Nueva Zelanda: la Policía confirmó un segundo ataque terrorista

Internacionales
Lectura

La policía de Nueva Zelanda admitió este viernes que se registraron "múltiples víctimas" en tiroteos en dos mezquitas durante las oraciones del viernes, y por lo menos cuatro sospechosos se encuentra

bajo arresto. Si bien al principio, según la información surgida por fuentes extraoficiales, sólo mencionaban el que se transmitió en directo por Facebook, luego se extendió a otro episodio más.

"Las víctimas fatales ocurrieron en dos lugares diferentes", en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, dijo el comisario Mike Bush. Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos.

La prensa local apuntó que por lo menos nueve personas resultaron muertas, y toda la Isla Sur de Nueva Zelanda fue bloqueada para las operaciones policiales de búsqueda. Sin embargo, en las imágenes que difundió el atacante, se puede ver cómo dispara a pocos centímetros a decenas de fieles que estaban en el primer centro religioso.

En la mezquita de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, un inmigrante palestino que no quiso ser identificado, dijo que vio un hombre ser baleado en la cabeza. "Escuché tres disparos rápidos y después de unos 10 segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente", dijo el hombre a la AFP.

Un auto que habría sido utilizado en los ataques terroristas. (AFP)

Un auto que habría sido utilizado en los ataques terroristas. (AFP)

Según su testimonio, "las personas comenzaron a correr. Algunas estaban cubiertas de sangre".

El comisario Bush confirmó que un sospechoso se encontraba bajo custodia policial, pero admitió que aún era prematuro afirmar si había sido el autor de los disparos y no descartó que haya otros involucrados. Minutos después, la misma policía confirmaría la detención de otras tres personas.

Bush también advirtió a los fieles musulmanes que eviten las mezquitas de todo el país.

El segundo episodio, del que no se explicó ni se dieron mayores detalles, se produjo en un centro religioso de Linwood, en el este de la ciudad de Christchurch. También se indicó que hubo el secuestro de un vehículo donde se presumía que habría un artefacto explosivo.