Tras el encuentro entre Jair Bolsonaro y George W.Bush, la Argentina es tema del gabinete en Brasil

Internacionales
Lectura

Si la buena química que mantuvieron Jair Bolsonaro y Mauricio Macri durante su primer encuentro en Brasilia, el 16 de enero pasado, abrió el camino a una relación personal entre ambos,

la situación política y económica local de los últimos tiempos se ha colado en el gabinete brasileño: hasta dónde el presidente de Brasil debe inmiscuirse en asuntos de política interna de otros países.

Pues si bien Bolsonaro, que se verá con Macri el 6 de junio en Buenos Aires, dice atenerse a la visión del ala militar de su gobierno y a la de su propio vicepresidente, Hamilton Mourao -con los que tiene fuertes diferencias- de que no lo hará, para el caso de Argentina, el mandatario de Brasil ha tomado un elocuente posición a favor de la gestión Cambiemos y de su líder advirtiendo en las últimas semanas contra una eventual vuelta al poder de Cristina Fernández de Kirchner. Si ello ocurre ha dicho varias veces, Argentina será otra Venezuela, y ha llegado a decir que le pide a Dios que la senadora de Unidad Ciudadana no vuelva a ser presidente.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Y el miércoles llevó el mismo tema a los Estados Unidos. "Nosotros sabemos de las dificultades que hay para que Venezuela vuelva a la normalidad pero más importante que hacer un gol es evitar otro en contra, que sería que Argentina quede de vuelta en manos de Kirchner", comentó el presidente vecino desde Dallas, Texas, adonde recibirá un premio de la Cámara de Comercio Brasil-Estados Unidos y se verá con empresas petroleras.

Allí es donde estuvo con George W. Bush, de donde salió diciendo que fue una entrevista "saludable y productiva" en la que hablaron de Argentina y Venezuela "Yo no soy vidente pero por su semblante entendí que él (Bush) está preocupado no sólo con Venezuela sino también con la cuestión de Argentina", afirmó.

Bolsonaro habla con las encuestas en mano y sabe de su equipo de asesores que las encuestas no le dan bien a Macri, y que está debajo del potencial electoral de Cristina K.

Cuánto inmiscuirse o no en la política argentina es uno de los temas en el gabinete brasileño. Pero Bolsonaro ha dado orden de ir a fondo en la relación con Argentina, y mantiene un diálogo permanente con Macri, el último tuvo lugar por teléfono el martes 14. Este jueves llegó al país su hijo diputado, Eduardo Bolsonaro, quien es tratado con altos honores por el Congreso, y no se descarta que lo salude Macri.

Bolsonaro deberá venir dos veces porque además de su visita de junio, tiene cumbre del Mercosur en Santa Fe, en el mes de julio. Entre tanto se suceden una serie de actividades que cobraron impulso en los últimos meses.

Este jueves el embajador Sergio Danese y el presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales Adalberto Giavarini abrieron con el secretario de Energía Gustavo Lopetegui y el presidente de YPF, Miguel Angel Gutierrez, abrieron el seminario sobre energía que intenta demostrar los beneficios de la integración en esa área -con el yacimiento de Vaca Muerta en el centro del debate-, y que de hecho será parte de la visita de Bolsonaro.

Y el 30, llegará al país el ministro de Política y Seguridad Pública de Brasil, el famoso juez Sergio Moro, para encontrarse con la ministra Patricia Bullrich, y otros funcionarios.