La guerra interna en el gobierno de Italia complica al ultraderechista Matteo Salvini

Internacionales
Lectura

A una semana de las elecciones europeas se le ha complicado el panorama al líder de la ultraderecha del gobierno populista italiano, Matteo Salvini, de 46 años. Está peleando a la

defensiva, una situación que detesta porque es el estilo macho (se lo dicen en español) el que practica, atacando agresivamente a sus adversarios. Se siente aislado y cree que hay una conspiración hostil que se extiende a los centros de poder europeos, políticos y financieros.

Su peor enemigo es su socio, el Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio, 32 años, en la alianza populista que desde hace casi un año gobierna con la mayoría absoluta en el Parlamento y en los votos populares, que lucha por salir de entre las cuerdas adonde hasta hace poco se agitaba perdedor, ante la expansión continua del liderazgo de Salvini.

Los 5 Estrellas son los que están ahora a la ofensiva, para descontar las pérdidas de popularidad que señalan los sondeos electorales, junto con el crecimiento de Salvini. La Liga ha trepado de menos del 18% de las elecciones generales de marzo de 2018 a un 30-32%, mientras que el partido de Di Maio cayó del 32,4% al 22%. Este enigma se resolverá el domingo próximo cuando los resultados europeos revelen como están los equilibrios actuales italianos.

Luigi de Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas y también vicepremier de Italia, se acerca ahora a los liberales europeos. /EFE

Luigi de Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas y también vicepremier de Italia, se acerca ahora a los liberales europeos. /EFE

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pero la relación de fuerzas es solo una parte del problema. La hegemonía de Salvini, ministro del Interior agrandado y vicepremier, se construyó en el poder con el ataque continuo a los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo desde el norte Africa, a los que hasta con brutalidad les ha cerrado los puertos,

Con el repetido eslogan “Primero los italianos” que ha causado un inédito brote de racismo y xenofobia en amplios sectores populares, el líder ultraderechista italiano construyó la imagen de un “capo popolo” inflexible. De allí la calificación de “Hombre Fuerte” y “Capitán”, como también lo llaman los grupos neofascistas y de militantes de la Liga que lo consideran un bravo caudillo.

En los últimos dos meses el crecimiento de Salvini, que parecía irresistible, ha mermado, después de que Di Maio (también vicepremier y ministro de Trabajo y Desarrollo) decidió pasar al ataque para no morir desgastado

Los 5 Estrellas difundieron por los cuatro costados varios escándalos de corrupción que han estallado, en el que aparecen figuras de primer plano de la Liga, como el subsecretario Armando Siri, echado de gobierno con la oposición impotente de Salvini, por el primer ministro Giuseppe Conte, que juega del lado de los populistas de Luigi Di Maio. Siri fue acusado de aceptar coimas y estar indirectamente vinculado a un personaje mafioso.

Hubo otros casos y hace dos días estalló otro escándalo grave. En Legnano, una ciudad del norte considerada bastión inexpugnable de la Liga, la justicia descubrió una red de corrupción que ocupa los titulares de la prensa.

Matteo Salvini y Luigi Di Maio ya no se hablan entre ellos y están en desacuerdo en todo. Salvini acaba de conmover a los sectores financieros al afirmar que está dispuesto “a perforar el 3%” del déficit máximo establecido por el Tratado de Maastrich, que regula las obligaciones de los 28 países miembros de la Unión Europea. En setiembre los carbones ardientes de la economía en crisis serán avivados por la exigencia de la Unión Europea a Italia de que realice ya este año una maniobra para enjugar el crecimiento del déficit en otros tres mil millones de euros. Y la ley del presupuesto de 2020 obligará a sacar de algún lado otros 30 mil millones de euros. De ellos 23 mil millones servirán para evitar un aumento del IVA que aplastaría aún más los consumos.

Europa no ha salido aún de las crisis económica mundial de 2008 y algunas economías están a ras del suelo. La peor es la italiana, pero también Alemania y Bélgica avanzan a un ritmo inferior al 1%. En Italia lo más grave es la magnitud de la deuda pública, que entre 2020 y 2021 amenaza crecer al 135%.

La guerra extrema entre los dos socios populistas ha producido una novedad que hace sentir aislado a Salvini. El Movimiento 5 Estrellas, un crítico implacable de la burocracia de Bruselas y de la política de la austeridad liderada por Alemania, se ha destapado en favor de los países antisoberanistas. En la vereda de enfrente de Salvini, Di Maio avisó: "No votaremos ningún aumento del déficit italiano”.

Los 5 Estrellas, que han recuperado una parte de su público de izquierda y antifasista, aparecen ahora cercanos al bloque europeista, liderado por el Partido Popular Europeo (PPE). Luigi Di Maio no ahorra elogios a la primera ministra alemana, Angela Merkel. También se ha acercado a los socialdemócratas de la Internacional Socialista, el segundo partido que ha gobernado con el PPE durante décadas a la Unión Europea.

El bloque mayoritario ampliado que resiste el ímpetu de los nacionalistas soberanistas se refuerza con los liberal democráticos y los verdes. El nuevo terreno de los 5 Estrellas ha sido arado rápidamente y para Matteo Salviini el resultado puede significar el fracaso de sus planes para liderar a la ultraderecha que pretende negociar en el futuro desde posiciones de fuerza un mayor poder concreto en la Unión Europea.

​Roma. corresponsal.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS