Batalla campal en Hong Kong: miles de personas se enfrentaron contra la policía

Internacionales
Lectura

Balas de goma, gases lacrimógenos y porras contra piedras, barras de metal, adoquines y botellas de agua. Una batalla campal estalló este miércoles en Hong Kong en los alrededores del

parlamento local, donde miles de manifestantes protestaban contra una ley de extradición a China continental, y la policía terminó desalojándolos de manera violenta.

Los enfrentamientos fueron severos y empezaron poco después de las 3 de la tarde, hora límite que los manifestantes habían dado al gobierno para abandonar el polémico proyecto de ley, que prevé enviar a los detenidos en Hong Kong al continente para ser procesados allá bajo estrictas reglas del régimen. Se teme que la ley termine siendo un instrumento de persecución política.

Un manifestante desafía a las fuerzas de seguridad con un paraguas en la mano, en Hong Kong. /AP

Un manifestante desafía a las fuerzas de seguridad con un paraguas en la mano, en Hong Kong. /AP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Las filas de la policía antidisturbios fueron rápidamente superadas por los manifestantes, muchos de ellos con máscaras, cascos o gafas protectoras.

A última hora de la mañana, con la multitud en aumento y las calles principales bloqueadas por manifestantes, los representantes del Consejo Legislativo habían anunciado que retrasaban la segunda lectura del proyecto de ley "a una fecha posterior".

"Llamo a los ciudadanos que se han concentrado a la moderación, a dispersarse pacíficamente y a no desafiar la ley", había pedido en vano Matthew Cheung, secretario en jefe del gobierno, en un video difundido en las redes sociales.

Decenas de miles de personas ocuparon las vías, obstruyendo el tráfico, en una táctica parecida a la de los manifestantes de 2014 durante el "Movimiento de los paraguas", que exigía la elección del Jefe del Ejecutivo por sufragio universal y que bloqueó intersecciones durante más de dos meses.

Miles de personas salieron a protestar en Hong Kong./ AP

Miles de personas salieron a protestar en Hong Kong./ AP

Una vez vencido el plazo dado por los manifestantes, éstos irrumpieron en la explanada del LegCo en un intento de entrar en el edificio, lanzando objetos a la policía antidisturbios, entre ellos barras metálicas. La policía respondió cargando contra los manifestantes, que se escudaban en paraguas.

Los manifestantes se defendieron con barreras metálicas y algunos incluso arrancaron adoquines de las veredas. Pero muchos también se defendieron con botellas de agua y se escudaron detrás de paraguas. Finalmente, se vieron forzados a abandonar el lugar después de que la policía empleara métodos antidisturbios.

Heridos

Fotos publicadas por el diario South China Morning Post mostraron a manifestantes cerca del parlamento, haciendo acopio de ladrillos y baldosas de las veredas, mientras la policía desplegaba una bandera que instaba: "dispérsense o disparamos", amenaza que finalmente se hizo realidad causando varios heridos, según el diario.

Los enfrentamientos dejaron 22 heridos, entre ellos el conductor de un coche que con una herida en la cabeza que ha sido trasladado inconsciente al Hospital Queen Mary. "No hemos tenido más opción que usar las armas para cesar estas protestas ", dijo el comisario, Stephen Lo Wai.

Los manifestantes ayudan a un herido. /AP

Los manifestantes ayudan a un herido. /AP

"Esto es ahora una revuelta (...) Urgimos a la gente a no hacer nada que puedan lamentar el resto de sus vidas", advirtió.

Con todo, una parte de los manifestantes continúan ocupando plazas y calles adyacentes.

La excolonia británica, un importante centro financiero internacional, acogió el domingo la mayor manifestación ocurrida en ese territorio desde su devolución a China en 1997. Más de un millón de personas salieron a las calles, según los organizadores, para exigir a las autoridades que renuncien al proyecto de ley.

Sin embargo, la primera ministra hongkonesa, Carrie Lam, se negó a retirarlo, y advirtió a la oposición en contra de cualquier "acción radical".

"La única cosa responsable ahora es que Carrie Lam retire ese proyecto, o al menos que lo ponga en un cajón para resolver la crisis", declaró el diputado demócrata Fernando Cheung.

"Si intenta aprobarlo a toda costa, si ordena a la policía reprimir, temo (...) que corra sangre", agregó.

El texto ha provocado las críticas de los países occidentales y las protestas de los hongkoneses que temen caer en manos de un sistema de justicia chino opaco y politizado, y creen que esta reforma perjudicará la imagen internacional y el atractivo de la ciudad semiautónoma.

Un país, dos sistemas

Policías antidisturbios se cruzan con un manifestante. / AP

Policías antidisturbios se cruzan con un manifestante. / AP

En virtud del acuerdo de 1984 entre Londres y Beijing que rigió en su retrocesión, en 1997, Hong Kong goza de una semiautonomía y de libertades que no existen en la China continental. En teoría, esta situación debería prolongarse hasta 2047.

Sin embargo, desde hace cerca de una década, en la excolonia británica se vive una fuerte agitación política por la preocupación que despierta la creciente injerencia de Beijing en sus asuntos internos, y por la sensación de que el acuerdo de retrocesión y el famoso principio de "Un país, dos sistemas" no se estén respetando.

Más de un centenar de empresas y comercios hongkoneses anunciaron que este miércoles cerrarían sus puertas para protestar contra el proyecto de ley.

La protesta tuvo que lidiar con la lluvia en Hong Kong. / Bloomberg

La protesta tuvo que lidiar con la lluvia en Hong Kong. / Bloomberg

Los principales sindicatos estudiantiles llamaron al boicot de los cursos para que los alumnos participaran en la protesta.

Más de 1.600 empleados de compañías aéreas firmaron una petición para que su sindicato se adhiriera a la huelga. Un sindicato de conductores de autobús invitó a los choferes a conducir lentamente para expresar su apoyo a los manifestantes.

Profesores, enfermeros y trabajadores sociales también indicaron que harían huelga.

El proyecto de ley contempla la extradición a todas las jurisdicciones con las que no existe un acuerdo bilateral, incluida China continental.

La votación final del texto está prevista el 20 de junio.

Las autoridades afirman que esta ley llenará un vacío legal y hará que la ciudad ya no sea un refugio seguro para algunos criminales. Garantizan la existencia de salvaguardias para asegurar que cumpla con las normas internacionales de derechos humanos y que no se dirija a los opositores políticos de China.

Pero tras años de tensiones políticas en la antigua colonia británica, muchos hongkoneses ya no creen en las promesas de su Ejecutivo, que está alineado con Beijing, y sospechan de las intenciones del gobierno chino, especialmente bajo Xi Jinping.

Fuente: AFP, DPA Y EFE