Las órdenes religiosas de todo el mundo piden perdón por los casos de abusos en la Iglesia

Internacionales
Lectura

Los superiores de las órdenes religiosas de todo el mundo, que representan a 133 mil sacerdotes y 500 mil monjas, entonaron el “mea culpa” y declararon este martes que “bajamos la

cabeza por la vergüenza por lo que ha ocurrido”, dando ademas pleno apoyo al Papa argentino en su decisión de aplicar la línea dura a los 5.100 obispos de la Iglesia para terminar con las coberturas y protección de los culpables en los casos de “abuso sexual clerical”. Este jueves comienza una reunión mundial de los presidentes de las conferencias episcopales con Francisco, quién dijo que quiere que “los obispos comprendan cual es su responsabilidad”.

La línea dura incluye implícitamente las sanciones a los obispos y otros responsables que eludan sus deberes, entre ellos denunciar a la Iglesia y a la justicia de sus países a los clérigos pederastas, que abusan sexualmente de los niños y otros menores.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Tras haberse anunciado el sábado la expulsión de la Iglesia del ex cardenal norteamericano Theodore McCarrick, por pederastía y abusos sexuales de seminaristas, el Papa ha reforzado notablemente su posición, asediado como está por una conspiración de ultraderecha con base sobre todo en Estados Unidos y el Vaticano, que quiere quitarlo de la cátedra de de San Pedro y usa como pretexto los crímenes de los curas pederastas.

La Iglesia norteamericana, dominada por conservadores poco amigos o directamente hostiles a Jorge Bergoglio, agradeció al Papa argentino por su decisión de echar de la Iglesia al ex cardenal McCarrick.

Denise Buchanan, una víctima de abusos sexuales en Jamaica. AFP

Denise Buchanan, una víctima de abusos sexuales en Jamaica. AFP

El Papa se juega su pontificado en esta crisis, una de las más graves en la historia de la Iglesia, que a su vez se juega su destino frente a los 1.300 millones de fieles, muchos de los cuales están asombrados y enojados por la magnitud de la crisis, que abarca todo el planeta.

En Estados Unidos, el país más conmovido por los casos de abusos sexuales clericales, la diócesis de Oakland, en California, publicó una lista de 45 sacerdotes, religiosos y educadores que han cometido crímenes contra niños y menores.

La avalancha de purificación que domina al catolicismo norteamericano llevó también la semana pasada a la diócesis de Brooklyn a publicar otra lista de cien curas pederastas y a dos diócesis del Estado de New Jersey a poner en la picota pública a 183 curas pedófilos.

La investigación a fondo llevada a cabo por el Estado de Pensylvania, que hizo publicar una lista de más de 300 sacerdotes abusadores sexuales de muchos niños y adolescentes, ha inspirado a otros Estados a seguir el ejemplo, que incluye investigaciones judiciales de la magistratura estatal y federal.

Se espera que otros doce Estados anuncien medidas similares, en una catarsis de culpas, vergüenzas y deseo de hacer emerger la verdad y auxiliar a las miles de víctimas cuyas vidas arruinaron los curas pederastas.

Quince diócesis de Texas, incluyendo Austin, San Antonio, Dallas y Houston, revelaron los nombre de los religiosos culpables de pederastía.

Desde EE.UU. sopla un refrescante viento de cambios que consolida a su vez el clima en el Vaticano para que los 5.100 obispos de la Iglesia acepten y colaboren en el brete de denunciar a todos los culpables, poner en el centro de acción de la Iglesia a las víctimas y tengan en cuenta que el Papa será el primer fiscal para procesar a los episcopales que insistan en el viejo mal, que ha creado una cultura del ocultamiento de los crímenes sexuales por parte de las autoridades eclesiásticas.

De acuerdo a un documento papal, los obispos considerados sospechosos de graves culpas serán investigados por la Congregación para los Obispos, encargada de la instrucción de las causas, y juzgados por la Congregación de la Doctrina de la Fe. Esto acaba de ocurrir con el caso el ex cardenal Theodore McCarmick, 88 años, considerado culpable, que perdió la sotana y ahora deberá vestir de civil al haber sido reducido al estado de laico. Lo más importante es que la Iglesia que hace justicia dentro de sus filas quita coberturas a los curas pederastas ante la justicia de sus países que aplica penas que incluyen la cárcel para los culpables.

El encuentro en el Vaticano del Papa con los líderes de las conferencias episcopales, las delegaciones de superiores de las órdenes religiosas y altos funcionarios de la Curia Romana, en total unas doscientas personas, se concentrará en las sesiones plenarias del jueves, viernes y sábado en la responsabilidad de los obispos, su obligación de rendir cuentas de su acción y en la transparencia de las acciones eclesiásticas.

Como hasta ahora los obispos tienen una relación directa con el Papa, será necesario crear grupos de tareas para ayudar a los obispos controlar sus responsabilidades y “ que nunca más ningún caso sea cubierto o paralizado”, como dijo el Papa argentino.

PB