Austria: se rompe el gobierno entre la derecha y los ultranacionalistas

Internacionales
Lectura

Un video con cámara oculta. Un escándalo de corrupción. Elecciones anticipadas. Ruptura de la alianza de Gobierno. Esa ha sido la vertiginosa sucesión de acontecimientos desde el viernes en la crisis

política que vive Austria y que este lunes ha sumado un nuevo capítulo con el abandono de los ultras de la coalición con el PP austríaco (ÖVP).

Si hace 17 meses los dos partidos prometieron un nuevo estilo de hacer política, alejado de los conflictos internos que durante años lastraron las sucesivas grandes coaliciones entre conservadores y socialdemócratas, se confirmó que ese experimento está, de momento, acabado. Los cinco ministros del ultranacionalista FPÖ anunciaron su salida de la coalición con el ÖVP, en protesta por la destitución del responsable de Interior, el controvertido Herbert Kickl, del ala más derechista del partido.

La marcha de Kickl era la condición que el líder popular y canciller, Sebastian Kurz, había puesto para mantener la coalición, después de que el pasado viernes se filtrara un vídeo en el que el ya ex jefe del FPÖ, Heinz-Christian Strache, se mostraba dispuesto a dar contratos públicos a cambio de financiación ilegal. Strache, que calificó la filtración como un “atentado político” y al mismo tiempo producto de un borrachera, aseguró el sábado que no había hecho nada ilegal, pidió disculpas y presentó su renuncia como jefe del partido y vicecanciller.

Al anunciar este lunes que iba a pedir su destitución, Kurz aseguró que si Kickl hubiera seguido ese ejemplo, habría contribuido a que se realizara una investigación imparcial y sin sombra de intervención sobre el contenido del vídeo. El canciller, que ha defendido desde el estallido de la crisis una y otra vez la gestión y las reformas puestas en marcha por la coalición, sí tuvo que reconocer que el video ha provocado una pérdida de confianza en la política y ha dañado a todo el Gobierno.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pocos minutos después del anuncio de Kurz, el FPÖ anunció no sólo que retiraba a sus ministros -Interior, Defensa, Exteriores, Sanidad e Infraestructuras-, sino que no descarta apoyar una moción de censura contra el canciller.

Poco antes, Kickl había acusado a Kurz de tener una “borrachera de poder” por querer arrebatarle la cartera de Interior, que según sus seguidores ha llevado con el mayor de los éxitos. Esta guerra abierta entre los dos socios de coalición ha roto la hasta ahora aparente concordia entre ambos partidos, que cerraron en diciembre de 2017 un pacto de Gobierno en el que la lucha contra la inmigración era un pilar esencial. Ni las declaraciones xenófobas y antisemitas de varios dirigentes del FPÖ, ni los vínculos del partido o sus miembros con grupos supremacistas blancos o neonazis, ni el hecho de que Kickl haya dicho que muchos servicios secretos occidentales no se fíen ya de Austria, habían logrado romperla.

La coalición entre ÖVP y FPÖ estalla a contados días de las elecciones europeas de este fin de semana, y en medio de un fuerte debate sobre si los partidos conservadores del continente deben o no pactar con la extrema derecha populista. El Partido Popular Europeo (PPE) ha insistido en rechazar esa colaboración de cara a unos comicios europeos de los que las encuestas prevén que los partidos ultras saldrán muy fortalecidos.

De hecho, el FPÖ se ha unido a la alianza que promueve el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, y en la que participa también la francesa Marine Le Pen. Pero, más allá de la cita electoral europea, los partidos austríacos tienen ya la vista y el discurso puestos en las elecciones anticipadas anunciadas por Kurz para septiembre. El canciller ha dicho ya que sólo su partido puede asegurar la estabilidad, aspirando a la mayoría absoluta con el argumento de que ni los ultras ni los socialdemócratas pueden ser socios de Gobierno.

PB

Fuente: EFE y AFP

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS