El ex vicepresidente catalán que desde la cárcel escribe cuentos a sus hijos

Internacionales
Lectura

“Soy fundamentalmente padre de familia y profesor. Mi dedicación a la política es tardía y ha nacido, como mi vocación docente, de la voluntad de ser útil”, dijo Oriol Junqueras, el

ex vicepresidente catalán, en su declaración final ante el Tribunal Supremo de España, donde este miércoles concluyó el juicio a 12 líderes separatistas por su fracasado intento de declarar la independencia de Cataluña en 2017.

Desde que Junqueras no está en su casa, en el estudio hay una foto suya pegada en el vidrio. Junto a la fotografía, una hoja sobre la que él dibujó el paisaje que se ve desde esa ventana de Sant Vicenç dels Horts, una comuna de menos de 30 mil habitantes a 16 kilómetros de Barcelona, donde viven los Junqueras. Lluc y Joana -que pasaron el último cumpleaños, de 6 y 3, sin papá en casa para festejar- tienen una cita diaria allí, ante la foto de su padre: dibujar por dónde y a qué hora sale el sol todos los días.

La portada del libro que el líder catalán Oriol Junqueras escribió para sus hijos, Lluc y Joana. /CEZARO DE LUCA

La portada del libro que el líder catalán Oriol Junqueras escribió para sus hijos, Lluc y Joana. /CEZARO DE LUCA

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“De ese modo comprenden que las jornadas son más largas en verano y más cortas en invierno”, le había explicado Oriol Junqueras, papá de Lluc y de Joana, a Clarín a través del intercomunicador empotrado en la pared vidriada de la sala de visitas del penal en el que esperaba ser trasladado para el juicio que acaba de quedar listo para sentencia.

Junqueras está preso, como medida cautelar, desde el 2 de noviembre de 2017, luego de haber hecho todo lo posible por declarar y hacer efectiva la independencia de Cataluña.

Antes del juicio, prefería hablar de los viajes que sueña hacer con sus hijos cuando salga en libertad: “Roma, Venecia, Bologna”.

Hasta seis días antes de su detención, era el vicepresidente de la Generalitat y ministro de Economía de Cataluña, la autonomía en la que una parte de su sociedad sueña con separarse de España y convertirse en una república soberana.

Junqueras y el presidente catalán de entonces, Carles Puigdemont, llevaron adelante un referéndum de autodeterminación -desprolijo, pero con el resultado positivo que buscaban- que el Tribunal Constitucional español declaró ilegal. Semanas después, votaron en el Parlamento la declaración unilateral de independencia que duró un suspiro: el gobierno nacional, que presidía Mariano Rajoy, los destituyó e intervino Cataluña.

Puigdemont huyó de España y se refugió en Bélgica. Junqueras prefirió quedarse en casa y marchar preso. Desde entonces, Oriol Junqueras dedica, a diario, horas a escribirles a sus hijos.

Les cuenta por escrito, les dibuja, les propone experimentos a la distancia. “En un relato les enseño cómo hacer llover en la cocina, o qué sucede si cubren una vela con un vaso. En otro les hablo del origen del universo, de un río chino y hasta del puente más alto del mundo, que está en un pueblo francés cuyo escudo lleva los colores del nuestro, el catalán”, contaba el hombre, de 49 años, con la mirada encendida y entusiasmado, mientras ofrecía a través del delgado buzón que separaba su encierro de la libertad -y por el que no pasaba ni un dedo meñique- un librito amarillo.

Junquera también ilustra los relatos que escribe para sus hijos de 6 y 3 años. /CEZARO DE LUCA

Junquera también ilustra los relatos que escribe para sus hijos de 6 y 3 años. /CEZARO DE LUCA

Se llama "Estimats Lluc i Joana. Contes des de la presó" (Queridos Lluc y Joana. Cuentos desde la prisión), está escrito en catalán y reúne algunos de esos relatos que la revista Sàpiens, especializada en temas históricos y con la que Junqueras colabora, editó y regaló con su edición de diciembre.

“No hay referencias políticas. Es de amor a sus hijos”, dice Jordi Creus, editor de Sàpiens, quien recibió entre 100 y 200 relatos escritos por Junqueras.

“Tal vez vuestro padre no podrá ver cómo aprendéis a leer o escribir. Pero aprenderéis junto a mucha gente que amorosamente compensará esta ausencia. De tal manera que, Lluc y Joana, un día podréis leer esta carta, que vuestro padre os escribe ahora, después de haber estado con vosotros dos horas. Sólo dos horas”, pone por escrito Junqueras, quien pasa apenas 120 minutos al mes con sus hijos.

Sàpiens editó 30 mil ejemplares y está planeando una edición más completa. Junqueras quisiera que su libro se publicara en Italia -donde él vivió- y en Argentina. “No me interesa el dinero sino que llegue, que circule”, dijo.

“Aunque ahora parezca que un océano separe nuestra playas, un día me veráis volver sobre un puente de historias y cuentos que os habré contado -dice el poema final que Junqueras escribió en italiano-. Entonces, Lluc y Joana, una infinidad de abrazos consolará la larga ausencia y nuestras almas, ahora ya muy fuertes, no permitirán que ninguna pequeñez les robe la sonrisa.”

Barcelona. Enviada especial

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS