España vuelve a las urnas el 10 de noviembre, las cuartas elecciones en menos de cuatro años

Internacionales
Lectura

“No existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados le otorgue su confianza”, le dijo el rey Felipe VI este martes por la

noche a la presidenta del Congreso español, Meritxell Batet, luego de la ronda de contactos que realizó lunes y martes con los partidos políticos que tienen representación parlamentaria para tratar de lograr la formación de un gobierno en España. La decisión de Felipe VI de no proponer un nuevo candidato a la presidencia antes del lunes 23 de septiembre, fecha en la que vence el plazo para que España logre investir un nuevo presidente, desembocará en una repetición electoral. Será el 10 de noviembre.

​Pasaron más de cuatro meses desde que el PSOE ganó las elecciones pero no logró los acuerdos necesarios para formar gobierno y casi ocho semanas de parálisis institucional desde el intento de investidura de Pedro Sánchez de julio que no prosperó. Con este nuevo fracaso, España se asoma a un abismo político récord: celebrará su cuarta elección general en menos de cuatro años.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“No hay una mayoría en el Congreso que garantice la formación de un gobierno por lo que el país se ve abocado a una repetición electoral”, confirmó el presidente socialdemócrata Pedro Sánchez, pasadas las nueve de la noche (hora española) desde el Palacio de la Moncloa.

“Lo he intentado por todos los medios pero lo han hecho imposible”, dijo Sánchez, que en julio se presentó a una investidura sin los apoyos necesarios y fracasó a pesar de haber ganado las elecciones con el 28,5 por ciento de los votos.

El resto de los partidos políticos no lo ven del mismo modo. “Pedro Sánchez tenía el mandato de formar gobierno. No quiso. La arrogancia y el desprecio a las reglas básicas de una democracia parlamentaria se han impuesto sobre la sensatez”, dijo Pablo Iglesias, el líder de Unidas Podemos, la fuerza populista que se perfilaba como socio preferencial del PSOE y que lleva meses pidiendo un gobierno de coalición a cambio de su apoyo para una investidura.

“Sánchez tiene que asumir sobre sus espaldas la responsabilidad de forzar unas elecciones cuando tenía soluciones viables como la de los constitucionalistas arriba de la mesa”, dijo Albert Rivera, de Ciudadanos, quien el lunes le había hecho llegar a Sánchez una propuesta “al límite”, como él mismo la llamó. Había planteado abstenerse en una posible votación para investir presidente al socialista “con condiciones”: que el PSOE de Sánchez no pactara con Bildu, la coalición de partidos nacionalistas vascos, en Navarra; que aplicara el artículo 155 de la Constitución, que permite la intervención de una autonomía díscola, en Cataluña, y que no subiera los impuestos.

“Tenemos la sospecha que Pedro Sánchez no quería formar gobierno. Lo que quería desde el principio eran elecciones", dijo Pablo Casado, presidente del Partido Popular, luego de reunirse con el rey y confirmar que votaría en contra de Sánchez en un posible debate de investidura. "Pero espero que si nos aboca a elecciones generales, no le salga gratis", agregó. En su mensaje desde La Moncloa, Pedro Sánchez responsabilizó a los demás partidos políticos de no haber facilitado su investidura.

“Para que la gobernabilidad de nuestro país no estuviera condicionada por los votos de las fuerzas independentistas, necesitábamos no el apoyo pero sí la abstención de las fuerzas conservadoras, en particular, del Partido Popular y de Ciudadanos -dijo el presidente en funciones-. Una abstención que permitiera el único gobierno posible desde la aritmética parlamentaria que arrojaron las urnas el 28 de abril, un gobierno progresista liderado por el Partido Socialista que fue el que ganó las elecciones”.

También tuvo críticas hacia Unidas Podemos: “Es el único partido a la izquierda de la Socialdemocracia que ha impedido cuatro veces, dos en 2016 y otras dos en 2019, un gobierno progresista bloqueando junto a los conservadores la formación de un gobierno liderado por el Partido Socialista”.

Al tiempo que confirmaba la decisión del rey de no presentar un candidato a la presidencia y que el escenario de repetición electoral era inminente, Sánchez aprovechó para dar sus primeras puntada de campaña electoral: “Lo que les digo a los españoles es que el próximo 10 de noviembre tenemos una oportunidad de decir las cosas más claras”, dijo.

El Congreso español se convertirá, como la carroza de Cenicienta a medianoche, en calabaza el lunes 23 de septiembre, cuando se disuelvan las Cortes.


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...