La Corte de Brasil analizará si libera a Lula da Silva tras las denuncias sobre la polémica actuación del ex juez Sergio Moro

Internacionales
Lectura

Jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, la máxima corte del país, aceleraron este martes el tratamiento de un caso que podría dejar en libertad a Luiz Inácio

Lula da Silva y a otros miles de presos, un día después de la difusión de supuestas conversaciones que levantaron dudas sobre la imparcialidad del juez que condenó al ex mandatario, el actual ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, y el jefe de los fiscales que lo acusó por corrupción y lavado de dinero.

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Ricardo Lewandowski votó para que sean anuladas todas las detenciones llevadas a cabo tras condenas judiciales en segunda instancia –como la de Lula-, y luego sus colegas de la segunda sala de la más alta corte del país decidieron llevar, aún sin fecha definida, ese proceso al plenario del cuerpo, que se encuentra dividido por sus posturas críticas y a favor de la megaoperación anticorrupción conocida como Lava Jato.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Además, el 25 de junio sería tratada también en el STF una apelación de la defensa de Lula hecha en el 2018 que busca que Moro sea declarado como un juez no apto para juzgar al ex presidente por supuesta imparcialidad.

Esa posición ganó alguna fuerza tras la divulgación por el sitio The Intercept Brasil de conversaciones atribuidas al ahora ministro Moro con el jefe de los fiscales de la Operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, que sugirieron que los acusadores en la megacausa anticorrupción que llevó a la cárcel a Lula y cambió el mapa político de Brasil actuaron en forma coordinada con el juez del caso.

El ex juez Sergio Moro, ahora ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro, en el centro de las miradas. /AP

El ex juez Sergio Moro, ahora ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro, en el centro de las miradas. /AP

“Se estima que existen en el país entre 100.000 y 150.000 presos condenados en segunda instancia. Y existe una inacción del Superior Tribunal de Justicia (STJ, corte de asuntos no constitucionales) para juzgar a Lula en tercera instancia. Lula ya podría haber sido juzgado, pero esa inacción lo impidió”, dijo una fuente del STF a Clarín. “Las conversaciones mostradas por The Intercept aceleraron el tratamiento de esta causa”, aseguró.

La Constitución de Brasil establece en su artículo V que una persona no puede ser considerada culpable hasta que la sentencia penal condenatoria recorra todas las instancias judiciales. El ministro Moro propuso este año, dentro de un paquete de leyes presentado al Congreso que busca reducir la violencia y el delito en el país, que se asegure la ejecución provisoria de condenas penales tras juicios en segunda instancia.

El tratamiento de la causa en el STF venía siendo postergado por disidencias entre los jueces del tribunal. La fuente de la corte, que pidió el anonimato, dijo que Lula preferiría ser liberado por una decisión que reconozca a Moro como un juez imparcial ya que, en ese caso, no debería usar tobillera electrónica para monitoreo.

En la sesión del STF, uno de los jueces críticos de procedimientos del Lava Jato, Gilmar Mendes, señaló que a partir de la divulgación de las conversaciones hechas por The Intercept Brasil se debate entre juristas del país el hecho de que filtraciones divulgadas y obtenidas de forma ilegal “no necesariamente” anulan pruebas que puedan ser producidas por esas revelaciones.

El presidente Jair Bolsonaro, en tanto, conversó brevemente con Moro en la residencia oficial de la Alvorada, ubicada a orillas del Lago Paranoá en una de las zonas más elegantes de Brasilia, y luego ambos llegaron juntos en lancha a un acto en el que militares homenajearon al ex magistrado.

El respaldo dado por el mandatario a uno de sus ministros más populares se extendió entre gobernadores aliados del Palacio del Planalto, la futurista sede del Poder Ejecutivo de Brasil, y al Congreso, donde legisladores oficialistas hicieron pedidos de investigación por las supuestas invasiones a teléfonos denunciadas por Moro y Dallagnol. Parlamentarios también presentaron proyectos de ley para elevar las penas en caso de ataques cibernéticos a celulares.

La denunciada invasión a los celulares de funcionarios judiciales ya está bajo investigación de la Policía Federal, dijo el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública. Su titular, en tanto, concurrirá como invitado al Senado la próxima semana para conversar sobre “las noticias ampliamente divulgadas en la prensa sobre la Operación Lava Jato”, dijo el líder oficialista en el Senado Fernando Bezerra Coelho, quien consideró esa reunión como una oportunidad para que Moro “demuestre la lisura y corrección con las que actuó como juez”.

En el Congreso, los presidentes de ambas cámaras, Rodrigo Maia en Diputados, y Davi Alcolumbre, en el Senado, ambos del partido de centro-derecha Demócratas, actuaron para evitar que la turbulencia que provocó la difusión de las conversaciones atribuidas a Moro y Dallagnol provoque atrasos en el tratamiento de la reforma de pensiones, que busca reducir los altos costos del sistema jubilatorio brasileño que erosionan la salud fiscal del país.

El mercado financiero local reaccionó bien a esos movimientos. Ayudado por un contexto internacional favorable, el real se valorizó a 3,86 unidades por dólar y la bolsa de Sao Paulo avanzó un fuerte 1,53% a 98.600 puntos.

“El Índice Bovespa está muy cerca del récord histórico y lo puede alcanzar esta semana, amparado por la mejora del escenario externo y por la perspectiva de avances en el cronograma de la reforma de pensiones en la Cámara de Diputados”, comentó el economista-jefe de Nova Futura Investimentos, Pedro Paulo Silveira.

Brasilia, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS