La avenida top de París, militarizada, en reconstrucción y con pocos cafés abiertos ante otra marcha social

Internacionales
Lectura

Los Campos Elíseos se han transformado en el símbolo de la nueva política de “firmeza” del gobierno frente a los Chalecos Amarillos, el violento movimiento social que reclama en Francia contra

las políticas del presidente Emmanuel Macron y el alto costo de vida. Las terrazas de los cafés que no fueron atacados están abiertas. Los mozos sirven a turistas y franceses, en un abierto desafío a la violencia que mostró al mundo la avenida incendiada la semana pasada. Un drone zumba en el cielo para detectar probables incidentes que pueden ser abortados.

“Estar aquí tomando un café es un acto de resistencia por la convivencia, por el respeto a los otros”, admite Denise, que almuerza acompañada por su perrita Charlotte.

Escuadrones especiales de la Policía controlan el puente Alejandro III cerca de los Campos Elíseos, la principal avenida comercial de París. EFE/EPA/YOAN VALAT

Escuadrones especiales de la Policía controlan el puente Alejandro III cerca de los Campos Elíseos, la principal avenida comercial de París. EFE/EPA/YOAN VALAT

Hasta ahora los Chalecos no han podido llegar al centro neurálgico de su protesta. Aunque anunciaron por Facebook que allí estarían, a pesar de la prohibición de manifestarse en el área.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“La guerra está declarada” anunciaban desde Facebook, en referencia a la presencia de los militares de la operación Sentinelle custodiando edificios públicos y sitios turísticos.

Una fila de blindado, camiones hidratantes, camiones para detenidos, automóviles policiales se alinea en medio de la avenida. Están la policía antidisturbios y sus brigadas rápidas desplazadas y reactivas, según la nueva orden del jefe de la policía. En el techo del Arco del Triunfo policías armados y vestidos como "robocops" protegen el corazón de la república en París.

Soldados de la operación Sentinel, cerca del museo del Louvre. EFE/EPA/Yoan Valat

Soldados de la operación Sentinel, cerca del museo del Louvre. EFE/EPA/Yoan Valat

Fouquetts, el famoso hotel y brasserie (café) y hotel que fue incendiado el sábado pasado, parece un búnker metalizado. Los arquitectos lo rodearon de placas de hierro que le dan un aire de capsula espacial y comenzaron los trabajos, que llevarán meses, para poder repararlo. Pero la imagen es impresionante, y una síntesis de la violencia del sábado pasado. No saben cuando podrán abrir y la policía lo custodia.

Una semana después del asalto, la justicia enjuició en el acto a una pareja que mostró en Facebook fotos de un taburete y de cubiertos robados en Fouquets.

Pero ya hay boutiques que se han recuperado del asalto. Louis Vuiton, frente a Fouquets, está abierta y los turistas entran a mirar a Hugo Boss, asaltada por los “casseurs” (hooligans) y saqueada, una semana atrás. Pero fueron 75 los negocios atacados. Recubiertos por las empresas de construcción son la imagen de un fenómeno y una protesta que lleva 19 sábados seguidos en Francia y ha dejado miles de desempleados y pérdidas millonarias para los comerciantes.

El gobierno prohibió las manifestaciones en los Campos Elíseos y hay más policías que transeúntes. El mensaje de firmeza ha sido comprendido porque hasta ahora hay calma en París. Falta la solución política.

En Niza una mujer mayor fue brutalmente golpeada por la policía durante los reclamos de Chalecos Amarillos. Allí el presidente Macron prohibió manifestarse por la visita del presidente chino. EFE/EPA/Arnold Jerocki.

En Niza una mujer mayor fue brutalmente golpeada por la policía durante los reclamos de Chalecos Amarillos. Allí el presidente Macron prohibió manifestarse por la visita del presidente chino. EFE/EPA/Arnold Jerocki.