Una larga historia de violencia en Sri Lanka, un mosaico étnico y religioso

Internacionales
Lectura

Después de una guerra civil que se prolongó durante casi tres décadas, Sri Lanka había estado disfrutando de una década de relativa calma. Eso se rompió este domingo cuando un

ataque coordinado con bombas mató a más de 200 personas.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La pequeña isla es conocida por una tremenda belleza natural que atrajo a más de dos millones de turistas en 2018.

El país se independizó del dominio británico en 1948 como el dominio de Ceilán, y se convirtió en la República de Sri Lanka en 1972. Pero gran parte de su historia se ha visto empañada por tensiones sectarias. Y, más recientemente, se ha visto envuelto en rivalidades regionales mucho mayores entre China e India .

Población y grupos étnicos.

Cerca de 22 millones de personas viven en Sri Lanka, en comunidades que a menudo son diversas y mixtas. Más del 70 por ciento de la población es budista. Los grupos étnicos y religiosos más pequeños incluyen a los hindúes, con más del 12 por ciento; los musulmanes con menos del 10 por ciento; y los católicos con aproximadamente el 6 por ciento. Al menos tres iglesias fueron blanco de los atentados de este domingo.

A pesar de su clara mayoría, los nacionalistas budistas cingaleses recientemente han estado avivando los temores de que los grupos minoritarios, particularmente los musulmanes, están aumentando en número e influencia. El fervor nacionalista ha provocado violentos enfrentamientos.

Manchado. La sangre en una imagen de Jesucristo dentro de una iglesia en Negombo (Reuters).

Manchado. La sangre en una imagen de Jesucristo dentro de una iglesia en Negombo (Reuters).

Los tigres tamiles.

Una larga historia de privación de derechos entre los grupos minoritarios tamiles, que son en gran parte hindúes, a manos de los budistas cingaleses condujo a una guerra civil en los años '80.

Los Tigres tamiles, un grupo armado insurgente que se identificó como laico, lanzaron ataques mortales, incluidos algunos de los primeros usos de los atentados suicidas con bombas como táctica de insurgencia. En respuesta, el Ejército de Sri Lanka llevó a cabo campañas brutales, centradas principalmente en el bastión tamil en el noreste.

La guerra civil terminó en 2009 después de una operación a gran escala por parte del ejército que derrotó a los Tigres Tamiles y mató a su líder. No hay un número exacto de víctimas, pero las Naciones Unidas han sugerido que hasta 40.000 civiles murieron solo en la última etapa de la guerra.

Después de la guerra, las cicatrices persisten. Muchas de las quejas sobre prejuicios sistemáticos que llevaron a la guerra civil siguen sin resolverse.

Plegarias. Pobladores de la ciudad paquistaní de Peshawar encienden velas en homenaje a las víctimas de los atentados en Sri Lanka (EFE).

Plegarias. Pobladores de la ciudad paquistaní de Peshawar encienden velas en homenaje a las víctimas de los atentados en Sri Lanka (EFE).

Las familias tamiles todavía están buscando a miles de personas que desaparecieron durante la guerra, y están tratando de reclamar tierras que aún están en poder del ejército. Los servicios de salud están tratando de abordar el trauma abrumador dejado por esas décadas de violencia.

Con el auge del nacionalismo budista cingalés, las divisiones sectarias han seguido creciendo, y el país ha experimentado nuevas olas de violencia. El aumento de la intolerancia se ha atribuido en parte al triunfalismo de la posguerra de algunos políticos de la mayoría cingalesa.

El año pasado, los funcionarios declararon el estado de emergencia en el distrito central de Kandy después de que las mafias budistas atacaran negocios y hogares pertenecientes a minorías musulmanas.

El país también ha enfrentado tensiones políticas en la cima. Un intento de derrocar al primer ministro el año pasado dio lugar a una prolongada crisis constitucional que amenazó con convertirse en violencia. Por un breve período, el país tuvo dos primeros ministros declarados al mismo tiempo.

El presidente Maithripala Sirisena despidió al primer ministro , Ranil Wickremesinghe, en octubre pasado. En su lugar, nombró al ex presidente y hombre fuerte Mahinda Rajapaksa. Cuando quedó claro que Rajapaksa no tenía suficientes votos en el Parlamento para convertirlo en primer ministro, Sirisena disolvió el cuerpo.

La crisis de dos meses paralizó el país. Los choques se alternaron entre las calles, donde marcharon miles de simpatizantes de cada lado.