Brexit: la Unión Europea exige respuestas, pero el premier Boris Johnson no las tiene

Internacionales
Lectura

¿Acuerdo, extensión o No Brexit porque retiran unilateralmente el artículo 50, que los divorcia de la Unión Europea? El nuevo escenario británico. Más allá de su entusiasmo de ”Mister Hulk” para

irse de la UE el próximo 31 de octubre, el primer ministro británico Boris Johnson está nuevamente amenazado por la sentencia de la Corte Suprema de Justicia sobre la legal o ilegal suspensión del Parlamento y su capacidad de asesorar a la reina por el cierre, desde este martes. La otra posibilidad es que diputados y Lores vuelvan a legislar contra él, a su regreso del forzado receso del 15 de octubre, para revocar el divorcio europeo o la posibilidad de un segundo referéndum. Otra semana difícil para el primer ministro.

El premier Johnson aterrizó al mediodía de este lunes en Luxemburgo, para su primer encuentro, en sus ocho semanas en el cargo, con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y el negociador Michel Barnier. Aunque la UE lo desmienta, él cree que está más cerca de un acuerdo. Fue silbado a la salida del almuerzo de salmón y quesos, mayoritariamente por británicos residentes en Luxemburgo, que están en un limbo legal, como los europeos en Gran Bretaña.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Boris escapó y dejó de seña al primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, con quien debía compartir el podio para la conferencia de prensa. Bettel dejó el podio de Johnson vacio y lanzó un ataque a Boris mientras los manifestantes lo aplaudían.

“Usted vino sin nada nuevo”, denunció el primer ministro luxemburgués.

Después de los abucheos, la humillación. Bettel mencionó las diferentes sugerencias de Boris: desde “los buenos progresos” en las conversaciones, la comparación con Mister Hulk, a la propuesta de David Cameron de un segundo referéndum. Pero advirtió que se necesitaban “algo más que palabras. Necesitamos un texto legal operable si queremos llegar al cierre de octubre”. Downing St había pedido que la conferencia se moviera al interior para evitar a los manifestantes, pero Luxemburgo rechazó la idea.

Desde el avión que lo llevaba a Londres, Johnson dijo que “no hay necesariamente un acuerdo en la bolsa pero todos los lados están trabajando en un compromiso”.

Tras el final del encuentro con Boris, fue Jean Claude Juncker el encargado de informar en un documento. Reconoció que tuvo un “encuentro amistoso” con Boris y que las negociaciones continuarán “a alta velocidad”. Según su declaración, la reunión tuvo como objetivo “tomar en cuenta conversaciones técnicas entre la Unión Europea y Gran Bretaña y discutir los pasos a seguir”, dijo Juncker.

Le recordó que es “responsabilidad británica llegar con soluciones legalmente operacionales que sean compatibles con el acuerdo de divorcio”. También remarcó que “la Comisión continúa deseosa y abierta a examinar si tales propuestas coinciden con los objetivos de las backstops”.

”Estas propuestas aún no han sido hechas”, remarcó Juncker , contradiciendo las palabras del gobierno británico de “progresos” en las negociaciones. La comisión continuará trabajando hasta el 24 de octubre y los 27 países de la Unión se mantienen en unidos”, afirmó el comunicado.

Johnson cree que la solución puede ser eliminar las salvaguardas o “backstops” para avanzar en una propuesta que reciclaría el acuerdo ya aprobado entre la ex primera ministra Theresa May y la UE. Su entusiasmo surge luego de que el DUP, los protestantes unionistas democráticos de Irlanda del Norte, levantaran sus” líneas rojas” para permitirlo, a cambio de que reabran la Asamblea Legislativa de Stormont.

Downing St tuvo que salir a desmentir este lunes que proyecta “una segunda prórroga o suspensión del Parlamento”, para evitar que los legisladores amplíen la legislación sobre una extensión que él no quiere cumplir o un escenario aún peor.

Dominic Cummings, el jefe de estrategia del primer ministro, analizó una segunda suspensión con sus asesores el viernes pasado. La Corte Suprema de Justicia, máximo tribunal del reino, puede decidir este martes que es ilegal la suspensión del Parlamento. Sentenciar que el gobierno debe revisar su decisión de “prorogin”, luego de que la corte de Escocia lo declara ilegal, para facilitar el discurso de la reina el próximo 15 de octubre.

El escenario es un verdadero “Catch 22” para el Parlamento. Esta decisión de la Corte puede impedir que los parlamentarios tengan voz, si Boris decide irse sin acuerdo e ignorar la legislación para pedir una extensión de tres meses en la negociación, como estableció la Cámara de los Comunes. Por lo tanto, el Parlamento debe volver a legislar, si no consigue que Boris aplique su legislación. Su próximo paso entonces es revocar el artículo 50 del tratado de Lisboa y cancelar el Brexit.

La revocación es un trámite simple, unilateral británico. Retira la carta con que la primera ministra Theresa May detonó el Brexit y todo el proceso queda sin efecto, sin consecuencias ni pagos. Gran Bretaña continúa en la UE. Pero será el Parlamento el que fuerce al premier a hacerlo ¿Lo hará?

Los especialistas consideran que “este es el camino del sentido común” porque la negociación del Brexit tiene “tal nivel de toxicidad” que frenarla, para comenzar después con una hoja en blanco, es hoy la idea más razonable.

Un abogado especialista en impuestos, Jolyon Maugham, descubrió la posibilidad de que Boris engañe al Parlamento. Dominic Grieve, ex procurador de la corona y uno de los conservadores que echó Boris por no apoyarlo en su ley, apoyó la interpretación legal.

“Joylon Maugham ha identificado que un completo mendaz primer ministro probablemente pretenda alcanzar un acuerdo con la UE, conseguir la aprobación de los Comunes y luego, renegar de ella, para irse el 31 de octubre, tras la aprobación del acuerdo, cuando su obligación de buscar una extensión haya cesado” explicó técnicamente Grieve, uno de los abogados más reputados del reino.

Ante esa posibilidad de No Acuerdo por la puerta de atrás, los parlamentarios van a tener que legislar en la urgencia que si un No Acuerdo es conseguido, se debe pasar de No Acuerdo a revocar el artículo 50 para evitar el daño, según Joyon Maugham, consejero real, el más alto grado de un abogado en Gran Bretaña.

Los liberales demócratas, que cada día crecen porque los conservadores desertan y se pasan a sus filas, proponen llanamente el No Brexit y la revocación del artículo 50 del tratado de Lisboa.

En su conferencia partidaria en Bournemouth, su nueva líder Jo Swinson aseguró que “un gobierno liberal demócrata va a revocar el artículo 50, sin preguntar a su electorado”. Eso quiere decir que Gran Bretaña retira unilateralmente la carta de divorcio, que detonó el divorcio de Bruselas por el artículo 50 del Tratado de Bruselas. Una posibilidad totalmente legal, unilateral, en la que solo decide Gran Bretaña y no la Unión Europea.

Hasta ahora, los liberales demócratas habían hecho campaña por un segundo referéndum. Pero el domingo, en su conferencia partidaria, votaron masivamente por revocar el artículo 50, en un paso más, que fue apoyado por los militantes.

Un alto número de diputados conservadores está en tratativas con los liberales demócratas para pasarse a sus filas. San Gymah, que se postuló a ser líder conservador en la última contienda, ya se fue el sábado por la noche. Al menos otros 21 legisladores rebeldes harían lo mismo, ante un partido conservador que ha sido coptado por los Brexitiers, la ultraderecha y donde ellos no se reconocen.

Los liberales demócratas se han transformado en una “amplia iglesia” para recibir a todos, a diferencia de los torys y los laboristas, que se cierran en sus posiciones. A pesar de que los Labour quieren hacer una campaña electoral para quedarse en Europa, no todos tienen confianza en las posiciones de Jeremy Corbyn con sus euroescépticismo. Exigen un referéndum.

En una Gran Bretaña dividida como jamás, con un Parlamento colapsado y con el Brexit que fracciona las ideologías para reducirlas a pro o anti europeas, los liberales demócratas buscan con su posición alinear el descontento para que voten sus posiciones, más allá de que sean o no legisladores de ellos.

El escenario alternativo al No Acuerdo de Boris es hoy una nueva legislación de la Cámara de los Comunes, en otro “tramite express”, con votos de madrugada, para revocar el divorcio europeo antes del 31 de octubre, si Boris no cumple con el pedido de extensión de tres meses que ellos les han exigido. Hilary Benn, autor de la ley que exige una extensión, ahora lo ultima con que tiene 4 días para publicar los planes para una alternativa a las salvaguardas o “backstops” en Irlanda del Norte.

La posibilidad de un No Brexit es hoy una alternativa real para el reino y el Parlamento nuevamente va a legislar para imponerlo. La revocación del artículo 50 y frenar el Brexit es su última solución.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...