River espera a Matías Suárez, el protagonista de la novela del verano

Deportes
Lectura

Es la novela del verano. De esas que siempre hay en los mercados de pases del fútbol argentino. El protagonista, en este caso, es Matías Suárez. Pero a diferencia de otras

veces, no hay diferencias ni tironeos entre el club vendedor y el comprador. En esta oportunidad, como en los mejores culebrones, hay una historia del pasado que no fue resuelta. Y es la que demora la firma del contrato del delantero con River. Es por eso que Suárez regresó a Córdoba para solucionar este embrollo económico y así quedar liberado para poner el gancho en Udaondo y Figueroa Alcorta.

Una historia sin resolver entre Belgrano y Suárez retornó con fuerza en la actualidad. Y le originó un severo problema a la institución cordobesa. El inconveniente lo arrastran desde mediados de 2016, cuando el delantero dejó el Anderlecht de Bélgica. Allí jugó ocho temporadas en un gran nivel y cosechó ocho títulos, antes de volver a la Argentina por los temores que sintieron él y su familia por los atentados terroristas en Zaventem y Maelbeek (Bruselas). Se refugió en su casa: Belgrano. Era todo alegría. Volvía un hijo pródigo al barrio Alberdi.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Sin embargo, el costo sería grande. Es que Suárez no había finalizado su contrato con Anderlecht. El club belga reclamó a la FIFA el incumplimiento del mismo y el Comité Legal de la máxima entidad del fútbol falló en contra de Belgrano y del jugador porque consideró que él y su familia vivían en un barrio privado seguro de Bruselas y que “Argentina podía ser considerada aun más peligrosa que Bélgica”.

El castigo fue de 500 mil euros en el fallo que salió en octubre de 2017. Pero Belgrano apeló y el caso se trasladó al Tribunal Arbitral Deportivo. El TAS, 15 meses después, falló también en contra del club cordobés. E incrementó el monto de la multa a 1,3 millones de euros (más del doble), por el tiempo transcurrido.

Esta resolución le cayó a Belgrano tras acordar la venta de Suárez a River. Y se vio en problemas. Es que por la transferencia le iban a quedar 2.850.000 dólares limpios. Aunque en Córdoba alertaron que la mitad del pase es de Suárez. Si fuese cierto (desde el club de barrio Alberdi lo desmintieron), a Belgrano le quedarían 1.425.000 dólares. En ese caso, haciendo la conversión monetaria, ni siquiera podría cubrir la totalidad de la sanción. Debería poner 50 mil dólares.

De todos modos, Suárez tuvo que regresar a Córdoba. El jueves estuvo hasta las 22 en el Monumental. Como el problema no pudo solucionarse vía telefónica, este viernes a la mañana regresó a su provincia. Y la firma tuvo que postergarse. En el medio, hubo rumores acerca de viejas lesiones en su rodilla derecha, que fueron desmentidas por su representante, Cristian Colazo. “No hubo ningún problema con la revisión médica, salió todo perfecto, sólo quedó un tema burocrático para resolver”, afirmó el empresario en Cadena 3.

En realidad, se trataba de una historia no resuelta con mucho dinero en el medio. Pero habrá solución y Suárez concretará su llegada a River.