Rafael Correa juega a las escondidas en Bélgica: cambia de domicilio y la justicia ecuatoriana "no lo encuentra"

Internacionales
Lectura
Bruselas, especial

Ecuador perdió la pista belga del ex presidenteRafael Correa. El ex mandatario, a la espera una notificación de la Fiscalía de Quito, cambió de domicilio, supuestamente para no

ser localizado. Eso hizo que el Servicio Consular del Ecuador en Bruselas no le pudiera hacer llegar la notificación.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Los servicios consulares se dirigieron al domicilio conocido hasta ahora de Correa en Bélgica, en la ciudad de Lovaina –donde estudió y conoció a su mujer, Anne Malherbe Gosseline, de nacionalidad belga-, pero fueron informados de que el ex dirigente ya no vivía ahí.

“Al momento de timbrar –cuenta en su edición online el diario ‘El Comercio’ de Quito, que tuvo acceso a una nota de una funcionaria del Consulado-, nos percatamos que en ninguno de los timbres de este edificio constaba el apellido Correa Delgado o el apellido de su cónyuge Malherbe”. En Bélgica es obligatorio que el apellido figure en el timbre.

Correa respondió en Twitter: “¡Cómo será de mediocre la prensa ecuatoriana, que es ‘noticia’ que me haya cambiado de domicilio! La Fiscalía lo sabe: para citarme –por enésima vez- a dar versión deben hacer solicitud de acuerdo a la ley belga. Acá no pueden hacer lo que les da la gana”.

¡Cómo será de mediocre la prensa ecuatoriana, que es “noticia” que me haya cambiado de domicilio!
La Fiscalía lo sabe: para citarme -por enésima vez- a dar versión deben hacer solicitud de acuerdo a la ley belga.
Acá no pueden hacer lo que les da la gana. https://t.co/ZXVWQ2t5FL

— Rafael Correa (@MashiRafael) 25 de junio de 2019

La Justicia ecuatoriana lanzó en julio del año pasado una orden internacional de detención contra el ex presidente Rafael Correa, refugiado en Bélgica, el país de su esposa Anne Malherbe, a quien conoció durante sus años de estudiante universitario en Lovaina. Correa y Malherbe se casaron en 1992 y tienen tres hijos: Sofía Bernardette, Anne Dominique y Rafael Miguel.

Correa tiene 16 causas abiertas en la Justicia ecuatoriana y un conflicto abierto con quien fue su amigo y vicepresidente Lenín Moreno. Ecuador activó una orden internacional de detención contra Correa a través de Interpol, que fue desestimada por la Policía belga, algo que el ex mandatario aplaudió como una humillación a Lenín Moreno. A la CNN dijo: “Me atribuyen 16 delitos, ¡ni Al Capone!”.

El ex presidente ecuatoriano reside en Bélgica desde mayo de 2017. Cuando llegó el pedido de la Justicia ecuatoriana, dijo que sus opositores políticos intentaban silenciarlo, que “temen que vuelva al país, porque les ganaría de nuevo en cualquier proceso electoral” y que “quien me acusa fue nombrado con la consigna de meterme en prisión”. Las acusaciones que pesan sobre él son, considera, “un complot” orquestado por un Ecuador “que ya no es una democracia ni un Estado de derecho”.

Correa mantiene un perfil bajo y apenas suscita interés en los medios belgas. Desde su llegada a Bélgica no ha mantenido contacto público alguno con dirigentes políticos belgas o europeos. Sus apariciones públicas se limitan a pequeñas conferencias o debates, como a la que acudió a finales de agosto de 2017 en la ciudad de Lieja invitado por el partido ecologista francófono.

El debate fue polémico porque asociaciones de defensa de la libertad de prensa recordaron que “el estado de la liberta de la prensa reculó en Ecuador durante la presidencia de Rafael Correa”. La residencia de Lovaina es supuestamente el domicilio familiar.

A su llegada a Bélgica Correa publicó en Youtube un video en el que mostraba el pequeño departamento de 60 metros cuadrados que había alquilado en Bruselas: salón, comedor y cocina en un solo ambiente, baño y una sola habitación. Ese video era una respuesta a los que decían que tenían una mansión en la capital belga.