El general Al Sisi busca perpetuarse en el poder en Egipto

Internacionales
Lectura

La primera de las tres jornadas del referéndum de reforma de la Constitución de Egipto concluyó este sábado sin incidentes, una consulta que podría permitir al actual presidente, Abdelfatá al Sisi,

mantenerse en el poder hasta 2030. También reforzará el papel del Ejército en el Estado como el "protector y garante de la Constitución, la democracia y el Estado civil".

Este referéndum ocurre en medio de una represión de disidentes sin precedentes en los últimos años.

Mujeres hacen cola para votar en el referéndum. (EFE)

Mujeres hacen cola para votar en el referéndum. (EFE)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El gobierno del general Al Sisi arrestó a miles de personas, la mayoría de ellos islamistas, pero también a prominentes activistas que no lo son, además de haber revertido libertades que se lograron con el levantamiento prodemocrático de 2011.

La oposición ha sido ampliamente acallada en medio del maratón para concretar el referéndum. Los medios progubernamentales han encabezado la campaña a favor de los cambios desde hace varias semanas, diciendo que votar por el “sí” es un deber patriótico.

Durante la jornada de votación se realizaron manifestaciones multitudinarias a favor de las enmiendas constitucionales en El Cairo, Menufia, Kafr el Sheij, Gharbia, Sinai del Norte y Asuán, según la agencia de noticias egipcia, MENA.

Los partidarios de Al Sisi consideran que los cambios constitucionales son necesarios para que el actual Gobierno tenga tiempo para realizar todos los proyectos y reformas económicas que tiene en desarrollo.

Manifestaciones a favor de Al Sisi y su referéndum en El Cairo. (EFE)

Manifestaciones a favor de Al Sisi y su referéndum en El Cairo. (EFE)

Sin embargo, los más críticos temen que estas transformaciones den una influencia al Ejército en la vida política en Egipto convirtiendo el país en un estado autoritario.

El Parlamento egipcio -formado por 596 miembros- aprobó estas enmiendas el pasado martes, con un total de 531 votos a favor y 22 en contra.

Los observadores consideran que el porcentaje de la participación en estas elecciones será un reflejo de la popularidad de Al Sisi, que se ha visto perjudicada por las medidas de austeridad económica que ha impulsado desde 2016.

Manifestantes muestran carteles a favor del general Al Sisi. (AfP)

Manifestantes muestran carteles a favor del general Al Sisi. (AfP)

Los opositores a estas reformas se han quejado de que este tipo de cambios están realizándose de forma apresurada sin el adecuado escrutinio público.

Si se aprueban estas enmiendas, se ampliarían los mandatos de cuatro a seis años durante dos periodos consecutivos, al tiempo que se permitiría al actual presidente presentarse a un tercer mandato a la finalización de los anteriores, lo que ocurriría en 2024.

Por otra parte, determina que la función del Ejército es ser el "protector y garante de la Constitución, la democracia y el Estado civil", al tiempo que amplía la autoridad de los tribunales militares para juzgar a civiles que ataque "instalaciones protegidas por las Fuerzas Armadas".

Además, el Parlamento ha aprobado otras enmiendas que instaurarán una cuota del 25 por ciento de las bancas para candidatas.

Los cambios aprobados durante la jornada del pasado martes dan 'luz verde' a la creación de un Consejo Supremo de Autoridad Judicial, que estará encabezado por el presidente y que tendrá autoridad para nombrar al fiscal jefe y al presidente del Constitucional.

Se creará una segunda cámara del Parlamento -el Senado- con 180 miembros, un tercio de los cuales serán nombrados por el presidente. El 25 por ciento de las bancas serán ocupadas por mujeres.

Al Sisi accedió a la Presidencia en 2014 con un 97% de los votos -e igualmente casi sin oposición en las elecciones- tras encabezar un año antes un golpe de Estado militar, siendo jefe de las Fuerzas Armadas, contra el entonces presidente electo Mohamed Mursi.

Desde entonces se llevaron a cabo campañas de detenciones contra todos aquellos percibidos como opositores, entre ellos activistas y defensores de los Derechos Humanos que participaron en la revolución de 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak.