Condena internacional y protestas en el mundo musulmán tras la masacre en Nueva Zelanda

Internacionales
Lectura

Las condenas tras los ataques a dos mezquitas que dejaron 49 muertos en Nueva Zelanda se multiplicaron este viernes, al igual que las protestas en el mundo musulmán, en el

día de oración en el islam.

Para Donald Trump, a quien uno de los supuestos atacantes parecía admirar, se trató de una "horrenda masacre".

My warmest sympathy and best wishes goes out to the people of New Zealand after the horrible massacre in the Mosques. 49 innocent people have so senselessly died, with so many more seriously injured. The U.S. stands by New Zealand for anything we can do. God bless all!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) March 15, 2019
Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Estados Unidos está al lado de Nueva Zelanda", afirmó el mandatario en Twitter.

Trump es elogiado en el manifiesto dejado por el asesino Brenton Tarrant, uno de los atacantes de los fieles de la mezquita, como "un símbolo de una identidad blanca renovada"

Desde Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan también condenó "firmemente" el atentado terrorista.

I strongly condemn the terror attack against the Al Noor Mosque in #NewZealand and Muslim worshippers. May Allah have mercy on the victims and grant a speedy recovery to the wounded.

— Recep Tayyip Erdoğan (@RT_Erdogan) March 15, 2019

"Maldigo a los que lo cometieron", declaró en un comunicado en Twitter en el que estimó que este ataque es "un nuevo ejemplo del aumento del racismo y la islamofobia".

"Con este atentado la hostilidad hacia el islam (...) pasó los límites del acoso individual para alcanzar el nivel de un asesinato de masas", declaró en una alocución en Estambul. "Parece claro que la visión del asesino (...) gana terreno en Occidente como un cáncer".

La primera ministra noruega, Erna Solberg, pidió luchar contra "todas las formas de extremismo" tras el ataque en Nueva Zelanda que recuerda según ella los atentados en 2011 a manos del extremista noruego Anders Behring Breivik.

Funeral simbólico por las víctimas de Nueva Zelanda en una mezquita de Estambul. / AFP

Funeral simbólico por las víctimas de Nueva Zelanda en una mezquita de Estambul. / AFP

"Es evidentemente extremadamente triste. Evoca lazos dolorosos con nuestra propia experiencia del 22 de julio, el momento más difícil de la posguerra en Noruega", declaró al canal Tv2.

El 22 de julio de 2011, Breivik mató a 77 personas en dos atentados, con una bomba en la sede del gobierno en Oslo y disparando en la isla de Utoya donde se celebraba un encuentro de las juventudes laboristas.