fuente de ingreso del devastado país caribeño.

Así lo aseguraron fuentes de la Casa Blanca al diario The Wall Street Journal, quienes explicaron que la decisión busca aumentar la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro para que deje el poder y convoque a elecciones libres.

El petróleo es la principal fuente de ingresos en Venezuela. (DPA)

El petróleo es la principal fuente de ingresos en Venezuela. (DPA)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Entre las posibles medidas que se están analizando figura la de “reducir el flujo de petróleo venezolano a territorio estadounidense”, lo que implicaría un contundente golpe contra esa vital fuente financiera del gobierno chavista.

Si bien esta alternativa se barajó en varias oportunidades, siempre se descartó por el potencial daño que podría ocasionar a las empresas estadounidenses que trabajan con el crudo venezolano. También porque el presidente Donald Trump no quiere que se vea afectado el precio de los combustibles.

Ahora podría ser más factible debido a que la venta de petróleo venezolano a Estados Unidos viene cayendo significativamente en los últimos años. Desde noviembre pasado sólo se exportan 482.500 barriles por día, lo que implica una baja del 21%. Esto se debe a la menor producción de PDVSA a causa del deterioro de su infraestructura.

Los mayores receptores del crudo venezolano en Estados Unidos son Valero Energy Corp, seguida de Citgo Petroleum -rama de refinación de PDVSA en Norteamérica- y la poderosa Chevron Corp.

La producción de crudo del país caribeño, que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, se sitúa en el nivel más bajo de las últimas tres década. Según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sólo están produciendo 1,137 millones de barriles diarios.

Erik Kreil, de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) -organismo de estadística y de análisis del Departamento de Energía-, estimó que la producción petrolera venezolana caerá por debajo de 1 millón de barriles diarios en la segunda mitad de 2019. Y para el año siguiente estima que se reducirá a sólo 700.000.

Esto implica un duro golpe para las finanzas del gobierno de Maduro, cuyo principal ingreso de divisas es la venta de crudo. La economía venezolana, dependiente del petróleo, suma años de retroceso, lo cual derivó en un serio perjuicio a los ciudadanos que enfrentan dificultades para abastecerse de productos básicos, como comida y medicamentos.

Aislado por la comunidad internacional, el régimen de Maduro sólo cuenta con el apoyo de Rusia y, eventualmente, de China. Esta semana Moscú anunció que había aceptado reestructurar la enorme deuda que Caracas tiene con ellos, como una medida tendiente a suavizar la grave crisis que está arrasando la economía del país petrolero.