Pascuas en el mundo: curiosos en Tierra Santa y crucifixiones reales en Filipinas

Internacionales
Lectura

En Tierra Santa, al contrario de a lo que invita la imaginación, la Semana Santa se vive entre los cristianos con gran sencillez y los principales protagonistas, por encima de

todo, son la fe y la curiosidad.

No necesitan adornos los escenarios donde tuvieron lugar innumerables escenas bíblicas, situados sobre todo en Jerusalén, en una reducida porción de tierra en Oriente Medio que aglutina desde la tumba de Adán, el primer hombre, según la tradición, al inicio de una de las religiones monoteísta con más seguidores del mundo, el cristianismo.

Un peregrino católico carga una cruz en la Vía Dolorosa, en la ciudad vieja de Jerusalén. / AFP

Un peregrino católico carga una cruz en la Vía Dolorosa, en la ciudad vieja de Jerusalén. / AFP

Los turistas llegan a la Ciudad Santa en grandes números en estas fecha pero no buscan seguir las grandes procesiones o deleitarse con la comida especial de la época -que tampoco existe-.

Por lo general, abunda como en cualquier otra época del año el tradicional hummus, falafel o los shawarma (plato tradicional con carne), y aunque multitudinarias, las procesiones son muy humildes: los peregrinos portan hojas de palma, guitarras y cánticos, en el caso del Domingo de Ramos, o cruces, oraciones y aflicción para el Viernes Santo, cuando se recuerda el camino de Cristo hasta la Crucifixión.

Creyentes cargan una enorme cruz de madera en el Santo Sepulcro. / Reuters

Creyentes cargan una enorme cruz de madera en el Santo Sepulcro. / Reuters

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Para los creyentes, la experiencia se centra en seguir los pasos de Jesucristo y sentirse próximos a él rememorando sus vivencias, y para los paganos, en asombrarse ante una región marcada por las referencias históricas, bíblicas y políticas.

La pasión en carne propia

EnFilipinas"la pasión" es otra. Y se vive en carne propia.

Filipinos representan la pasión de Cristo./ EFE

Filipinos representan la pasión de Cristo./ EFE

Este viernes, por ejemplo, varios devotos católicos fueron clavados a cruces de madera en un sangriento ritual de Viernes Santo y otros se autoflagelaron o participaron en recreaciones de lo que según la religión sufrió Jesús.

Cuatro hombres y una mujer, algunos de ellos con coronas de espinas, fueron escoltados por aldeanos vestidos como centuriones romanos antes de ser crucificados en las cruces colocadas sobre una polvorienta colina del pueblo San Pedro Cutud.

Aldeanos vestidos como centuriones romanos en Filipinas./ EFE

Aldeanos vestidos como centuriones romanos en Filipinas./ EFE

Se llevaron a cabo representaciones similares en los cercanos pueblos agrícolas del norte de Filipinas.

Miles de personas, entre ellos turistas, observaron el que ya se ha vuelto un espectáculo anual. La Iglesia católica no ve con buenos ojos estas conmemoraciones y ha pedido a los feligreses que, en su lugar, celebren la Cuaresma con oraciones y obras benéficas.

Previo a las crucifixiones, decenas de penitentes descalzos azotaron sus espaldas desnudas con varas filosas de bambú y madera. Algunos tenían cortes de navajas en la espalda para que se mantuvieran sangrando.

Penitentes se azotan la espalda durante el Viernes Santo en la aldea de San Juan, Filipinas./ EFE

Penitentes se azotan la espalda durante el Viernes Santo en la aldea de San Juan, Filipinas./ EFE

Para las crucifixiones rituales se utilizaron clavos esterilizados. Los devotos fueron bajados de las cruces después y fueron revisados por médicos para asegurarse de que no haya complicaciones por las lesiones causadas.

Para el pintor Ruben Enaje, de 59 años, fue la 33ra vez que es clavado en la cruz. Dijo que lo hace como parte de su agradecimiento por sobrevivir a una caída de un edificio y que esta será su última crucifixión.

Filipinos representan la pasión de Cristo./ EFE

Filipinos representan la pasión de Cristo./ EFE

"El año próximo ya seré adulto mayor. Nuestros huesos son un poco diferentes, empezás a lastimarte. Simplemente pasaré (esta tradición) a alguien más joven que yo", dijo.

Filipinas es el país asiático con más católicos.

Dede Tierra Santa, en tanto, un madrileño que no revela su nombre y descubre la Basílica del Santo Sepulcro admite que ha viajado hasta allí "como podría haber sido cualquier otro sitio", mientras que Andrei Constastine, un cura ortodoxo rumano, eligió el destino movido por su fe y la benevolencia del tiempo antes de que el intenso sol de verano dificulte la vida en la calle.

La Semana Santa, como la región, "cambia mucho según la situación política", explica el franciscano Artemio Vítores, con 70 años tiene 48 de experiencia a sus espaldas en Tierra Santa, muchos de ellos, recibiendo a peregrinos.

"Para que vengan los peregrinos tiene que haber paz", dice.

Fuente: EFE y AP