El ex primer ministro John Major carga contra Boris Johnson ante la Corte Suprema británica

Internacionales
Lectura

Por primera vez en la historia británica, un ex primer ministro conservador desafía a otro premier de su propio partido en los tribunales. En el tercero y último día de la

batalla judicial en la Corte Suprema de Justicia en Londres para decidir si es “legal” o “ilegal” la suspensión del Parlamento británico en pleno Brexit, el ex jefe de gobierno Sir John Major acusó a su par y Tory, Boris Johnson, de comportarse “como un deshonesto agente inmobiliario”, al invocar la necesidad de preparar el discurso de la reina Isabel para justificar la prorrogación.

Major, que hoy se sienta en la Cámara de los Lores, dio a conocer su posición contraria al bloqueo legislativo a través de su abogado, Edward Garnier.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El ex premier argumentó ante los jueces que la suspensión es “ilegal”. Denunció a Boris Johnson por usar argumentos para la prorrogación “que no tienen sentido”.

Major citó un previo caso legal, donde un agente inmobiliario fue culpable de “incumplimiento del deber fiduciario”, después de sostener que el comprador quería vivir en la casa, cuando en realidad ellos querían venderla para conseguir una ganancia.

En sus argumentos, sometidos a la Corte y entregados a la prensa con anticipación, afirmó que “Boris Johnson no tiene justificación ni sentido para la prorrogación (suspensión)”. Para la Corte será “artificialmente 'naive' aceptar las razones del primer ministro Johnson para una suspensión", según Major.

El ex primer ministro conservador John Major se convirtió en un fuerte acusador de su sucesor y compañero de partido, Boris Johnson. /EFE

El ex primer ministro conservador John Major se convirtió en un fuerte acusador de su sucesor y compañero de partido, Boris Johnson. /EFE

Lord Garnier, un ex abogado general del gobierno, argumentó en nombre de Sir John contra la posición de Boris Johnson de que la Corte “no tiene jurisdicción” sobre la suspensión parlamentaria.

“Si esta conclusión es correcta, la consecuencia será que nada en la ley previene a un primer ministro de prorrogar el Parlamento en cualquier circunstancia y por cualquier razón”, escribió Sir John Major.

Para él, "la progación subvierte la posibilidad del control por objetivos políticos. En efecto es privar al Parlamento de una voz durante el periodo de prorrogación. La inferencia es ineludible de que la decisión del primer ministro está motivada, o el evento substancialmente motivado, por sus motivaciones políticas para asegurarse que no hay actividad en el Parlamento durante el período que lleva a la cumbre europea del 17 al 18 de octubre”, escribió Sir John Major.

Major fue el último premier en suspender el Parlamento antes de una elección, cuando se debía discutir un escándalo parlamentario de preguntas interpelatorias a cambio de dinero en la Cámara de los Comunes.

Sir John Major es uno de los protagonistas, junto a la banquera Gina Miller, de este desafío legal, que el primer ministro Boris Johnson está apelando, luego que la Corte Suprema escocesa decidiera que es ilegal suspender la legislatura, soberana en una monarquía parlamentaria. Todos los desafíos legales de Escocia, Irlanda del Norte y Londres se han unido en esta acción en el más alto tribunal del reino, que sentenciará probablemente el lunes.

Presión de Francia y Finlandia​

La sentencia será muy esperada no solo porque el país se encuentra en la crisis constitucional más grave de su historia. Francia y Finlandia han intimado a Gran Bretaña este jueves “a someter un nuevo acuerdo del Brexit a la Unión Europea o se acabó”, según el primer ministro de Finlandia, Antti Rinne. Así lo acordaron el presidente francés Emmanuel Macron y el finlandés en una reunión el miércoles en Paris, según reveló Rinne esta mañana.

Gran Bretaña debe presentar planes escritos hasta el 30 de septiembre o “se acabó”. La fatiga del Brexit de sus pares europeos es intensa y están preparados para un No Acuerdo, que tampoco quieren.

“Si Gran Bretaña quiere discutir alternativas al existente acuerdo del Brexit debe presentarlas para el final del mes”, dijo el primer ministro finlandés a la prensa. “Si no lo hacer entonces, entonces está terminando”, dijo.

Finlandia ejerce la presidencia europea, que establece la agenda para el Consejo Europeo del 17 de octubre, cuando se decidirá el Brexit entre el reino y los 27 líderes europeos.

Rinne explicó que él estableció el límite del 30 de septiembre con Emmanuel Macron “porque la Unión Europea necesita tiempo para preparar los planes antes de la cumbre”.

El Parlamento británico le exige a Boris Johnson que se presente ante el Consejo Europeo y pida una extensión de tres meses para seguir negociando. El primer ministro se niega. La Cámara de los Lores y de los Comunes está suspendida hasta el 15 de octubre por decisión del gobierno. No podrá opinar si continúa suspendido sobre el nuevo plan que lo intiman a presentar. Salvo que la Corte Suprema de Justicia decida que la prorogación del Parlamento es ilegal y que se debe reabrir inmediatamente.

Cuando Macron y Rinne decidían este ultimátum, Boris Johnson hablaba por teléfono con líderes europeos, incluido el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, tras su escandaloso viaje a Luxemburgo. El lunes Boris escapó y dejó su lugar vacío en una conferencia de prensa junto al primer ministro de Luxemburgo, para no enfrentar las protestas de los residentes británicos, que están en un limbo legal en la UE. Tanto Juncker como Barnier dijeron que el gobierno británico “no ha presentado ninguna propuesta nueva” escrita para negociar.

Bajo presión, este jueves Gran Bretaña presentó propuestas escritas a la Unión Europea para tratar de romper el bloqueo y las intimaciones de Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, el negociador Michel Barnier, Francia y Finlandia.

Un vocero del gobierno británico dijo que “papeles escritos confidenciales y técnicos, que reflejan las ideas de Gran Bretaña, han sido presentados” y compartidos con Bruselas.

“Vamos a poner formales soluciones escritas cuando estemos listos, no de acuerdo a un “deadline” artificial, y cuando la Unión Europea tenga claro que quiere comprometerse constructivamente en ellas como un reemplazo de las “backstops” o salvaguardas”.

Hasta ahora, la Unión Europea se niega a levantar las salvaguardas o “backstops” porque garantizan que se respete el acuerde del Viernes Santo en Irlanda del Norte, que trajo la paz a la provincia tras la guerra civil. Significa que la provincia va a continuar en el mercado único y la unión aduanera europea, a diferencia del resto del Reino Unido. Una posición inaceptable para Boris Johnson y los Brexitiers.

París, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...