Un nuevo ataque de Turquía deja 14 muertos en Siria, y peligra la tregua

Internacionales
Lectura

El alto el fuego en el norte de Siria demostró que es más frágil de lo que se temía. Ayer hubo nuevos ataques de fuerzas que responden a Turquía sobre posiciones

kurdas, que provocaron la muerte de 14 civiles, un hecho que puso en duda la continuidad del pacto logrado entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su par estadounidense, Donald Trump.

Las víctimas se produjeron en el pueblo de Bab al Jeir y en aldeas aledañas, cercanas a la localidad de Ras Al Aín, una zona muy disputada. Los kurdos denunciaron de inmediato una “violación” del pacto establecido por Estados Unidos. “Pese al acuerdo de alto el fuego, los bombardeos y los disparos continúan y toman como blancos a milicianos, a la población civil y al hospital” del pueblo, denunció a su vez Mustafá Ali, un vocero militar kurdo.

Erdogán, por su parte, adjudicó el problema a las milicias kurdas que no abandonan la región, como se había acordado, y lanzó una fuerte advertencia. “Si las promesas se respetan de aquí al martes por la noche, la cuestión de la zona de seguridad estará resuelta. Si no, la operación ‘Manantial de paz’ se reanudará en cuando expire el plazo de 120 horas”, indicó en alusión a la ofensiva militar.

Humo, sobre las zonas bombardeadas por Turquía. (AfP)

Humo, sobre las zonas bombardeadas por Turquía. (AfP)

Ante las dificultades que surgieron, Trump habló con Erdogán y dijo que la explicación que le dio el mandatario turco fue que hubo “pequeños disparos de francotiradores y morteros”, y que sus fuerzas los “eliminaron rápidamente”. “El realmente desea que el alto el fuego o la pausa funcionen”, afirmó en defensa del líder turco.

El acuerdo negociado por el vicepresidente estadounidense Mike Pence con el gobierno turco estaba destinado a proporcionar una pausa de cinco días -que vence el lunes a la noche- para la evacuación de los combatientes kurdos de una “zona segura” de 32 km de ancho, en territorio sirio. Los kurdos aceptaron el acuerdo, pero denunciaron que en realidad busca eliminarlos de la región.

El senador estadounidense Lindsey Graham, republicano, dijo que había hablado con Mazlum Abdi, comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que integran los kurdos. “El general Mazlum está preocupado por el cese del fuego y enfatizó que nunca aceptará la limpieza étnica de los kurdos que se propone Ankara. Una zona de amortiguación es aceptable para los kurdos, pero una ocupación militar que desplaza a cientos de miles no es una zona segura. Es una limpieza étnica”, denunció el legislador.

Más de 300.000 personas fueron desplazadas de la zona en Siria. (Reuter)

Más de 300.000 personas fueron desplazadas de la zona en Siria. (Reuter)

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, busca salvar el acuerdo y evitar que se desintegre. “Tenemos esperanzas de que en las próximas horas tanto los turcos que formaron parte del acuerdo junto con nosotros como los combatientes kurdos tomen en serio los compromisos que hicieron”, apuntó.

Un alto funcionario del Pentágono indicó que las fuerzas estadounidenses realizarán un reconocimiento aéreo de la “zona segura que se supone que se establecerá entre los kurdos y Turquía” con el objetivo de vigilar las cárceles donde están detenidos yihadistas del ISIS, una seria preocupación tanto de Washington como de los países europeos.

Miles de combatientes del ISIS y sus familiares están recluidos en cárceles y campamentos dirigidos por kurdos en todo el norte de Siria, y se teme que la ofensiva turca provoque fugas masivas.

La región noreste de Siria está bajo el dominio de los kurdos, que lucharon como aliados de Estados Unidos contra los yihadistas del ISIS. Pero a principios de este mes el gobierno de Trump decidió retirar las tropas que tenía apostadas en dos bases militares, lo que dio pie a la ofensiva turca. Turquía acusa de “terrorismo” a los kurdos y está intentando quitarlos de su frontera.

La ofensiva que lanzó el 9 de octubre el ejército turco, junto a milicias sirias, en su mayoría antiguos rebeldes árabes y turcomanos utilizados como fuerza terrestre, le permitió tomar unos 120 km de territorio sirio a lo largo de la frontera. Los ataques ya dejaron 500 muertos en ambos lados, incluidos 100 civiles. Más de 300.000 personas se vieron obligadas a desplazarse.

Trump, que busca mantener la alianza con Turquía -integrante de la OTAN-, viene avalando la posición de Erdogan. Este viernes lanzó una frase dramática para los combatientes kurdos. “Es una región complicada. A veces tienes que pasar por un poco de dolor para obtener una buena solución”, afirmó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...