La "mafia de la arena" se está robando las playas en Marruecos

Internacionales
Lectura

En un proyecto de departamentos con "los pies en el agua" en la pequeña playa de Monica, cerca de Casablanca, solo una duna sobrevive a los voraces constructores. Aquí, como en

otras partes de Marruecos, se saquea la arena para alimentar a la boyante industria de la construcción.

Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre la explotación de arena en el mundo, publicado a mediados de mayo, pone de relieve el papel de las "mafias de la arena" en la desaparición de las playas marroquíes.

Un marroquí pesca en la playa de Mohammedia./ AFP

Un marroquí pesca en la playa de Mohammedia./ AFP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La mitad de la arena utilizada cada año en la construcción en Marruecos, es decir 10 millones de metro cúbicos, es extraída de forma ilegal, según este informe.

"En todo el litoral de la ciudad, las dunas han desaparecido", se lamenta Jawad Hadi, mirando la costa de Mohammedia, ciudad cercana a Casablanca (oeste), donde se encuentra la playa de Monica.

Este activista ecologista de 33 años dirige la Asociación Nacional de Protección de Medio Ambiente y de su Litoral (ANPEL).

"A este ritmo, pronto solo quedarán las rocas", dice Adnane Afouss, miembro de esta asociación.

La playa en el litoral de Marruecos. / AFP

La playa en el litoral de Marruecos. / AFP

La arena, segundo recurso natural más utilizado en el mundo después del agua, según el PNUMA, es un componente esencial del hormigón. En todo el mundo, playas y ríos son explotados, legal o ilegalmente con ese fin.

"Los saqueadores vienen en la mitad de la noche, sobre todo en la temporada baja" turística, relata una vecina, delante de su casa cerca de la playa de Monica.

"Pero son cada vez menos frecuentes, porque la zona se llena de gente. De todas formas, no hay nada más para llevarse", comenta.

En Marruecos, se extrae la arena para la "construcción de infraestructuras relacionadas con el turismo", según el PNUMA.

Como consecuencia de ello, las costas van erosionándose y las playas se reducen. "Si sigue la construcción hay un riesgo de ir hacia la destrucción de la principal atracción natural de los visitantes: las playas", advierte la organización de la ONU.

Playas, arena y piedras. / AFP

Playas, arena y piedras. / AFP

En Marruecos, el robo de arena de playas o dunas litorales puede acarrear penas de uno a cinco años de cárcel.

Sin embargo las playas siguen siendo saqueadas, a lo largo del litoral de 3.500 km entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. La arena se transporta en camiones, en triciclos motorizados o en asnos.

En el norte, "en algunas playas, la arena casi ha desaparecido", dice un activista ecologista. "Hay una gran presión en las playas de Tánger, con proyectos inmobiliarios que se suceden".

Más al sur, entre las ciudades de Esauira y Safi, las "mafias de la arena" transformaron una extensa playa en un paisaje rocoso, se lamenta el PNUMA.

Las playas en Marruecos, cada vez más estrechas. / AFP

Las playas en Marruecos, cada vez más estrechas. / AFP

"Hay un pequeño pueblo, como aquí en Mohammedia, y luego está el tráfico intensivo y estructurado por las redes organizadas, que operan con la complicidad de algunos responsables", afirma Jawad Hadi.

Mientra que las "mafias de la arena operan de contrabando", "notables, parlamentarios o militares retirados disponen de autorizaciones que les permiten sobrexplotar los yacimientos", denuncia.

Lavado de dinero

Bajo anonimato, el jefe de una empresa especializada en dragado habla de una "mafia muy organizada que no paga tasas" y vende arena "ni limpia ni desalada", según los criterios de las obras públicas.

Los miembros de esta "mafia" gozan de "protecciones a todos los niveles, no pagan nada ya que todo se hace en efectivo y hay mucho blanqueo de dinero en este tráfico", asegura.

El Estado marroquí ha presentado sin embargo la protección medioambiental como una de sus prioridades, sobre todo desde que organizó la COP22 en 2017.

Interrogada por la AFP sobre las medidas que se han tomado para luchar contra la extracción ilegal de arena, la secretaria de Estado a cargo de desarrollo sostenible, Nezha El Ouafi, afirma que "se está validando un plan nacional de protección del litoral".

Promete asimismo "mecanismos de evaluación, con programas de protección y de valoración", sin dar más precisiones.

AFP