Los riesgos de que Irán reinicie el desarrollo de armas atómicas

Internacionales
Lectura

Las circunstancias que involucran al Golfo Pérsico como el incidente en el Golfo de Omán, tienen una variedad de aristas sensibles de distinta naturaleza. Una de ellas está relacionada con los

riesgos de que Irán reinicie en un futuro el alcance militar del programa nuclear.

El Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) acordado en el 2015 ha sido un paso en la dirección correcta pero lamentablemente insuficiente al mantener intacta la matriz de producción de material fisionable. También incompleto por no incluir limitaciones a la enorme capacidad misilística adquirida. Ambas cuestiones generan una razonable inquietud por cuanto el JCPOA tiene una vigencia temporal limitada.

Lo que se sabe sobre los incidentes en el mar de Omán el pasado jueves 13 de junio. AFP

Lo que se sabe sobre los incidentes en el mar de Omán el pasado jueves 13 de junio. AFP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En virtud del tiempo ya transcurrido, en nueve años Irán podrá aumentar el número de centrifugas para enriquecer uranio en volúmenes que superan las necesidades prácticas y en once años podrá traspasar el límite actual de enriquecimiento de uranio (3,67%) que tampoco necesita para el programa nucleoeléctrico que dispone.

Esa perspectiva es preocupante para la seguridad internacional y ese ha sido probablemente el motivo de la denuncia de Estados Unidos al JCPOA. En este contexto, resulta desilusionante que la mayor credibilidad que ha intentado proyectar el Presidente Hassan Rouhani, no se haya traducido en soluciones técnicas más completas que reduzcan la desconfianza en futuras intenciones.

Una actitud de mayor compromiso, que demostrara que Irán ha abandonado aventuras proliferantes de manera definitiva, hubiera contribuido a un mejor entendimiento. Expresiones del líder supremo religioso iraní respecto Israel tampoco transiten tranquilidad como el hecho que el programa nuclear y misilístico siga en manos de la Guardia Revolucionaria de Irán (Pasdaran) que es el ala menos moderada del régimen teocrático.

Es necesario estimular mayores esfuerzos diplomáticos. La Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tendrá una oportunidad al considerar en septiembre la advertencia iraní de suspender la aplicación de algunos puntos de JCPOA.

La próxima Conferencia de Examen del Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) en el 2020, bajo la Presidencia de Argentina, no solo tendrá que lidiar con la falta de compromiso de desarme nuclear de las principales potencias, incluido el caso de Corea del Norte, sino también con los riesgos que las amenazas de Irán sobre el JCPOA se formalicen y reanude, en parte o de manera completa, el programa militar nuclear.

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas también deberán encontrar puntos de mayor convergencia. La comunidad internacional, por su parte, debería insistir en ese punto. La no proliferación nuclear, vertical y horizontal, es de la máxima prioridad para la seguridad global y es indispensable que vuelva a lo más alto de la agenda multilateral. La Argentina, siguiendo décadas de una diplomacia comprometida con la no proliferación de las armas nucleares en el marco del TNP, debería estar a la vanguardia de esa demanda.