El canciller iraní llegó por sorpresa a Biarritz

Internacionales
Lectura

Con Irán en el corazón del debate y frente a un incómodo Donald Trump, que se negó a aceptar al presidente Emmanuel Macron como un mediador ante los mullhas,

una visita sorpresa conmovió a Biarritz. El canciller iraní Mohammad Javad Zarif llegó inesperadamente en un avión al aeropuerto local, al mediodía del domingo, ante una sorpresa generalizada en plena sesión del G7.

Otra coincidencia: al mismo tiempo Teherán y la presidencia francesa informaron que la presencia del ministro Mohammad Javad Zarif era “una invitación personal” del canciller francés Jean Yves Le Drian. “Un reencuentro al margen del G7”, cuando el ministro iraní se había entrevistado con Emmanuel Macron en el palacio del Eliseo el viernes para discutir la crisis con Irán.

El vocero de la cancillería iraní confirmó en un tuit que “ahora el canciller Zarif está en Biarritz por invitación del ministro de Relaciones Exteriores francés. Zarif no tiene ningún encuentro con la delegación norteamericana”.

Mohammad Javad Zarif. (AP)

Mohammad Javad Zarif. (AP)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El canciller iraní abandonará Biarritz el domingo por la noche para regresar a Teherán y de allí partir a China, según el vocero iraní.

Cómo les gusta decir a los franceses, “un verdadero golpe de teatro”. Especialmente, después de que, en la mañana del domingo, Irán se convirtiese en un zafarrancho de combate entre Macron y Trump. Probablemente con este operativo en mente y previamente planeado hasta su último detalle, el palacio del Eliseo informó en la mañana que el G7 había decidido “enviar un mensaje a Irán” por intermedio de Emmanuel Macron. Donald Trump lo desmintió personalmente.

El jefe de Estado norteamericano aseguró que no había discutido “un mensaje común del G7 con Irán”, notablemente con Macron como “intermediario”. Pero que él apoyaba “la acción”. El estadounidense fue informado en el almuerzo de ayer por Macron sobre la visita del ministro iraní.

Trump y Macron (AFP)

Trump y Macron (AFP)

La realidad es que Estados Unidos se quiere diferenciar de Europa, que desea mantener el acuerdo nuclear, y lanzar su propia acción de desescalada directamente con Irán, como hizo Trump con Corea del Norte y su líder.

Macron retrocedió y reparó el zafarrancho diplomáticamente públicamente. “El presidente Trump tiene razón. No hay mandato. El G7 es un club informal.Nosotros vamos a continuar a actuar los unos y los otros, cada uno en su rol. No hay mandato formal que sea dado en el marco del G7. Eso no existe”, aclaró Macron.

Eso no le impide que Francia no actué por si misma y por Europa. Minutos después de estas declaraciones del jefe de Estado francés, el canciller iraní aterrizaba a las 12.13 en su avión en el aeropuerto de Biarritz.

“Ningún reencuentro está previsto hasta ahora con los americanos”, dijo la presidencia francesa. Aclararon que la llegada estaba vinculada “a la necesidad de discutir el caso nuclear iraní con el jefe de la diplomacia iraní”, al margen del G7. La cumbre recién finalizará mañana, a las 3 de la tarde, y todo puede suceder.

Fuentes diplomáticas dijeron que el presidente Trump se encontraba “molesto”, sin precisar las razones. Durante los tres días de la cumbre, el gran temor es a que la arruine una implosión del presidente norteamericano, especialmente sobre Irán.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS