Macron despacha a los militares para reprimir a los "chalecos amarillos"

Internacionales
Lectura

Serán los militares franceses de la operación antiterrorista Sentinelle los que resguardarán los edificios públicos el próximo sábado en Francia, para protegerlos en la movilización no autorizada de los Chalecos Amarillos.

El gobierno anunció que la misión Sentinelle “será desplegada de manera reforzada el sábado para proteger los edificios oficiales y otros”.

Esta decisión del presidente Emmanuel Macron, adoptada en el Consejo de Ministros, “militariza” la operación de control del orden cuando se va a producir el Acto XIX de los Chalecos Amarillos en Francia, con su consecuente violencia.

Emmanueul Macron se endurece. La militarización de la represión apuesta a frenar en seco a los grupos anarquistas violentos. EFE

Emmanueul Macron se endurece. La militarización de la represión apuesta a frenar en seco a los grupos anarquistas violentos. EFE

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La Misión Sentinelle nació a raíz de los atentados terroristas en Francia. Desde entonces los militares, en ropas de combate, patrullan en grupos de cinco las calles, las estaciones de trenes, los aeropuertos y puntos sensibles de todo el país como iglesias, sinagogas y lugares turísticos, así como los museos y la Torre Eiffel. De hecho abortaron “in situ” varios atentados terroristas, como en el aeropuerto de Orly y el museo del Louvre. Con 7000 hombres en todo el país desplegados permanentemente y la mitad de ellos en Paris, representan el mayor desplazamiento de las fuerzas francesas desde la guerra de Argelia.

“Esto permitirá a las fuerzas del orden concentrarse sobre los movimientos, el mantenimiento y el restablecimiento del orden. Tenemos a nuestra disposición esta misión Sentinelle asegurada por los militares y que tienen la vocación de asegurar los lugares como los ciudadanos tienen el hábito de verlos”, dijo Benjamín Griveau, portavoz del gobierno.

La decisión forma parte de las medidas de endurecimiento gubernamental, luego que los chalecos amarillos y los Black Blocs lograran incendiar los Campos Elíseos el sábado pasado, en su máximo acto de propaganda y de destrucción. Le costó la cabeza al jefe de la policía y ahora convocan a los militares. Al menos 75 comercios quedaron completamente destruidos y centenares de empleados en ”desempleo técnico” el sábado pasado porque sus empleos desaparecieron en los incendios. Un automóvil de los Sentinelle fue quemado por los chalecos el pasado 9 de febrero en la Torre Eiffel.

El gobierno prohibió el martes las manifestaciones en los Campos Elíseos y lugares sensibles para los Chalecos Amarillos, que amenazan con marchar de igual forma. Amenazan con bloquear las refinerías. El alcalde de Niza, Christian Estrosi también prohibió la manifestación en su ciudad.

“Nosotros no podemos dejar a una ínfima minoría destruir la imagen de Francia en el extranjero. Los próximos días serán decisivos”, dijo el portavoz del gobierno.

El debate que va a nacer es que los militares no están entrenados para controlar el orden sino para hacer la guerra.¿Si los "chalecos amarillos" intentan atacar un edificio público, cómo será la reacción de los Sentinelle, que están armados para el combate y no la represión?

El próximo sábado también se desplegarán brigadas anti hooligans en el terreno y drones para rastrear a los "chalecos", que no declaran oficialmente sus manifestaciones, como es obligatorio en Francia.