EE.UU. posterga por tres meses las sanciones a Huawei, el gigante chino de telecomunicaciones

Internacionales
Lectura

La guerra comercial desatada entre EE.UU. y China ingresó en las últimas horas en una nueva senda. La disputa, que había recrudecido en las últimas semanas con nuevas rondas

de aranceles por 300.000 y 60.000 millones de dólares, respectivamente, se derrama ahora sobre la industria tecnológica y coloca a Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones, en el ojo de la tormenta. Este lunes, la Casa Blanca anunció que había decidido postergar hasta mediados de agosto las sanciones que impuso la semana pasada a la compañía.

El nuevo curso de la batalla se insinuó el fin de la última semana, cuando Donald Trump prohibió a las compañías estadounidenses hacer negocios con empresas extranjeras que supuestamente intentan espiar al país. Trump acusa a Huawei de espionaje a favor del gobierno de Beijing sin que hasta ahora haya mostrado una sola prueba de los cargos.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El domingo se supo, gracias a una información de la agencia Reuters, que Google había decidido dejar de vender componentes y programas de software a Huawei, la segunda fabricante global de smartphones detrás de la coreana Samsung.

Este lunes, la agencia Bloomberg indicó que al corte de suministros de Google le siguen los de otras tecnológicas estadounidenses como Intel -que fabrica los microprocesadores- Qualcomm, Xilinx Inc y Broadcom. Con lo que la presión sobre el conglomerado chino no deja de crecer, lo que introduce un escenario de imprevisibles consecuencias.

Usuarios. Un joven chino manipula su celular ante un negocio de Huawei en Beijing (Reuters).

Usuarios. Un joven chino manipula su celular ante un negocio de Huawei en Beijing (Reuters).

Es justamente esta última posibilidad -a juicio de varios analistas- lo que llevó al Departamento de Comercio a posponer por 90 días las sanciones para que Huawei y sus socios tengan tiempo “para mantener y respaldar las redes y equipos existentes y actualmente en pleno funcionamiento, incluidas las actualizaciones de software”, según afirma un documento del organismo federal.

El veto de Google a Huawei deja a los dispositivos del fabricante asiático sin actualizaciones de servicios tan importantes como los de Android (salvo su versión libre) o Gmail. Y sume en la perplejidad a millones de usuarios en el planeta sobre qué pasará con sus aparatos.

En concreto, la Casa Blanca acusa al gigante chino de robo de tecnología, de vender productos a Irán (cosa vetada por Washington) y de tener vínculos con el gobierno chino que la tornan una “amenaza a la seguridad nacional”. Esas son las razones que dio Trump. Pero en el fondo hay otros elementos de peso.

Nada como el fuerte crecimiento de Huawei encarna el desafío de China a las potencias económicas occidentales. Fundada hace 30 años, la firma se ha convertido en el primer fabricante de productos tecnológicos del mundo y en el segundo mayor vendedor de teléfonos móviles, solo superado por Samsung. Pero además la firma es líder en el desarrollo de las redes 5G, la vía de comunicación del futuro, cuyo trono también se encuentra en el fondo de esta batalla. En el fondo, la cuestión es por la supremacía tecnológica.

Ante el anuncio de Google, la firma china reaccionó buscando dar tranquilidad a sus usuarios. Indicó que garantizará las actualizaciones de seguridad y los servicios posventa a los móviles ya vendidos o en almacenamiento. Además, el gigante de Shenzhen ya venía avisando de que se preparaba para un posible corte de suministros y llevaba tiempo desarrollando sus propios chips y sistema operativo. Desde la política, Beijing reclamó a Huawei que “defienda sus derechos y dé la batalla legal” contra la decisión de Trump.

Fuentes: agencias AFP, EFE y AP