Se reanudan las protestas en Bolivia mientras se esperan resultados de las elecciones

Internacionales
Lectura

Las palomas cubren gran parte de la Plaza Murillo, frente al Palacio Quemado y al Palacio legislativo en La Paz. Pero no están solas. Allí están, como siempre, las mujeres con

sus tradicionales polleras indígenas que venden gelatinas o helados, algunos turistas que hacen fotos y los jóvenes lustradores, con pasamontañas que les cubren toda la cara. Por Carolina Brunstein

 

Pero este martes hay además un enorme despliegue policial. Por la mañana, antes de que se inicien las marchas, los agentes con cascos y escudos se preparan para un día que se prevé conflictivo, luego del lunes de furia en toda Bolivia​, mientras los resultados de las elecciones siguen en un limbo y la oposición mantiene sus denuncias de fraude.

Un grupo de indígenas baila una danza típica en medio de la Plaza. A un costado, un racimo de hombres y mujeres grupo grita “Evo, Evo”. Fidelia López Torres, vestida con su pollera, sus trenzas y el tradicional sombrero bombín, explica por qué llegó, junto a decenas de personas de la zona campesina de Inquisivi, en el departamento (provincia) de La Paz. “Vamos a defender con el alma, con chicotes, a nuestro presidente Evo Morales Ayma. Vamos a defender el proceso de cambio”, arengó. “Nuestro presidente Evo nos dio libertad. Vamos a marchar desde 20 provincias para defenderlo”, agregó.

Al mediodía de este martes seguía la incertidumbre en este país. No se sabe todavía si habrá una segunda vuelta entre Evo Morales​ y el ex presidente Carlos Mesa, quien quedó en segundo lugar en los comicios del domingo y asegura que tiene los votos necesarios para disputar el balotaje.

Pero hay gran confusión sobre los datos del escrutinio. Mientras el conteo oficial se hacía lento -hasta este mediodía se había llegado al 83% y la tendencia marcaba una diferencia de 4 puntos a favor de Evo Morales- el sistema de datos preliminares quedó fuertemente cuestionado luego de frenar el conteo el domingo, cuando todo apuntaba a una segunda vuelta- y reanudarlo 24 horas después con unos datos que generaron sospechas en la oposición y en la comunidad internacional, pues ya daban los 10 puntos de diferencia que necesita Evo para evitar una segunda vuelta que podría ponerlo en aprietos si la oposición se une para desplazarlo del poder.

Los bomberos trabajan este martes frente a la sede del Tribunal Electoral de Sucre, en el centro de Bolivia, incendiada el lunes por un grupo de manifestantes. /AFP

Los bomberos trabajan este martes frente a la sede del Tribunal Electoral de Sucre, en el centro de Bolivia, incendiada el lunes por un grupo de manifestantes. /AFP

Ese giro desató la furia que se convirtió en marchas violentas en distintos puntos del país, especialmente en Sucre y Potosí, donde manifestantes incendiaron parte de las sedes de los Tribunales electorales locales. Pero también en La Paz, Cochabamba y Tarija, entre otras ciudades, hubo episodios violentos.

Este martes también se preveía complicado. Por eso desde temprano un nutrido grupo de policías antimotines se apostó frente al hotel Real Plaza, en La Paz, donde se instaló el centro de cómputos y que fue el epicentro de las protestas el lunes, cuando se enfrentaron seguidores de Mesa y militantes del oficialista Movimiento al Socialismo.

Allí comenzó a llegar desde el mediodía una multitud de médicos que retomaron las protestas contra el gobierno que llevan ya casi un mes y se habían interrumpido la semana pasada por el “silencio electoral”. Con carteles, banderas y algunas bombas de estruendo, médicos con delantales blancos cantaban consignas contra el gobierno. Ya no reclaman sólo por sus condiciones laborales. También se suman ahora a las denuncias de manipulación de los votos.

Un grupo de seguidores de Evo Morales se manifiesta este martes en el centro de La Paz. /BLOOMBERG
 
 

Poco a poco llegaban también seguidores de la alianza Comunidad Ciudadana, de Carlos Mesa, a protestar contra el supuesto fraude cometido por el gobierno.

Desde el lunes, diferente organizaciones opositoras y de la sociedad civil llamaron a medidas de protesta y resistencia contra unos resultados que consideran amañados por el gobierno, que busca un nuevo mandato de cinco años.

“¡Que se respete nuestro voto! ¡Nos están robando la elección!”, se oía, entre banderas de Bolivia.

El presidente no ha aparecido en público desde que el domingo a la noche proclamó su victoria, cuando todo apuntaba a una segunda vuelta aunque él pidió esperar que se terminara el escrutinio, pues hasta entonces se había llegado a un 84% y faltaba casi un millón de votos que podía darle la ventaja necesaria para sortear el balotaje.

Aunque el gobierno llamó el lunes a los partidos políticos y las organizaciones internacionales a participar del proceso de conteo de votos, para garantizar la transparencia, la OEA y la Unión Europea advirtieron sobre el “sorprendente” cambio en la tendencia en el conteo provisorio.

 

“La inesperada interrupción del conteo electrónico de votos después de la primera vuelta de las elecciones generales en Bolivia ha generado serias dudas que deben ser totalmente aclaradas de manera inmediata”, reclamó la Unión Europea en un comunicado. “Se espera que las autoridades bolivianas, especialmente el Tribunal Supremo Electoral, aseguren la máximo de transparencia en el conteo de votos, y en proceso de registro de los resultados”, agregó.

Ya la Organización de Estados Americanos se había pronunciado el lunes a la noche en el mismo sentido.

El TSE mantenía silencio y no está claro cuándo los bolivianos sabrán si hay o no una segunda vuelta.

 

“Estamos en una diferencia de nueve puntos a favor del presidente. Por eso hay que contar hasta el último voto”, explicó a Clarín el diputado del MAS Franklin Flores, en la entrada de la Casa Grande del Pueblo, la nueva sede de la presidencia. “Los partidos políticos que han perdido están llamando a la desobediencia civil. Pero si denuncian que se han adulterado actas, que presenten pruebas. Cada partido político tiene una copia del acta. El señor Mesa tiene la obligación de presentar evidencias de dónde ha habido una alteración de las actas”. Agregó.

-¿Y cuándo habrá resultados oficiales?, preguntó esta enviada.

-En los próximos días se sabrá. Ya se sabe que el ganador es Evo Morales, falta definir si llega a los 10 puntos de diferencia.

El clima sigue tenso y es difícil predecir hasta dónde puede llegar la furia de quienes reclaman que se respete su voto.

La Paz. Enviada especial

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...