Rusia falsifica motores de origen ucraniano para el avión de combate Yak-130

Internacionales
Lectura

El motor AI-222-25 de diseño ucraniano creado por Ivchenko-Progress SOE, fue el elegido para la propulsión del Yak-130, mientras Rusia poseía la licencia de origen, asistencia y repuestos originales procedentes de Ucrania, pero a partir del 2015, vencida la misma, Rusia decidió falsificar los motores que utiliza el YAK-130, por lo que las naves comenzaron a precipitarse a tierra.

 

 

Los motores aeronáuticos falsificados amenazan la seguridad de la aviación internacional

El avión de entrenamiento de combate Yak-130 fue diseñado por Yakovlev Design Bureau junto con Aermacchi de Italia, y la producción fue lanzada en 2009 por la Irkut Corporation en Rusia, escribe John Buchan*.

Una de las fortalezas del avión fue un motor AI-222-25 de diseño ucraniano creado por Ivchenko-Progress SOE. El motor fue producido posteriormente por el Centro de Producción Científica Salyut de Rusia para la construcción de turbinas de gas, de conformidad con un acuerdo de licencia entre las empresas rusas y ucranianas.

En 2015, cuando el contrato de licencia expiró, Irkut Corporation, el fabricante del Yak-130 debería haber cambiado el sistema de propulsión principal del avión, pero en lugar de eso, la compañía simplemente violó los derechos de autor del diseño ucraniano para el motor y comenzó su propia producción de Repuestos para reemplazar los componentes originales ucranianos.

Al mismo tiempo, los medios de comunicación rusos también comenzaron a filtrar informes que exponían el “exitoso” y completo reemplazo de los componentes ucranianos para los motores Yak-130 por la fábrica Salyut con sede en Moscú.

Pero hubo problemas operacionales con respecto a la confiabilidad de los motores recién copiados. El 16 de septiembre de 2017, un Yak-130 se estrelló cerca del campo de aviación en Borisoglebsk (Región de Voronezh) durante un vuelo de entrenamiento. La tripulación logro expulsarse. Los informes de los medios sugirieron que una posible causa del accidente fue una falla abrupta de los sistemas del motor.

El 12 de abril de 2018, también en Borisoglebsk, un segundo Yak-130 se estrelló. Durante un vuelo de entrenamiento programado, el avión experimentó un mal funcionamiento técnico de una de las unidades. Ambos pilotos resultaron expulsados de la aeronave

El fabricante ruso no solo está violando el acuerdo de licencia para el uso de motores ucranianos, sino que también produce Yak-130 con motores que no se han actualizado y que carecen de la calidad necesaria desde el mantenimiento técnico hasta los estándares exigidos por el original y la oficina de diseño. Esto plantea una amenaza potencial para la seguridad no solo para la propia fuerza aérea de Rusia, sino también para la seguridad de la aviación en todo el mundo.

A pesar de los incidentes informados y los signos de interrogación sobre la confiabilidad de los motores copiados, Rusia ha estado promoviendo los aviones Yak-130 a mercados extranjeros. Solo en 2018, la aeronave se exhibió, por ejemplo, en Indo Defense 2018 (Indonesia), FIDAE 2018 (Chile) y EDEX-2018 (Egipto), entre otras exposiciones internacionales de armas.

Sin embargo, los principales funcionarios de Rusia, incluido el ex viceprimer ministro Dmitry Rogozin, han expresado su descontento con los productores rusos de motores de aviación, diciendo que están rezagados con respecto a sus competidores.

 

El italiano producido por Aermacchi M346.

Los modelos de la competencia para el Yak-130 incluyen el fabricado en China Honhdu L-15 y el italiano Aermacchi M346. Según los expertos en aviación, este último supera al Yak-130 en términos de ligereza y perfil aerodinámico. Se informa que la Fuerza Aérea de los EE. UU. Ahora está revisando la posibilidad de comprar el Aermacchi M346.

Los chinos fabricaron el Honhdu L-15.

*John Buchan es un colaborador invitado del Informe político de la UE sobre temas de defensa.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS