Con una semana de vida, el nuevo gobierno de Italia ya enfrenta turbulencias

Internacionales
Lectura

Todo ha cambiado en menos de una semana en Italia, cuando se instaló definitivamente el gobierno de centroizquierda de los populistas del Movimiento 5 Estrellas y el partido Democrático, ex principal

fuerza de la oposición en los catorce meses que duró la aventura en que los 5 Estrellas fueron aliados subordinados a la Liga de Matteo Salvini pese a que tenían muchos más senadores y diputados.

Salvini quiso dar en agosto un golpe que le falló porque no tenía mayoría parlamentaria y sobrevino el actual gobierno decidido ante todo a impedir que haya elecciones anticipadas y durar hasta 2022, con el ex Hombre Fuerte de extrema derecha revolcándose en la impotencia de la oposición.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pero el panorama optimista se ha convertido en una oscura preocupacióndespués que el ex primer ministro Matteo Renzi anunció que rompía con el partido Democrático para formar otro partido, llamado Italia Viva, vaciando en parte de senadores y diputados los grupos parlamentarios del PD.

Ocurrió a principios de esta semana. Primero se dijo que con Renzi se iban 20 diputados y 10 senadores, cifra ahora aumentada a 25 diputados y 15 senadores. Los renzianos prometen que en dos o tres semanas las cifras pasarán de 50 legisladores.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, no ha tenido buenas noticias en la primera semana de su nuevo gobierno. /ANSA

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, no ha tenido buenas noticias en la primera semana de su nuevo gobierno. /ANSA

Terremoto, golpe terrible de karate. No, nada de eso. Renzi jura que mantiene intacto su apoyo al nuevo gobierno que encabeza el primer ministro Giuseppe Conte, al que hará sobrevivir frente a los embates de Salvini para deteriorarlo y derribarlo.

Otro acontecimiento aumenta las preocupaciones y el pesimismo. Al atardecer de este miércoles la nueva alianza de gobierno afrontó su primera prueba. En el Senado se votó el permiso para mandar a arresto domiciliario por corrupción al senador Davide Zozzani, de Forza Italia, el partido del conservador tres veces ex primer ministro Silvio Berlusconi, acusado de coimas reiteradas.

Como el voto era secreto, el resultado fue explosivo. Cuarenta y seis senadores se sumaron a la oposición y hundieron el reclamo, en medio de las ovaciones de la oposición sin concesiones que ahora se agrupa en torno a Matteo Salvini.

Mirá también
Revés para el flamante gobierno italiano

Para el primer ministro Giuseppe Conte fue su segunda derrota después de la escisión de Renzi. Conte no oculta sus preocupaciones porque en la primera semana de gestión ya tiene poco para celebrar. Salvini, ahora Hombre Fuerte de la extrema derecha soberanista opositora, se ha fortalecido, mientras es vistoso el debilitamiento del gobierno, especialmente del partido Democrático. Crece la desconfianza mutua entre los democráticos y el Movimiento 5 Estrellas, principal promotor de la medidas anticorrupción contra el senador Zozzani, que naturalmente se proclama inocente.

¿Los 46 votos que salvaron a Zozzani de donde vienen? Las sospechas acusan a la gente de Renzi, pero otros señalan que las traiciones fueron más complejas. Difícil que se llegue a obtener claridad con la muralla del voto secreto.

Mientras tanto, Renzi goza un nuevo momento de gloria mediática. Todos hablan de él para cavilar cuál es la estrategia del ex primer ministro, a quien se considera un líder político que no soporta no comandar y que se muestra sediento de poder.

Renzi no quiere dejar pasar su cuarto de hora. Concede entrevistas en las cuales presenta un perfil victimista. “Durante siete años he sido considerado un extraño en el partido Democrático”, dijo. El PD nació de dos vertientes: una de ex comunistas, la otra católica. Renzi es un ex democristiano y se considera un perseguido por los que vienen de la “Ditta”, la empresa, una alusión al difunto partido Comunista.

La partida no está concluída porque muchos renzianos anunciaron que se quedaban en el PD, como Andrea Marcucci, jefe de la bancada en el Senado. O Luca Lotti, del círculo íntimo de Renzi cuando era primer ministro, y su socio en una corriente interna, el ministro de Defensa Lorenzo Guetini.

En el gobierno quedan ministros y subsecretarios del grupo secesionista Si se van con Renzi a Italia Viva, según ellos nada cambia porque apoyan al gobierno de Conte y a la coalición del PD con el Movimiento 5 Estrellas. El significado es claro: ahora los socios ya no son dos sino tres. Renzi ha adquirido la golden share, la acción de oro que le permite ser el eje de las decisiones si logra que sus grupos parlamentarios sigan creciendo.

Esperan recibir pronto el apoyo de un grupo de tránsfugas de Forza Italia de Silvio Berlusconi, campeones del centroderecha, que oscilan entre la alianza con Matteo Salvini y las negociaciones por debajo de la mesa de las tentaciones que ofrece Renzi. En los sondeos Forza Italia se ha contraído al 6-7%. Su fuerza real está en el Parlamento, donde cuenta con 104 diputados y 61 senadores, decididos a votar lo que sea con tal de evitar las elecciones anticipadas que les costarían las bancas en las que están sentados.

Matteo Renzi ha decidido acelerar y aumentar su popularidad mediática y ante los poderes fuertes de la economía y las finanzas de las que siempre fue amigo. Lanzó ahora su desafío a Matteo Salvini, para confrontarse en un debate televisivo con el lider de la oposición. Salvini naturalmente respondió que sí. Los dos Matteos se están apropiando del centro del escenario, lo que echa sombras prematuras sobre el nuevo gobierno.

Roma, corresponsal

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...