El ex juez Sergio Moro cuestiona la validez de nuevas escuchas que lo comprometen

Internacionales
Lectura

El ministro da Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Sergio Moro, dijo el sábado que “no reconoce la autenticidad” y no comentará supuestos mensajes obtenidos a través de la

invasión delictiva a teléfonos celulares de autoridades públicas, luego que el sitio The Intercept, crítico del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, publicara nuevos chats atribuidos al ex juez que sugieren que fue imparcial al juzgar y condenar al ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Los mensajes “pueden haber sido adulterados y editados”, dijo Moro, quien reiteró que el supuesto material obtenido por el sitio a través de una fuente anónima “sea presentado a una autoridad independiente para que su integridad sea certificada”.

Los nuevos chats, publicados en la noche del viernes y que datarían de 2017, antes de la primera condena al ex presidente, por corrupción y lavado de dinero, indican que Moro habría orientado a fiscales del Lava Jato, como se conoce a la mayor operación anticorrupción de la historia de Brasil, sobre cómo contestar argumentos de Lula y su defensa luego de una declaración en el juicio hecha por el ahora detenido ex mandatario.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Se trata de la segunda divulgación de chats presuntamente obtenidos por hackers que invadieron la aplicación Telegram instalada en celulares de jueces y fiscales, según la denuncia del Ministerio de Justicia y del Ministerio Público Fiscal de Paraná, el sureño estado de Brasil en el que trabajan los fiscales que acusaron al ex presidente.

Los nuevos chats reproducen supuestos diálogos entre Moro y fiscales sobre la necesidad de rebatir afirmaciones y exponer públicamente, a través de una nota de prensa, “contradicciones” del ex mandatario en la declaración en el juicio y “el show” montado por su defensa. El Ministerio Público Fiscal de Curitiba publicó un comunicado al día siguiente de ocurrida la hipotética conversación.

En una fuerte señal de apoyo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue a ver a Flamengo acompañado del ex juez Sergio Moro, el miércoles. /Web

En una fuerte señal de apoyo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue a ver a Flamengo acompañado del ex juez Sergio Moro, el miércoles. /Web

Las publicaciones de The Intercept dieron fuerza a argumentos de la defensa del ex presidente, que afirma que Lula no fue sometido a un juicio imparcial y que no existe la separación entre la acusación y el juez que las leyes brasileñas garantizan a los acusados.

Un juez del Supremo Tribunal Federal (STF), máxima corte del país, Ricardo Lewandowski, criticado por fiscales del Lava jato en supuestos mensajes divulgados por The Intercept, dijo citado por Folha de Sao Paulo que la relación que deben mantener jueces y fiscales “está bien fundamentada en el artículo octavo del Código de Ética de la Magistratura. Es sólo mirar y buscar entender”.

Ese artículo establece reglas para la imparcialidad de los magistrados, entre ellas mantener una distancia equivalente de las partes y evitar comportamientos que puedan reflejar favoritismo o prejuicios.

Lewandowski, sin embargo, no se refirió explícitamente a los chats atribuidos a Moro porque, explicó, la Ley de la Magistratura veda que un juez se manifieste sobre temas que puede analizar en el futuro. El STF debe tratar un recurso de la defensa de Lula, que alega supuesta imparcialidad de Moro, quien a su vez afirma que se basó en pruebas robustas y concluyentes.

Los chats divulgados también envalentonaron a enemigos del ex juez y los fiscales del Lava Jato en el Congreso, que el gobierno de Bolsonaro identifica con la “vieja política” de Brasil, constituida por políticos que tuvieron un gran protagonismo en los gobiernos civiles que siguieron a la redemocratización del país, en la década de 1980.

Moro “debe entregar sus celulares, los de los fiscales y pedir licencia”, dijo a través de Twitter el senador Renan Calheiros, del centrista Movimiento Democrático Brasileño (MDB), un hábil político que fue investigado por el Lava Jato, aliado de prácticamente todos los gobiernos desde 1990 y un enemigo de figuras emblemáticas de la operación.

Es justamente en este sector de la política, con fuerte presencia en el Congreso, además del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, en el que están los enemigos más encarnizados del Lava Jato y de Moro. De hecho, líderes parlamentarios de varios partidos centristas aliados de todos los gobiernos previos al de Bolsonaro planean estrategias para desgastar al ministro de Justicia.

Entre ellas se encuentran la agitada posibilidad de aprobar normas que penalicen “abusos de autoridades” y cambiar la ley de delaciones del 2013, a la que ven como un arma usada contra políticos. De hecho, el proyecto de ley contra “el abuso de autoridad” prevé dos años de cárcel para autoridades que actúen “con la finalidad específica de perjudicar” a un tercero.

Bolsonaro y ministros de peso en el gobierno hicieron una contundente defensa de la actuación de Moro como juez. El mandatario dijo que lo que hizo el ahora ministro, el más popular de los integrantes de su gabinete, exhibió “las vísceras del poder en lo que respecta a la corrupción" al destapar un esquema de multimillonarios desvíos de dinero desde empresas estatales a grupos privados y al financiamiento político.

Esas revelaciones también fueron fundamentales para el repudio de la población a partidos políticos adicionales, barridos del mapa en la última elección, en la que se impuso el capitán retirado del Ejército postulado por una minúscula agrupación.

Altos funcionarios del gobierno, como el ministro jefe de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni, dijeron que la filtración de los mensajes es “un intento de la izquierda por construir un relato para sacar a Lula de la cárcel”.

Brasilia, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...