China elimina aranceles a algunos productos de EE.UU. y Donald Trump dice que es "un gran paso"

Internacionales
Lectura

China publicó este miércoles una lista de productos estadounidenses que quedarán exentos de los aranceles suplementarios que se aplicaban desde el año pasado, pocas semanas antes de nuevas negociaciones comerciales entre

Beijing y Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, saludó la decisión de Beijing: "Fue un gran paso", dijo Trump a periodistas.

Los dos países libran desde 2018 una guerra comercial que llevó a la imposición mutua de aranceles en miles de millones de dólares de intercambios comerciales.

 

Las exenciones anunciadas, y que se aplicarán a partir del 17 de septiembre durante un año, afectan a 16 categorías de productos, desde pesticidas a lubrificantes, pasando por productos farmacéuticos, indicó la Comisión de Derechos de Aduana del gobierno chino.

 

Se trata de la primera vez que China publica una lista de productos desde que el año pasado empezó a aplicar aranceles suplementarios del 25% en una serie de productos procedentes de Estados Unidos.

A pesar de esta medida, China seguirá aplicando aranceles punitivos a productos agrícolas estadounidenses como la soja o la carne de cerdo.

A pesar de las tensiones bilaterales, China y Estados Unidos aseguran mantener el diálogo y a principios de octubre hay prevista en Washington una reunión de negociadores de ambos países.

Los negociadores se preparan para participar en conversaciones en Washington que buscan poner fin a la disputa comercial y tecnológica que amenaza el crecimiento de la economía de todo el mundo. El plan de diálogo calmó a los agitados mercados financieros, pero los economistas advierten que no ha habido indicios de avances y ni Beijing ni Washington ofrecieron concesiones para acabar con el bloqueo.

 

En la lista de importaciones del miércoles hay materias primas para agricultura y fábricas, lo que sugiere que los líderes chinos quieren limitar los daños en sus propias industrias coincidiendo con la ralentización del crecimiento económico.

En sus anteriores subidas arancelarias, Beijing evitó los chips de procesadores y otras tecnologías estadounidenses necesarias en la industria china.

Beijing se resiste a la presión de Washington para dar marcha atrás en sus planes para crear competidores globales, patrocinados por el estado, en robótica y otros sectores.

Washington, Europa, Japón y otros socios comerciales alegan que esos planes violan los compromisos de apertura de mercado de China y se basan en el robo o la presión a las empresas para que entreguen su tecnología.

Washington y Beijing elevaron los aranceles a importaciones del otro valoradas en miles de millones de dólares. La iniciativa afectó a granjeros y fabricantes en ambos lados y alimentó el temor a que la economía global, que ya mostró signos de ralentización, pueda caer en la recesión.

 

"Estos ajustes son un signo de que China está más dispuesta a obtener avances en las negociaciones comerciales de octubre", declararon analistas del banco británico Barclays en una nota.

En mayo ambos países estuvieron a punto de firmar un acuerdo comercial pero las negociaciones se suspendieron de golpe con las acusaciones de Trump a Beijing de haber revisado sus compromisos.

Desde entonces las tensiones han aumentado con la entrada en vigor de aranceles recíprocos, reforzados por olas sucesivas, la última el 1° de septiembre.

Antes de que acabe el año, Donald Trump aplicará aranceles a la casi totalidad de importaciones procedentes de China, un total de unos 540.000 millones de dólares, teniendo en cuenta las importaciones en 2018.

Los economistas advierten del peligro de la guerra comercial que frena el crecimiento mundial. Además el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo recientemente que ya está teniendo efectos en la economía china.

El pesimismo también está afectando a las compañías estadounidenses, según un informe publicado el miércoles por la Cámara de Comercio estadounidense en Shangai.

 

Una cuarta parte de las empresas dicen esperar este año una caída de su facturación (solo el 6,1% lo esperaban en 2018). Y el 47% prevén aumentar sus inversiones en el país asiático (frente al 61,6% el año pasado).

Frente a la ofensiva de Washington, Beijing intentó hasta ahora apuntar a los productos agrícolas o manufactureros que se producen en los estados estadounidenses que votaron mayoritariamente por Trump.

Teniendo en cuenta la perspectiva de nuevos aranceles decididos por la administración Trump, China debería mantener por el momento sus aranceles a la soja, el cerdo y a los automóviles estadounidenses.

Sin embargo China precisó el miércoles que podría anunciar otras lista de exenciones de productos que podría publicar "a su debido tiempo".

PB

Fuente: AFP, AP y Xinhua

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS