Londres ya investiga quién filtró los cables secretos del embajador británico sobre Trump

Internacionales
Lectura

París, corresponsal

La investigación para identificar quién filtró los cables secretos que hundieron la carrera del embajador británico en Washington, SirKim Darroch; lo forzaron a renunciar y sumergieron a las

relaciones especiales entre Gran Bretaña y Estados Unidos en una inédita crisis, comenzó oficialmente en el Foreign Office. No se descarta que la policía pueda ser convocada para descubrir o identificar quien ha violado las Actas Secretas británicas.

Si lo encuentran, va preso porque es el protagonista de la peor filtración en las relaciones especiales entre Londres y Washington. Más allá de la vengativa personalidad del presidente Donald Trump, que lo aisló y se negó a trabajar con él, Darroch describió diplomática y confidencialmente la personalidad del americano como "ignorante" e "insegura".

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Sir Simon McDonald, el jefe de la cancillería británica, que debió aceptar la dimisión “de un amigo de toda la vida”, fue interrogado el miércoles a la tarde por el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes, una hora y media después de la dimisión. Los diputados lo interrogaron sobre cómo los diplomáticos puedan transmitir sus informes con seguridad, cómo restablecerá en ellos la confianza para qué no se autocensuren y por qué no mantener a Sir Kim en el cargo hasta su jubilación.

McDonald dijo que Darroch decidió renunciar “por presión sobre su familia”, para que él ni ellos fueran un objetivo”. En sus 37 años de diplomático, él no recuerda un gobierno que rechace lidiar con un embajador designado de la manera en que el presidente Donald Trump decidió hacerlo, a través de un tuit, con Sir Kim.

Ante los legisladores que lo interrogaban, acompañado por un técnico en comunicaciones confidenciales y un diplomático que liderará la investigación, se remitió a 1856, cuando Estados Unidos objetó a un embajador que reclutaba americanos para participar en la guerra de Crimea.

McDonald contó que el canciller Jeremy Hunt conversó en la mañana del miércoles con Sir Kim. Lo intentó convencer, al igual que él, de permanecer en el cargo. Pero Sir Kim ya había decidido irse.

El gran interrogante es si ante este inusual e incómodo episodio, el gobierno británico va a nominar inmediatamente un nuevo embajador. Al menos antes que llegue al poder el nuevo primer ministro británico, que probablemente sea Boris Johnson que se negó a defenderlo, como una muestra de autonomía o aceptará el mecanismo habitual de consulta con los candidatos.

McDonald dijo que el procedimiento estándar es publicitar el cargo. Los candidatos deben ser entrevistados y luego, las decisiones son adoptadas por el canciller y el primer ministro. Pero admitió que el procedimiento no siempre se respeta cuando se debe nombrar a un nuevo embajador en Washington.

El jefe de la cancillería británica explicó que los cables filtrados a una periodista pro euroescéptica del Mail on Sunday “son telegramas diplomáticos, que han circulado ampliamente, y otros con circulación más restringida”. Pero que los diplomáticos han quedado “temblando” ante este incidente.

La cancillería va a investigar el caso tanto cibernética como humanamente. Sin ser demasiado específico, para no afectar la investigación independiente, ellos creen que fue una persona quien podría haberlo filtrado. Pero si bien pidió a los diplomáticos trabajar con la misma honestidad, “deben pensar dos veces para estar seguros que las comunicaciones con Londres son seguras”. Los más sensibles memos de la cancillería británica circulan entre 5 y 10 personas.

Los legisladores pidieron a McDonald transmitir a Sir Kim su reconocimiento “por su coraje y su trabajo como diplomático durante 42 años”.

A las cuatro de la tarde del miércoles, Sir Mc Donald tenía previsto reunirse con todos los diplomáticos en la cancillería británica para uno de los encuentros más dramáticos del Foreign Office.

Sir Kim permanecerá en Washington por unos días más hasta que el gobierno decida su reemplazo y comience sus trámites de mudanza.