“El tiempo juega a favor de Maduro, pero le juegan en contra las sanciones”

Internacionales
Lectura
El ex canciller mexicano Jorge Castañeda participó en Buenos Aires de la cuarta conferencia de Solidaridad Democrática en América Latina de la Fundación Forum 2000, que reunió en la UCA a defensores de los derechos humanos y miembros de organizaciones internacionales de la región.


Escritor y analista, dialogó con Perfil sobre la situación regional y, en particular, la crisis que golpea a Venezuela.
—¿Cómo ve la división entre el grupo de Lima y el resto de los países?
—No hay una división entre dos bloques, hay un bloque de países que conforman el Grupo de Lima y enfrente solo están México y Uruguay, que a mi criterio hace un papel lamentable en toda esta cuestión. Son compañeros de comparsas de Cuba, Nicaragua y Maduro. Es patético que un país con la tradición democrática de Uruguay se preste a este juego que solo beneficia a Nicolás Maduro, cuyo objetivo es principalmente restarle poder al Grupo de Lima.
—¿Qué papel juega Cuba?
—Cuba es el único factor que hoy puede obligar a Nicolás Maduro a dejar el poder. Hasta hoy no ha querido ejercer ese rol porque a final de cuentas le conviene el statu quo actual, donde recibe beneficios en petróleo subsidiado a cambio de los agentes de seguridad, los médicos, los instructores que envía a Venezuela. Siguen recibiendo algo de divisas y de petróleo por ayudar a mantener a Maduro en el poder. Para que cambie eso, tiene que haber un sustituto. México podría jugar un papel mejor, pero no tiene margen económico para ser sostén de Cuba y permitirle soltar la mano de Venezuela.

EE.UU. Para Castañeda, esto refuerza el rol central que podría haber tenido Estados Unidos en el conflicto si se hubiera mantenido la apertura hacia La Habana de Barack Obama. “Ese podría haber sido el camino. Ahora es mucho más difícil. Nadie ve a Donald Trump llevando a cabo una operación sutil en materia de relaciones internacionales. Tampoco a Marco Rubio y John Bolton, que tienen sus intereses y sus fobias. Elliott Abrams es alguien con la inteligencia, la experiencia y la cuota de maldad como para orquestar una operación política de esta índole. Para que Cuba ayude con Venezuela hay que darles a los cubanos algo a cambio. Los cubanos nunca han dado algo a cambio de nada.
Castañeda es optimista ante la posibilidad de que la presión internacional fuerce una salida de Maduro del poder y cree que China y Rusia deberán acompañar una transición negociada.
“Si bien el tiempo juega a favor de Maduro, también las sanciones juegan en su contra, porque sin dinero se le va a dificultar seguir comprando favores. Lo deseable es una salida pactada y negociada, para dar paso a elecciones libres y transparentes”.