El motivo por el cual Joaquín "El Chapo" Guzmán no verá nunca más a su esposa y a su hijas mellizas

Internacionales
Lectura

Lo hizo cuando llegó y cuando se fue de la sala y es muy probable que haya sido el último gesto público hasta el final de sus días. Después de escuchar

que había sido condenado a pasar su vida tras las rejas, el capo narco mexicano Joaquín Archivaldo Guzmán Loera –popularmente conocido como “El Chapo”--, llevó la mano a su corazón y luego saludó a su joven esposa que le devolvió la cortesía, desde su lugar de invitados especiales. En la prisión de máxima seguridad donde será alojada, donde están los presos más peligrosos del mundo, no se permiten visitas ni llamadas telefónicas. No la verá nunca más. Ni a ella, ni a sus hijas mellizas de 10 años.

La sentencia no fue sorpresa. Nadie esperaba que una persona acusada de traficar 1.213 toneladas de drogas, de matar gente a sangre fría, de enterrar personas vivas y quien llegó a ser el hombre más buscado por Estados Unidos tras la muerte de Osama Bin Laden tuviera otro destino que ir tras las rejas de por vida. Luego de un juicio que duró tres meses, sin cámaras pero con todos los ingredientes de película de Hollywood, este miércoles un tribunal de Nueva York sentenció al “Chapo” Guzmán a prisión perpetua.

Emma Coronel Aispuro, la esposa de Guzmán, al llegar a la corte de Nueva York. Reuters

Emma Coronel Aispuro, la esposa de Guzmán, al llegar a la corte de Nueva York. Reuters

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Además, el juez ordenó el pago de 12.600 millones de dólares de ganancias mal habidas, la suma que ganó la organización criminal con la distribución de cocaína y otras drogas en Estados Unidos.

El Chapo, de 62 años y ex jefe del Cartel de Sinaloa, es el mayor capo del narcotráfico extraditado y enjuiciado por Estados Unidos. Durante el juicio, la acusación presentó pruebas de que traficó droga, pero también ordenó la muerte o torturó y mató él mismo a por lo menos 26 personas o grupos de personas, incluidos supuestos informantes, narcos rivales, policías, socios y hasta familiares.

En la sala 8D de la corte federal de Brooklyn, Guzmán quiso hablar antes de escuchar su sentencia. De traje gris, camisa rosada y corbata roja, el capo narco esta vez lucía el bigote que se había afeitado en los últimos tiempos. Quizás haya querido que los pocos presentes en la sala –la mayoría abogados e invitados-- lo recuerden con su tradicional imagen.

En sus últimas palabras ante el tribunal, Guzmán leyó un mensaje dirigido al juez Brian Cogan, que presidía la sesión. "Ya que el Gobierno me enviará a una cárcel donde se olvidarán de mi nombre, tomo la oportunidad para decir que aquí no hubo justicia”, y dijo que el juez falló en investigar profundamente las conductas del jurado. También protestó por las duras condiciones de su actual confinamiento, que definió como “cruel e inhumano”. “Estados Unidos no es mejor que cualquier otro país corrupto”, dijo desafiante.

El narcotraficante enfrentó un juicio de tres meses en la corte federal de Nueva York, con un jurado de ciudadanos elegidos al azar a los que se les prohibió ver televisión y tener contactos sobre el caso durante toda esta etapa.

Después de un desfile de sicarios, amigos que lo traicionaron, agentes de la DEA y hasta una ex amante, el 12 de febrero de este año fue encontrado culpable de 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas de fuego. Este miércoles, durante la sesión, los presentes pudieron también escuchar a una de las víctimas que sobrevivió a un intento de asesinato del Chapo: Andrea Fernández Velez, quien leyó llorando su testimonio.

El juicio se convirtió en un atractivo para muchos, ya que era probablemente la última vez que se podría ver a este personaje en persona. En el tribunal, que tenía muy poco espacio para prensa e invitados, muchos curiosos hacían fila desde la madrugada para poder entrar. Entre ellos había turistas, fans de la serie Netlix, incluso concurrió el actor mexicano que encara su papel. También estuvo casi siempre presente Emma Coronel, la joven ex modelo esposa del Chapo con quien tiene dos hijas. Vestida con una camisa blanca y un chaleco negro, su pelo negro suelto, estuvo toda la audiencia cabizbaja y amparada en unos lentes oscuros.

El juez Cogan cerró el último capítulo de esta novela --aunque dados los antecedentes del Chapo nunca se sabe-- puso la sentencia definitiva y lo condenó a prisión perpetua. El gobierno estadounidense quiere asegurarse de que el Chapo, considerado el mayor narcotraficante del planeta tras la muerte del colombiano Pablo Escobar y un experto en fugas de cárceles, pase el resto de su vida en la cárcel. No solo por este caso en particular, sino también que busca que sea un símbolo de la pelea estadounidense contra el narcotráfico.

“Nos aseguraremos de que pase cada minuto de cada día del resto de su vida en prisión aquí, en Estados Unidos”, dijo a periodistas el fiscal federal de Brooklyn, Richard Donoghue.

“Con la sentencia se separa el mito del Chapo del hombre Joaquín Guzmán, y para el hombre es el final de la cuerda, y es una realidad de la cual no podrá escapar”, sostuvo por su lado Ángel Meléndez, agente especial del departamento de Seguridad Interior para Nueva York.

Es probable que el Chapo cumpla su sentencia en la cárcel de Colorado ADX Florence, conocida como la “Alcatraz de las Montañas Rocallosas” y considerada la más segura de Estados Unidos. Será quizás el presidiario más custodiado del mundo y hay una razón: Guzmán fue protagonista de dos espectaculares fugas de prisión de cárceles mexicanas, una en un carro de ropa sucia, otra a través de un túnel de casi un kilómetro. Extraditado a Estados Unidos en enero de 2017, desde entonces está detenido en aislamiento casi total en una cárcel de máxima seguridad de Manhattan.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...